Martes, 19.03.2019 - 21:06 h
La entidad empieza 'limpia' 2019

Sabadell aplaza su plan estratégico un año a consecuencia de TSB y el ladrillo

Gana 328 millones en 2018, menos de la mitad que un año antes, tras aplicar cargos extraordinarios por importe de 637 millones 

Sabadell
Sabadell / EUROPA PRESS - Archivo

Año de transición para Banco Sabadell, que tendrá que esperar para ver cumplidos los objetivos de su plan estratégico tras haber sacrificado el ejercicio 2018 por los problemas derivados de la integración de TSB y por la venta de prácticamente todos su activos tóxicos. El banco que preside Josep Oliú ha ganado 328 millones de euros, menos de la mitad que un año antes, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Este descenso se produce después de que la entidad de origen catalán haya tenido que aplicar cargos extraordinarios (one offs) por importe de 637 millones de euros a consecuencia de las dificultades para acoplar la plataforma informática de TSB a la suya, lo que obligó a tener desactivada su web durante días (ha costado finalmente 385 millones), y a las provisiones que tuvo que realizar para vender su ladrillo, a Cerberus y Deutsche Bank, principalmente.

Con la venta de estos activos, Sabadell ha conseguido adelantar dos años uno de los objetivos principales de su plan estratégico 2018-2020, pues la ratio de activos problemáticos se sitúa ya en el 1,8%. En cambio, otros hitos marcados en la hoja de ruta, como alcanzar una ratio de capital de máxima calidad del 12,5% o una rentabilidad de dos dígitos tendrán que esperar, al menos, un año más. De hecho, el banco ha rebajado hasta el 12% su meta de capital, cifra que alcanzará en 2021. Eso sí, el banco encara el camino en una posición más saneada. 

Sin tener en cuenta los cargos extraordinarios, el beneficio de Banco Sabadell se hubiera situado en 783 millones de euros, cifra que representaría un alza del 9,6% interanual. Los ingresos netos por intereses del grupo se han mantenido estables en 3.675 millones de euros, mientras que las comisiones netas se han situado en 1.335 millones de euros, un 9,5% más. El margen bruto, no obstante, cede un 10%, hasta 5.010 millones de euros, por la caída de los resultados por operaciones financieras (ROF).

En términos de actividad, el banco catalán ha disparado un 72% su producción hipotecaria, hasta los 4.024 millones de euros. El crédito nuevo a empresas, por su parte, se ha elevado un 7%, hasta 55.594 millones de euros, mientras que la financiación al consumo crece un 14%, hasta 2.173 millones de euros. La ratio de morosidad ha descendido hasta el 4,22%, desde el 5,14% previo, mientras que la ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ proforma cerró 2018 en el 11,3%.

Otorga funciones ejecutivas a David Vegara

En paralelo a la presentación de resultados, el consejo de administración de Sabadell ha concedido funciones ejecutivas a David Vegara, que sonó con mucha fuerza para ocupar el cargo de subgobernador del Banco de España y que finalmente ha sido designado nuevo director de riesgos de la entidad. El que fuera secretario de Estado de Economía entre 2004 y 2009 tendrá dependencia directa de la comisión de riesgos, que ahora presidirá George Donald Johnston.

Además, el máximo órgano de gestión de Sabadell ha aprobado la distribución de un dividendo complementario de 0,01 euros por acción, que se suman a los ya distribuidos 0,02 euros por título. En total, la entidad de origen catalán habrá distribuido 0,03 euros por acción, con cargo a los resultados de 2018, lo que supone un 'payout' del 50%.

Ahora en Portada 

Comentarios