Domingo, 16.06.2019 - 19:37 h
Un 10,5% más de coches vendidos

Seat bate por tercer año seguido su récord de beneficio en pleno frenazo del sector

El Grupo Volkswagen en su conjunto asume un impacto de hasta 3.200 millones en sus cuentas por los problemas del 'dieselgate'.

Una foto de archivo de un trabajador de la fábrica de Seat en Martorell / EFE
Seat bate por tercer año seguido récord de beneficio en pleno frenazo del sector. / Efe

Con las dudas creciendo en todo el sector y en las mismas fábricas españolas, Seat logró el año pasado el mejor resultado de su historia por tercer año consecutivo, al registrar un beneficio operativo de 254 millones de euros, lo que supone un incremento del 33,4% respecto a los 191 millones que contabilizó en 2017, según datos publicados por el grupo Volkswagen este martes en Wolfsburg (Alemania).

El consorcio alemán, matriz de la firma de Martorell (Barcelona), detalló que el récord de ventas alcanzado en 2018 por Seat impulsó el beneficio operativo de la compañía. En total, entregó 517.600 coches en todo el mundo, un 10,5% más frente al curso anterior. Además, también tuvo un efecto positivo para la compañía la comercialización de modelos con un mayor margen de contribución. El volumen de producción fue de 528.000 unidades, un 10,2% más.

La firma española contabilizó una cifra de negocio de 10.202 millones de euros al término de 2018, lo que se traduce en una progresión del 3,1% si se compara con la facturación de 9.892 millones de euros obtenida durante el año anterior. Al cierre del curso pasado, el fabricante español obtuvo un margen operativo positivo del 2,5%, 0,6 puntos porcentuales más respecto a la cifra con la que finalizó 2017, informa Ep.

Todo ello, apenas unas horas después de que Seat anunciase un ajuste a la baja de sus previsiones debido al mal comportamiento que ha tenido el modelo Audi A1. Unos resultados que afectarán a la planta de la compañía en Martorell (Barcelona), ya que se fabricará hasta 12.200 unidades menos del coche de las que estaban previstas. La dirección de la compañía automovilística informó a los sindicatos de este ajuste de producción en la reunión mantenida hace unos días con el comité para cerrar el calendario de actividad del mes de abril, según fuentes sindicales.

De hecho, la multinacional alemana explicó que su resultado anual ha sufrido un impacto de 3.200 millones de euros durante el año pasado en relación con el problema del software que alteraba las emisiones de algunos vehículos diésel de la corporación. "2018 fue un año exitoso para el grupo Volkswagen pese a los vientos en contra. Las marcas de nuestro grupo trabajaron muy duro para ayudar a lograr este resultado. Ahora debemos redoblar nuestros esfuerzos, acelerar el ritmo y continuar con la transformación que hemos comenzado", señaló el consejero delegado de la compañía, Herbert Diess.

Apuesta por modelos eléctricos

En resumen, el grupo Volkswagen ganó en su conjunto en 2018 un total de 12.150 millones de euros y ha adelantado que prevé producir 22 millones de vehículos eléctricos en diez años con la nueva plataforma, siete más de los que había calculado hasta ahora. Volkswagen quiere lanzar casi 70 modelos eléctricos nuevos en los próximos diez años, en vez de los 50 anunciados hasta ahora. El grupo automovilístico ha firmado "un amplio programa de descarbonización para lograr un resultado completamente neutral de emisiones de CO2 en todas las áreas" en 2050 y se compromete completamente con los objetivos sobre el clima del Acuerdo de París.

El presidente del grupo Volkswagen, Herbert Diess, dijo que "Volkswagen asume responsabilidad respecto a las tendencias clave del futuro, en concreto respecto a la protección del clima" para contribuir a limitar el calentamiento global.

Las medidas de descarbonización siguen tres principios: una reducción de las emisiones de CO2 efectiva y sostenible, el cambio a energías renovables para el suministro de electricidad y compensar las emisiones restantes que no se pueden evitar. El objetivo de 2025 del grupo VW es reducir el impacto de CO2 de la flota de vehículos en un 30% en el ciclo de vida de automóvil, en comparación con las emisiones de 2015.

Además, el grupo electrifica su cartera de vehículos e invertirá en este área más de 30.000 millones de euros hasta 2023. La cuota de eléctricos en la flota del grupo aumentará, al menos, hasta el 40% hasta 2030. El primero de la nueva generación de eléctricos se va a producir este año y es el Audi e-tron, al que seguirá el Porsche Taycan.

De momento, ya hay 20.000 pedidos de estos modelos, señaló el grupo Volkswagen, que en 2018 tuvo un beneficio operativo de 13.920 millones de euros, un incremento del 0,7% frente a un año antes. La rentabilidad operativa sobre las ventas fue el año pasado del 5,9%, ante el 6% en 2017. La facturación subió un 2,7%, hasta 235.800 millones de euros, y las entregas mejoraron un 0,9%, hasta el récord de 10,8 millones de vehículos, informa Efe.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios