Jueves, 17.10.2019 - 20:26 h
Pararán ocho jornadas clave a final de año

Sindicatos de Amazon vigilan el desvío de paquetes ante su paro del Black Friday

Inician las conversaciones para buscar un acuerdo salarial y revisar las categorías laborales bajo la amenaza de una huelga.

Uno de los trabajadores en la huelga celebrada el pasado 21 de marzo.
Uno de los trabajadores en la huelga celebrada el pasado 21 de marzo. / José González

Comienza la cuenta atrás. Ocho días para que llegue el Black Friday en Amazon. Y sindicatos y patronal del mayor centro logístico del gigante en España, ubicado en San Fernando de Henares (Madrid), se han conjurado para tratar de llegar a un acuerdo ‘in extremis’ antes de la huelga. El objetivo: tratar de cicatrizar las heridas de un conflicto laboral que ya se alarga durante casi nueve meses. Mientras arrancan estas conversaciones, las organizaciones de los trabajadores alertan del desvío de paquetes y de la contratación temporal en otros centros logísticos de Madrid y Barcelona para tratar de reducir el posible impacto de los paros, como ya sucediera en el pasado.

Este miércoles, los sindicatos y la dirección del centro estaban citados en el Instituto Laboral de la Comunidad de Madrid. Era la última oportunidad antes de iniciar la cuenta atrás para la tercera gran huelga desde marzo, que afectará a seis días clave de aquí hasta la campaña navideña. No hubo acuerdo. Pero, el tono fue muy distinto a las ocasiones anteriores.

La intención de llegar a un acuerdo por ambas partes estuvo mucho más presente. Y eso se ha cristalizado en un compromiso: negociar contrarreloj para tratar de llegar a algo positivo. “Esta vez, el papel de la mediación ha sido clave… ni Amazon ni los sindicatos queremos romper”, advierte a La Información el representante del sindicato en el comité, Douglas Harper.

Mientras eso sucede, desde las organizaciones sociales alertan de un nuevo capítulo de fontanería logística’. En CCOO están convencidos de que durante las últimas semanas, la dirección de Amazon ha ido desviando paquetes (y también contrataciones temporales a través de Empresas de Trabajo Temporal) a otros centros logísticos. “Si en otros centros no dan abasto y en nuestro centro estamos más tranquilos es por algo”, explica Harper.

Esa táctica de utilizar otras instalaciones ya fue utilizada, sobre todo, durante la huelga del pasado mes de julio, lo que hizo que su impacto en el centro logístico de San Fernando de Henares, el más importante del país y centrado en todo tipo de productos que no sean especialmente voluminosos, fuera mucho menor.

Tres claves en la negociación

Con esta medida ya sobre la mesa, ahora deben acercar posturas y arrancar una negociación que lleva frenada desde principios del mes de agosto. Desde los sindicatos se han planteado tres puntos clave sobre los que buscan un acuerdo para frenar las movilizaciones. El salario y las categorías profesionales son los dos principales. Los trabajadores se han quejado de la intención de la compañía de “crear trabajadores de primera, de segunda y de tercera”.

La reducción de tres a dos las categorías salariales ha hecho que los antiguos empleados simplemente vean congeladas sus condiciones salariales, mientras que los nuevos entran a un nivel inferior al de antes del cambio en el convenio colectivo que se produjo el pasado mes de abril, según denunciaban los propios sindicatos. Este punto es decisivo en la negociación. Hasta esa adscripción al convenio sectorial de la logística, se contaba con una cláusula de garantía salarial, en la que se establecía una revisión anual con el IPC.

El tercer pilar de esa negociación es el complemento de incapacidad temporal, es decir, la diferencia asumida por la empresa entre lo que paga la Seguridad Social y el salario del empleado durante su periodo fuera de la compañía. En el antiguo convenio, estaba mejorado respecto a la ley y la vinculación al sectorial lo empeoró de manera significativa, de acuerdo a los sindicatos.

Una batalla a escala europea

La espada de Damocles de una huelga seguirá ahí. Los sindicatos han fijado ocho paros: 23 y 24 de noviembre, durante el Black Friday; 7 y 9 de diciembre, durante el puente de la Constitución; 15 y 30 de diciembre, y 3 y 4 de enero, en pleno ‘boom’ de ventas para Navidad. En otros países como Italia, la amenaza de paros sigue sobre la mesa en varios centros logísticos.

Desde los sindicatos están convencidos de que la dirección local de Amazon quiere llegar ya a un pacto para intentar resolver cuanto antes el conflicto. No creen que la sensibilidad sea la misma en sus homólogos europeos que son los que, a la postre, están marcando las directrices. Las cartas están de nuevo sobre la mesa. Quedan ocho días por delante de duras negociaciones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios