Martes, 10.12.2019 - 08:10 h
"Es un elemento indispensable"

Un juez hace temblar a Ryanair al poner en jaque su motor de ingresos en España

La sentencia que obliga a devolver a una mujer 20 euros por cobrarle por el equipaje de mano tira el cambio de política comercial de la aerolínea.

Ábalos y Maroto se reunirán con Ryanair en septiembre ante el cierre de varias bases
Un juez hace temblar a Ryanair al poner en jaque su motor de ingresos en España/ Ryanair

Golpe a Ryanair. La compañía aérea de bajo coste recibía este miércoles un golpe en forma de sentencia por parte del juzgado de lo mercantil número 13 de Madrid. Más allá de los 20 euros que debe devolverle a una pasajera a la que se los cobró por llevar a bordo de la aeronave un bolso y una maleta de mano, la documentación a la que ha tenido acceso este medio cuestiona el modelo de negocio de la 'low cost' en nuestro país tras la última reforma de su política comercial. Además, y de acuerdo con los últimos datos de la propia compañía, el cobro del llamado 'priority' -que permite subir dos bultos a bordo de la aeronave- y la elección de asiento, han sido el motor de sus ingresos al aumentar un 28% en el primer semestre. 

Según la propia compañía la política comercial modificada en enero de 2018 que obliga a pagar por subir la maleta de mano al avión está amparada en un reglamento de la Comisión Europea que establece la libertad de fijación de precios en el sector del transporte. En cambio, la magistrada Bárbara María Córdoba señala en la citada sentencia que esta justificación no es correcta, ya que el cambio no está amparado por el reglamento comunitario y "no puede ser sino considerada abusiva". 

En la misma documentación se alude a que la controversia del caso demandado -una mujer que viajaba de Madrid a Bruselas con una maleta de mano y un bolso pequeño con un billete de la compañía 'low cost'- se centra en una cuestión eminentemente jurídica que se basa en la contraposición de dos normas. Por un lado, la citada por la compañía -Reglamento CE 1008/2008- y por otro, la Ley de Navegación Aérea, que obliga a las compañías a transportar el equipaje de mano sin ningún coste adicional. 

La primera de las normas, según señala la magistrada, no aborda expresamente la tarifa de precios en relación al equipaje. Por su parte, la segunda alude expresamente a que "el transportista estará obligado a transportar de forma gratuita en cabina, como equipaje de mano, los objetos y bultos que el viajero lleve consigo". 

La magistrada también cita una sentencia del TJUE de 2014 en la que se llevaba a cabo una distinción entre equipaje facturado y no facturado. En ella se consideraba que el primero no se considera un servicio indispensable, por lo que se puede cobrar un suplemento sobre el precio del billete. En cambio, la maleta que lleva el propio viajero consigo si que debe ser considerada como "indispensable", por lo que "la compañía aérea viene obligado a transportarlo sin poder exigir ningún tipo de complemento o sobrecoste". 

La mencionada sentencia justifica este movimiento a través de la generación de costes que cada una de los servicios implica. En el caso de la maleta en bodega, la aerolínea necesita personal de tierra en los mostradores de facturación, una empresa de 'handling' y tiene que asumir responsabilidades ante la vigilancia y custodia de estos objetos. En cambio, en el segundo caso, no existen estos costes. 

Por todo ello, la magistrada ha obligado a Ryanair a devolver los 20 euros que había pagado la pasajera por este servicio al considerar que el cambio en su política comercial no está amparado por el reglamento europeo al que alude la compañía y la considera "abusiva". Córdoba también señala que esta normativa cercena los derechos del pasajero generando un grave desequilibrio de prestaciones entre empresa y consumidor, por lo que la declara nula y la destierra del contrato. 

El motor de ingresos en España

El aumento de la contratación de tarifas 'priority' -que permite subir dos bultos a bordo de la aeronave- y la elección de asiento fueron los motores de ingresos de la compañía según los últimos datos presentados y que se corresponden con el primer semestre de este 2019. Además, en este informe, Ryanair confiaba su crecimiento a estos servicios que ahora tiemblan tras la 'sentencia de la maleta'. 

En este sentido, los ingresos totales de la aerolínea en el primer semestre del año se incrementaron un 11% hasta los 5.389 millones. En cambio,  los complementarios entre los que destacan estos dos servicios, llegaron a una cifra de crecimiento del 28%. Así, pasaron de los 1.290 millones de euros en 2018 hasta los 1.654 millones de euros que consiguieron en el mismo periodo de este año. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING