Sábado, 15.12.2018 - 10:54 h
Conflicto laboral

Siete claves de la huelga de Amazon en España que amenaza miles de pedidos 

Más de 1.800 empleados de su mayor centro de distribución están llamados hoy y mañana a un paro de 48 horas ante la falta de acuerdo con el convenio.

Amazon caja para portada
El primer gran conflicto laboral de Amazon en España.

La plantilla del mayor centro logístico de Amazon están llamados a la huelga hoy y mañana. La compañía se enfrenta a su primera rebelión laboral en España. La negociación del nuevo convenio colectivo para los más de 1.800 empleados de la sede en San Fernando de Henares (Madrid) saltó por los aires tras diecisiete meses.

El paro, que se fijó tras el ‘Día del Padre’ ante la dificultad por los plazos, busca incrementar la presión con la que frenar la intención de la empresa de recortar algunas de las condiciones de ese convenio. Estas son las siete grandes claves de esta movilización sin precedentes.

1. La primera huelga en España

Amazon abrió su tienda online en España en 2011. Iniciaba así una carrera fulgurante en la que su plantilla no ha dejado de crecer. Principalmente en el área logística, con la apertura de numerosos centros de distribución principalmente en Madrid y Barcelona.

Hasta ahora, no ha habido grandes conflictos laborales. La mayor parte de los centros no tienen comité de empresa y las condiciones laborales de todos, excepto de las del centro en Madrid, vienen regidos por el convenio provincial de logística. España era el único gran mercado europeo en el que no se había registrado ninguna huelga. Se marca así un punto de inflexión en un momento un tanto delicado para la compañía, con una relación tensa con las empresas de paquetería por las condiciones exigidas por el gigante.

2. El convenio de la discordia

El motivo de la huelga es, por tanto, el convenio colectivo. El centro logístico se regía por un acuerdo pactado en el año 2015 y que debía ser renovado en 2017. Después de año y medio de negociación para su aprobación, no se llegó a un acuerdo por ambas partes.

La falta de acuerdo vino provocada por el endurecimiento que, según los sindicatos, plantea la compañía. “Querían llevar el convenio a las condiciones sectoriales, limando derechos que tenían los empleados de este centro y que se habían logrado”. Esas rebajas se centran en los salarios, que se quieren equiparar al convenio provincial, lo que implicaría un recorte; el complemento de incapacidad temporal; los turnos de fin de semana, y la nocturnidad.

3. Cómo puede afectar el paro

El centro de San Fernando de Henares (MadridI) es el más grande con el que la compañía cuenta en España. Es el punto neurálgico por el que pasa una parte importante de los envíos completados en el país. Si el paro es casi total (el 75% de la plantilla respaldó la puesta en marcha de movilizaciones), los retrasos en las entregas se van a repetir.

Pero, ¿cuál será el impacto concreto? Es difícil de cuantificar. Principalmente porque, según denuncian los sindicatos, Amazon está derivando muchos de los envíos a otros centros logísticos que tienen en otras zonas de Madrid o Barcelona. Incluso amenazó con utilizar algunos de su red europea.

4. La respuesta de la empresa: el silencio

Este ha sido un conflicto laboral marcado por el silencio total por parte de la empresa. Amazon no ha querido posicionarse en ningún momento, ni avanzar ninguna posición más allá de declaraciones generales sobre su intención de seguir manteniendo un “diálogo directo” con los empleados.

Tampoco ha habido movimientos excesivos desde que se aprobara la convocatoria de huelga. Sólo en el acto de conciliación en Empleo, la empresa trató de mover ficha: habría negociación si se desconvocaba la huelga. Los empleados rechazaron esa propuesta.

5. La progresiva precarización denunciada por empleados

Este conflicto laboral viene precedido por una progresiva precarización denunciada por los empleados del centro logístico. Desde los sindicatos, señalan el incremento de la carga de trabajo (“o hay un 10% más de empleados en cada turno o reducen un 10% los paquetes que se sirven”, aseguraban desde CCOO); las renovaciones semanales de contratos, o la importante proporción de empleados servidos por Empresas de Trabajo Temporal (ETT), que ascienden a unos 800, según los datos de las organizaciones.

“Amazon quiere convertir a España en la Polonia del Sur; abrieron este almacén pensando que podían tener el mismo servicio que en Francia o Alemania a un precio mucho menor; y aquí estamos para pelear para que como mínimo se equiparen todas las condiciones en todos los países”, apuntaba uno de los miembros del comité de empresa en una concentración a las puertas del centro el pasado jueves.

6. Un negocio al alza

Mientras tanto, el negocio de Amazon no ha dejado de crecer en España. Es difícil estimar cuánto factura realmente debido a su estructura fiscal. Los ingresos que declara a través de sus principales filiales en España se han disparado. en 2014 eran de 38,2 millones, mientras que en 2016 -último disponible en el Registro Mercantil- fueron de 106 millones.

Según datos de la consultora Statista, Amazon cerró ese año 2016 con unos ingresos totales de 871 millones de euros, liderando el comercio electrónico por encima de El Corte Inglés (651 millones) y Zara (371 millones).

7. La experiencia en otros países

España se ha sumado a la tendencia del resto de grandes países europeos. Los empleados de media docena de centros de distribución de Alemania -2.5000 en total- y de uno en Italia llevaron a cabo una huelga el pasado mes de noviembre. Pararon aprovechando el llamado ‘Black Friday’, último viernes de noviembre con grandes compras de cara al periodo navideño.

En el caso de Alemania, la lucha viene de largo. Desde el año 2013, Amazon ha sufrido las protestas de los sindicatos en los diferentes centros del país.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios