Jueves, 20.06.2019 - 05:52 h
Un paso atrás para la firma

Skoda arrebata a Talgo el contrato de los trenes de Letonia: la española lo impugna

La Oficina de Seguimiento de Adquisiciones de Letonia llegó a esta decisión tras una queja relacionada con el consumo de energía de los trenes. 

Talgo, tren AVE 'Avril'
Skoda arrebata a Talgo el contrato de los trenes de Letonia: la española lo impugna/  - Archivo

Guerra por los trenes de Letonia. Skoda ha arrebatado el contrato de provisión de convoyes para el país europeo que había recaído en Talgo el pasado mes de noviembre. La checa y CAF presentaron después de la publicación de la adjudicación del contrato una serie de quejas relacionadas con las valoraciones realizadas de las ofertas presentadas, tal y como ha detallado Talgo en un hecho relevante a la CNMV. 

En un principio, la Oficina de Seguimiento de Adquisiciones de Letonia (PMB) rechazó todas las quejas relacionadas con la oferta de Talgo. Sin embargo, aceptó la reevaluación de una de las presentadas por Skoda relacionada con la valoración realizada sobre el consumo de energía de sus trenes.

Este mismo viernes, se emitió una nueva valoración de la oferta de Skoda, alcanzando una puntuación de 99,35 puntos y superando a la de la española que alcanzó los 97,87 puntos. Como resultado de esta revisión, la nueva valoración modifica la adjudicación del contrato, siendo Skoda Vagonka el adjudicatario del proyecto. 

Talgo no está de acuerdo en esta modificación y, según ha confirmado a través de la CNMV, "impugnará el resultado de las valoraciones presentadas", por lo que se espera que la 'guerra' por este importante contrato sea larga. 

La compañía española había logrado obtener su primer pedido de trenes cercanías y regionales en Letonia por 225 millones de euros, un contrato que no era uno más. La firma de este acuerdo que hoy se rompe escondía un mérito aún mayor: según fuentes del sector ferroviario, se trataría de la primera vez que se incorporaría la tecnología del AVE en convoyes de la red de cercanías.

La puesta en marcha de este contrato tenía como fin renovar la flota de trenes del país, con una media de edad de unos cincuenta años, por lo que se han quedado obsoletos. Para ello, y según declaraciones de Andris Lubans, CEO de la red letona de ferrocarril, "se debe garantizar la calidad del transporte ferroviario en un futuro".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios