Viernes, 18.10.2019 - 02:28 h
A través de Comercial Udra y Carlos Casado

Del ladrillo a Dr. Martens y las marcas de moda: San José diversifica su negocio

La tradicional empresa vinculada a la construcción divide sus riesgos y va más allá de los tradicionales puentes, la edificación y las renovables. 

Jacinto Rey
Del ladrillo a las Dr. Martens y las vacas: Grupo San José diversifica su negocio. / L.I.

Grupo San José no es solo construcción y renovables. La compañía gallega que lidera el discreto Jacinto Rey ha ido diversificando su negocio a lo largo de los últimos años y más allá del ladrillo y la construcción, sectores en los que habitualmente desarrolla el grueso de sus operaciones, cuenta con varias firmas de ámbitos totalmente diferentes y que apenas cabría esperarse para una empresa de tal naturaleza. Pero, ¿cuáles son estos negocios?

De la remodelación de palacios y castillos en la vecina Portugal a la distribución de conocidas marcas de moda por toda la península Ibérica y una de las compañías agropecuarias más importantes de Latinoamérica, San José ha tratado de repartir sus riesgos al máximo distribuyendo su capital en diferentes áreas de negocio. Uno de las que más llama la atención es el de la distribución de moda que lleva a cabo a través de su "cabecera comercial", Comercial Udra. Esta firma engloba a un conjunto de cinco marcas diferentes -Arserex, Outdoor King, Running King, Athletic King y Trendy King- que distribuyen conocidas marcas de deporte y ropa por toda la península ibérica, incluido Portugal. 

Por ejemplo, en materia deportiva cuenta con la distribución de compañías como Arena, Teva -la marca original de las sandalias de tiras- Hoka One One -patrocinador del cinco veces campeón del mundo de triatlón Gómez Noya- y Diadora, que utiliza Daniele Meucci, campeón de Europa de Maratón. Pero tampoco se olvida de la moda de calle con marcas de lo más reconocidas a nivel internacional.

De este modo, San José distribuye productos como las conocidas botas de agua Hunter, los polos y camisas de Fred Perry, las 'sneakers' de Diadora y el tradicional calzado de estilo militar Dr. Martens, las botas más famosas de los años 90, a través de Comercial Udra, que se ha convertido en una de las distribuidoras más importantes de este tipo de todo el territorio nacional. 

Pero no solo se trata de moda, Grupo San José también es el accionista mayoritario de una de las principales compañías agropecuarias de Latinoamérica, Carlos Casado SA. Esta firma, que centra sus operaciones en Paraguay pese a hacer negocio en todo el sur del continente, cotiza en las bolsas de Buenos Aires -en la que el precio de los títulos supera los doce pesos argentinos y una capitalización de 1.500 millones- y Nueva York.

Esta compañía cuenta con tres áreas de negocio bien diferenciadas: la transformación de tierras con el fin de sacarles el mayor partido posible; la agricultura, que lleva a cabo en sus mayores activos -más de 200.000 hectáreas en el Chaco paraguayo-, y que basa su desarrollo en la producción de soja y maíz; y la ganadería, que debido a las características de la región y la existencia de una infraestructura ganadera de primer nivel, permiten un óptimo desarrollo del negocio. 

Más allá de estas dos llamativas diversificaciones del riesgo, Grupo San José también está presente en el sector de las energías renovables con su filial de energía y medio ambiente. Cuenta con una planta fotovoltaica en Alcaudete, Jaén, y una central de poligeneración de frío y calor en Cerdanyola del Vallés, Barcelona.  

Además, sigue presente en el tradicional negocio de la construcción con la accidentada rehabilitación del exclusivo Hotel Ritz de Madrid, varios tramos de diferentes vías del AVE en toda la península y equipamientos como el Hospital Al Ain, en Abu Dhabi. Es precisamente en Emiratos Árabes donde ha firmado uno de sus mayores hitos, levantar el Museo Louvre. 

El gran proyecto de Madrid Nuevo Norte

Más allá de todas las obras internacionales, Grupo San José también está presente en un gran desarrollo urbanístico en nuestro país. La constructora de Jacinto Rey cuenta con casi un 25% de Distrito Castellana Norte -el futuro del norte de Madrid- a través de su filial Desarrollos Urbanísticos Udra.

Este proyecto, ahora encaminado tras varias idas y venidas como consecuencia de los cambios de criterio urbanístico, supone una actuación integral con el fin de regenerar la zona al norte de la estación de Chamartín y todos sus sistemas de equipamientos y servicios. De confirmarse, se trataría de la liberación de una de las mayores bolsas de suelo residencial de la capital. 

Últimos resultados

El 2018 fue, pese a todo, un buen año para Grupo San José en lo económico. La constructora obtuvo un beneficio neto de 18,1 millones en 2018, lo que supuso un aumento del 48,1% al compararlo con los datos de ejercicio anterior. En cuanto a la facturación, el grupo consiguió 758,4 millones de euros, un 11,1% más que el dato registrado en el mismo periodo de 2017. Por su parte, en cuanto al Ebitda, la compañía de Jacinto Rey experimentó una mejora del 11,7% en comparación con el ejercicio precedente, hasta situarse en los 51,6 millones de euros.

Sin embargo, todo ello se ha visto empañado por un caso de presunto fraude por el que, según adelantó 'La Voz de Galicia', varios responsables de la empresa gallega han sido imputados. El Juzgado de Instrucción número 9 de Murcia habría les habría llamado como investigados por un presunto fraude millonario que podría alcanzar los 23 millones de euros, en relación con las obras del AVE que se construye en esa comunidad y en el que también estarían supuestamente involucradas Sacyr, Dragados y Acciona.

Ahora en Portada 

Comentarios