Viernes, 22.03.2019 - 16:07 h
El día a día en el almacén de Madrid

Amazon marca el paso a la plantilla: "Seis lados, seis segundos por cada paquete"

Los empleados del centro logístico están sometidos a un seguimiento continuo de la producción y empaquetan entre todos unos 1.400 productos diarios.

Amazon
Amazon planta a las tiendas físicas. / EFE

Amazon tiene un plan para dominar la distribución del comercio electrónico en España y para ello quiere hacerse fuerte en los centros logísticos. En los 77.000 metros cuadrados que mide el de San Fernando de Hernares, el más importante de la marca en España, la inestabilidad es inherente a la situación de sus empleados, que vienen denunciando de forma pública sus condiciones laborales. Los contratos, en muchas ocasiones, son de una semana y “hay días que entran 20 personas nuevas, otros 50 y otros 100”, asegura un empleado que conoce lo que es trabajar bajo presión.

“Seis lados, seis segundos. Seis lados, seis segundos…” Esta es una de las frases que escuchan a diario los empaquetadores que trabajan en el almacén de Amazon de Madrid. Los seis lados que tienen las cajas y seis segundos para precintarla. El producto tiene que estar empaquetado antes de que salga el reparto para que llegue a tiempo al cliente. 

“Cuando comienza la jornada, un encargado se acerca y te dice el objetivo del día. ‘Hoy tienen que salir de aquí 140.000 productos’, por ejemplo. Esa es una cifra habitual”, reconoce el empleado de Amazon. Porque los mandos intermedios llevan el control de ritmo de empaquetado a través de un ordenador. “Hay que ir rápido. El día que vas un poco más despacio se acercan y te dicen que ‘esta semana estás bajando la producción, ¿qué te pasa?’. Otras veces vienen y te preguntan qué tal estás en este puesto, si tienes algún problema, que tal ves la empresa o que cambiarías de Amazon”.

Este empleado reconoce que es un trabajo que entre los compañeros se toman como algo temporal, tanto por la presión a la que son sometidos como por los contratos. “Cuando entré firmé por una semana, luego  15 días y me hicieron uno de un mes, pero la cifra va variando”. También las horas, que dependen de la semana. “Nos avisan el sábado con un correo en el que ponen si la semana siguiente libras dos días o tres dependiendo del trabajo que haya”. Amazon tiene una ley no escrita, pero que asumen los empleados. “Cuando cumples un año, o te despiden o te hacen fijo”, añade.

Denuncian condiciones abusivas de trabajo en Amazon de Reino Unido
Línea de trabajo en Amazon


Horas extras y horas 'flexis'

En el centro de San Fernado hay siete turnos diferentes, nunca de más de ocho horas, “pero si hay ‘jaleo’ te piden hacer una o dos horas extras más. Si te viene mal y dices que no, te ponen mala cara”. En Amazon también existen las horas ‘flexis’, una figura laboral cuanto menos curiosa. “Son horas que te pide la empresa siempre con al menos cinco días de antelación. Son horas extras, pero te las pagan como horas normales y no te las abonan hasta que te despiden”.

Los empleados de Jeff Bezos tienen que fichar para entrar a la sala de trabajo, donde actualmente hay ocho líneas. Nadie puede introducir su móvil (como en muchos otros almacenes de grandes marcas) para no perder ni un segundo y a la salida hay un control de seguridad. “Allí siempre hay ‘seguratas’ que te hacen pasar por el arco de seguridad para evitar robos de productos. A un excompañero le pitó porque llevaba unos objetos guardados y le echaron”, asegura. 

Por último, reconoce que los sueldos son "de los mejores" dentro del sector logístico. Amazon paga a sus empleados fijos 1.436 euros brutos y 1.538 euros tras seis meses. Pero la gran mayoría de los trabajadores llegan a través de empresas de trabajo temporal con sueldos que en algunos casos son superiores La compañía de e-commerce, que no ha ofrecido su versión para la elaboración de este texto, tiene otro centro en Barcelona y pretende abrir dos más en Madrid y uno en Toledo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios