Lunes, 22.07.2019 - 04:10 h
Fin del 'talent' en TVE

Samantha Vallejo-Nágera: sus negocios en verde más allá del éxito de MasterChef

Su empresa de catering rozó los tres millones de euros en ventas en 2017. La presentadora está volcada en el negocio de las bodas.

Samantha Vallejo-Nágera opina que la cocina debería seguir de moda en televisión
Samantha Vallejo-Nágera opina que la cocina debería seguir de moda en televisión. / L.I.

La chef y televisiva presentadora Samantha Vallejo-Nágera lleva siete temporadas siendo jurado de MasterChef, tiene una empresa de catering para eventos desde 2010 con sede en la localidad madrileña de Alcobendas, hace una media de 50 bodas al año, da servicio a unos 800 eventos anuales, tiene 40 empleados, cuatro naves y explota dos fincas de bodas, una en Pedraza (Segovia) y la más reciente en Guadalajara, que es arrendada. Todo sin olvidar que ha publicado seis libros de cocina y uno por cada edición del reality en el que comparte jurado con Pepe Rodríguez y Jordi Cruz. Samantha tiene bien estudiado y rentabiliza su personaje, la única mujer del jurado, demostrando que aunque lo suyo sea el dulce, puede ser de lo más amarga sin perder la sonrisa.

Ella ha sabido, hasta ahora, volcar su popularidad en las numerosas marcas a las que da cobertura a través de sus redes sociales. En Instagram tiene casi 40.000 seguidores como Samantha Catering y en Twitter, en su cuenta propia @SamySpain, 117.000. Ella misma lo tiene claro y así lo publicita: "Mis showcookings son famosos y multitud de marcas me eligen como prescriptora para mostrar la versatilidad de opciones en la alimentación diaria de cualquiera de nosotros, niños y mayores".

Y es que la vida de esta chef va más allá de ser jurado de unos de los 'realities' más exitosos de la televisión pública, de haber mantenido el tipo en 150 episodios del 'talent show' de cocina más duro, aunque esta última edición no haya hecho récords de audiencia. La séptima edición del programa de TVE ha sido la menos vista desde que el talent show culinario inauguró sus fogones en 2013. Pero este pequeño traspiés no parece afectar a Vallejo-Nágera.

Los ejercicios contables de su empresa, con datos de 2017, no engañan. Su empresa goza de buena salud. Samantha Vallejo-Nágera Catering S.L., sociedad de la que es la única accionista, tiene un activo de 1,2 millones y su balance de ventas en 2017 fue de 2,99 millones de euros. Samantha ha explicado que su vida cambió cuando por una apuesta comenzó a trabajar en la cocina del restaurante Horcher de Madrid y ahí se quedó durante casi dos años. Su pasión por los fogones la llevó a formarse en Londres y en Francia en la famosa Escuela de cocina de Paul Bocuse (Lyon), fundador de la nouvelle cuisine, y poco después empezó a trabajar en el Restaurante Arzak de San Sebastián. 

Tras unos años también en Nueva York, donde trabajó con Antony Todd en organización de eventos (sí, esta en la época que montó un negocio de paellas a domicilio servidas en patines), Samantha decidió regresar a Madrid en 1995 para instalarse en la capital de forma definitiva. Ya en España, la chef comenzó a crear la que ahora es su empresa, 'Samantha de España Catering', basada en una cocina tradicional, internacional y con un toque muy creativo y desenfadado. Porque tengan clara una cosa, esta mujer no hace nada que no le divierta y esto nutre su vena empresarial. 

Uno de sus negocios estrella son las bodas, que realiza principalmente en dos localizaciones: Pedraza (Segovia) y Cabanillas del Campo (Guadalajara), en la recientemente adquirida para su marca Dehesa de Valbueno. Algo así como bodas para quedarse a dormir y pasar el fin de semana en un pueblo medieval y eventos de ida y vuelta. Esta finca de Guadalajara apenas dista 30 minutos de Madrid.

En Pedraza está la gran propiedad de su madre, la exquisita Sabine Deourele. Y allí tiene De Natura, un espacio rústico que se ha levantado en este pueblo segoviano a una hora y media de Madrid, sobre lo que fue la tienda del gran interiorista Paco Muñoz, segundo esposo de su progenitora. Muñoz, además del fundador de Casa& Jardín, fue uno de los encargados de la realización del pabellón del entonces príncipe Felipe, cerca del palacio de la Zarzuela, donde residen actualmente los Reyes. Pedraza se ha convertido en el refugio preferido de la alta sociedad y el lugar obligado para bodas, bautizos y fiestones. Aquí nos podemos encontrar desde a Marta Ortega y su marido Carlos Torretta, íntimos de la hermana pequeña de Samantha, la galerista Mafalda Muñoz, a Alonso Aznar o María Juncadella Hohenlohe.

Ver esta publicación en Instagram

En plena #feriadeabril recordamos esta súper boda en #denatura 💃🏽

Una publicación compartida de De Natura (@denaturapedraza) el

Paco Muñoz fue un revulsivo turístico sin precedentes para el pueblo (a él se le deben las famosas jornadas de las velas en las que toda la ciudad se ilumina con candelas a ritmo de música clásica) y pronto las nuevas fortunas comenzaron a rondar una zona donde ya se asentaban discretamente poderosas familias como los Milán del Bosch, los Martín Villa, los Pío Cabañillas o los Zuloaga, entre otros.

Su segundo espacio es la Dehesa de Valbueno, en Cabanillas del Campo, Guadalajara. Samantha arrienda a la familia Corsini un antiguo aprisco para el ganado que ha convertido en un singular espacio para bodas con pinar y ermita incluidos. Samantha vigila mucho sus inversiones y ha preferido alquilar, antes de hacerse con el espacio. 

En todos los eventos de Samantha hay vino de Marqués de Riscal, ya que su esposo, el madrileño Pedro Aznar Escudero, es uno de los directivos de esta firma siempre asociada con Casa Real por la querencia que tiene Juan Carlos I por este caldo. La pareja tiene cuatro hijos: Chloe, Pedro, Patrick y Diego. La familia de Aznar es la propietaria de la bodega y él es ya la tercera generación de enólogos. Un matrimonio también comercial que cotiza al alza. 

Ahora en Portada 

Comentarios