Sábado, 19.10.2019 - 23:34 h
Vuelve a verde

Santander logra los primeros beneficios de su fondo de inversión para 'fintech'

El valor de la cartera de su vehículo de capital riesgo Innoventures sube ligeramente hasta los 135 millones de euros tras las nuevas inversiones.

Ana Botín Santander
Santander recupera los beneficios en su fondo de inversión.  / EFE

Cuatro años después, Banco Santander logra los primeros beneficios en su fondo de capital riesgo para startups 'fintech'. Su vehículo cerró el pasado año con unas ganancias de casi 9 millones de euros después de algunas desinversiones como la de iZettle y diferentes ajustes contables vinculados a las divisas. El valor de su cartera superó la barrera de los 130 millones, pese a las salidas de varias compañías gracias a las nuevas inversiones.

A mediados de 2014, un año después de que BBVA moviera ficha, Banco Santander ponía en marcha su propio fondo de inversión en startups vinculadas al sector 'fintech' con sede en la City londinense. La entonces consejera delegada de la filial británica del banco y hoy presidenta de todo el grupo, Ana Botín, fue la encargada de presentarlo en sociedad en el International Business Festival que se celebra cada año en Liverpool.

En un primer momento lo dotaron con 100 millones de dólares y dos años después dobló la apuesta hasta los 200. El objetivo era tratar de acercarse a firmas innovadoras. Entre sus primeras apuestas destacaban Mycheck o iZettle, centradas en pagos a través del móvil, o Sigfig, para la gestión de patrimonios. La estrategia habitual de este tipo de fondos se basa en un periodo de inversión de cinco años y otro de salidas de este tipo de compañías de otros cinco. Es decir, la primera fase es de desembolsos y gastos y la segunda sirve para recoger los frutos.

De pérdidas a ganancias con las primeras ventas

En los primeros años, la compañía no recibió dividendos de sus participadas ni tampoco dinero de ventas. Desde que el equipo liderado por el hoy responsable de la gestora de fondos del banco, Mariano Belinky, arrancara su andadura a finales de 2014, el fondo sólo había cosechado pérdidas. El vehículo había acumulado desde su fundación hasta ahora más de 11 millones de libras (12,3 millones de euros al cambio actual). Justo hasta el pasado año. 

Según las cifras hechas públicas al registro mercantil británico, Santander Innoventures logró los primeros beneficios de su historia: 7,8 millones de libras (8,3 millones de euros). ¿Las causas? Sobre todo la venta de iZettle y, también, por los ajustes vinculados a las divisas. A esto hay que sumar la ausencia de recortes de valoración de su cartera viva. Una cartera que, con las nuevas inversiones en ese ejercicio entre las que se encontraban Tradeshift (intercambio de documentos comerciales) o la alemana Bonify ('scoring' de créditos), ha pasado a tener una valoración de 121 millones de libras (135 millones de euros).

¿Dónde está invirtiendo?

La de iZettle, la plataforma de pagos móviles en la que llegó a tener una posición minoritaria, fue la primera venta de su cartera. Paypal puso sobre la mesa más de 1.800 millones para hacerse con la compañía. En la memoria no se hace ninguna referencia a nombres concretos, ni se puede conocer la cifra concreta procedente de esta operación. A esa salida habría que sumarle la de Mycheck, la compañía israelí que ofrece tecnología de pago para la industria hotelera que ha sido adquirida por el gigante tecnológico chino Shiji. Esta última se firmó hace varios meses, por lo que estará contabilizado en las cuentas de este año.

En lo que va de ejercicio, el fondo ha cerrado casi una decena de inversiones. Ha subido la apuesta en Bonify, al liderar la cuarta ronda de esta compañía, y ha liderado una inyección de casi 30 millones de euros en MarketInvoice, una firma británica dedicada a descuentos de facturas o préstamos. Acudió rondas más avanzadas de otras que ya las tenía como participadas como la compañía de ciberseguridad Socure o la plataforma de servicio de atención al cliente automatizado a través de chatbots Personetics Technologies. También acudió a la llamada de la plataforma de préstamos brasileña Creditas en una ampliación de capital que fue encabezada por el gigante japonés Softbank. Todas las inversiones, al igual que le sucede a BBVA con Propel Ventures, están radicadas fuera de las fronteras españolas.

Al frente del fondo está, desde principios del pasado año, Manuel Silva, que sucedió a Mariano Belinky. Junto a él está Mario Aransay, dedicado a 'partnerships' con startups, y Rafael Esteban, como asociado. Según explica en sus propias cuentas, a las que ha tenido acceso La Información, dos de los consejeros de la firma han recibido 'stock options' durante el ejercicio y bonuses. No precisan quién es el que se lo ha embolsado. En el consejo, junto a Silva se encuentran otros altos directivos del banco: Lindsey Argalas, vicepresidenta del banco y responsable global de innovación; José Luis de Mora, director de desarrollo corporativo; Juan Guitard, responsable de auditoría externa, y Ezequiel Szafir, consejero delegado de Openbank.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios