Domingo, 21.07.2019 - 00:37 h
Sólo en España durante el último año

Ropa de usar y tirar: Inditex recoge más de 12.200 toneladas de prendas usadas

La dueña de Zara eleva un 72% la recogida de prendas, calzado y complementos en su país de origen, donde tiene una alianza con Cáritas.

Tienda de Zara.
Punto de reciclaje en una tienda de Zara.

Más de 12,2 millones de kilos de ropa, zapatos y complementos que sus dueños ya no quieren. Ese es el volumen de prendas que recicló Inditex el año pasado en España a través de sus tiendas, la recogida a domicilio o con los contenedores que ha instalado en calles a través de un acuerdo con Cáritas. Y ha disparado las cifras respecto al año anterior, un 72%, porque en 2016 estaba en 7.102 toneladas, según detalla la firma gallega en su informe anual.

Sólo en España, en 2017, recogió la mitad de la ropa que ha recuperado la dueña de Zara desde que lanzó este programa de reciclaje en 2015. Desde entonces, ha alcanzado las 25.000 toneladas, según desveló ayer Pablo Isla en la junta anual de accionistas.

No es una medida de cara a la galería. Los grandes de la moda han girado en los últimos años la mirada al impacto económico y medioambiental que tiene su actividad porque están en el punto de mira.

El 'retail' de masas (Inditex, H&M, Primark) basa su negocio en la sucesión de colecciones, prendas a precios cada vez más asequibles, que buscan multiplicar los momentos de compra vía tiendas físicas y online. Han caminado a un modelo clínex, de usar y tirar. Y si, crecen las ventas, también despega la producción y el impacto medioambiental. Y Naciones Unidas ya ha criticado su impacto.

La moda es la segunda industria que más agua consume, sólo por detrás del sector eléctrico, y es responsable del 20% del agua residual, según desveló el pasado marzo la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (Unece) en una conferencia celebrada en Génova sobre el impacto económico de este sector. Destacó, por ejemplo, que se necesitan 10.000 litros de agua para producir un kilo de algodón.

Y la moda de usar y tirar, acelera los procesos. "Un consumidor medio compra un 60% más de artículos de ropa que en el año 2000, pero cada prenda se utiliza la mitad y el 40% ni siquiera llega a utilizarse", destacaba Unece.

Cerrar el círculo

La matriz de Massimo Dutti, Uterqüe o Pull & Bear lanzó hace dos años el programa Closing the loop. La idea era cerrar el círculo. Además del reciclaje, alargar la vida de los tejidos y lograr que tengan más de un uso.

España es el país donde está más desarrollado este programa porque cuenta con varios procesos. Uno de ellos, la recogida de prendas en las tiendas de Zara (a cierre de 2017, también lo hacía en otros doce mercados). Otro, la posibilidad de hacerlo a domicilio a través de Seur (cuando los clientes reciben sus pedidos online, tienen la opción de entregar prendas que ya no quieren). Y,el tercero, el acuerdo con Cáritas. Con ella contaba, a cierre de 2017, con 1.856 contenedores situados en calles españolas.

La organización sin ánimo de lucro recupera parte de esas prendas, si pueden tener una segunda vida, aunque Inditex también trabaja con otras organizaciones como Cruz Roja, CEPF, Salvation Army o Redress. Si no es posible su reutilización, los tejidos que puedan recuperarse vuelven a la línea de producción del grupo gallego, a través de las colecciones Join Life de Zara y Massimo Dutti, y Weare the Change, de Oysho.

El coste económico

¿Qué impacto o coste económico tienen estas medidas? Inditex no da detalles globales. Sólo indica que en 2017 invirtió 2,7 millones de dólares (2,3 millones de euros) en tecnología para el reciclaje con el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y Cáritas. Con la institución estadounidense investiga cómo mejorar la reutilización de las fibras textiles. "En 2020, nuestra inversión en tecnología para el reciclaje textil habrá alcanzado los 3,5 millones de dólares", resumía en su informe anual.

No desvela más datos sobre el coste a futuro, a pesar de que, a partir de septiembre, empezará a implementar ese programa de reciclaje en China, con un proyecto piloto en Pekín y Shanghái de recogida a domicilio de prendas usadas. Y dará el salto más allá de Zara, con la recuperación de artículos en Massimo Dutti, Oysho y Bershka. Este modelo estará operativo en 2.000 tiendas de Inditex (ahora tiene 7.000) en el año 2020.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios