Martes, 18.06.2019 - 19:41 h
En nombre de Aligrupo 

Juego de sillas en el consejo de Almagro: sale Juan Alcaraz, llega Daniel Torregrosa

La socimi de compra de viviendas a mayores para después alquilárselas ha modificado su máximo órgano con la salida del histórico dirigente de Goldcar.

Salida a bolsa de la socimi Almagro Capital
Salida a bolsa de la socimi Almagro Capital. / L.I.

El consejo de la socimi Almagro Capital, en manos de Luis de Ulibarri, acaba de vivir un llamativo juego de la silla. Aligrupo, el accionista mayoritario de la compañía con casi un 27% de los títulos, ha decidido que el histórico dirigente de Goldcar, Juan Alcaraz, deje su puesto en el consejo y en su lugar entre Daniel Torregrosa. 

Los Alcaraz -Juan y Pedro-, antiguos dueños de Goldcar, no han sido capaces de despegar en el mercado inmobiliario directamente a través de Aligrupo -antigua Alcor Sociedad Estratégica-, dedicada principalmente a la gestión de activos patrimoniales y promoción de inmuebles. Pese a ello, decidieron intentarlo mediante la inversión en la cotizada en el Mercado Alternativo Bursátil, Almagro Capital, y se conviertieron en sus mayores accionistas. 

Como tal, cuentan con un representante en el consejo de administración de la sociedad, hasta ahora en manos del propio Juan Alcaraz. En cambio, hace solo unos días que Aligrupo comunicaba a Almagro su decisión de llevar a cabo un giro en su estrategia y poner al frente de su participación en la empresa a Daniel Torregrosa, que ocupará el cargo de vocal en el consejo.

Torregrosa es una de las personas de confianza de los hermanos y está al frente, como administrador único, de varias de las filiales dependientes de la propia Aligrupo, donde trabaja desde 2015. Además, es miembro del consejo de administración de la 'proptech' Sonneil, dedicada a la venta de vivienda a extranjeros en zonas vacacionales. En cambio, según señalan fuentes del sector, no es de extrañar que el propio Juan Alcaraz quiera desligarse del inmobiliario y dar un paso al lado. 

Almagro Capital Socimi, que dedica su actividad a la adquisición de viviendas a personas de la tercera edad para su posterior alquiler, se prepara para engordar su cartera con una ampliación de capital de 15 millones de euros, aprobada en su última junta de accionistas. Desde la socimi creen que se ofrece a la gente mayor una alternativa para monetizar su vivienda "superior a las soluciones tradicionales, como pueden ser la hipoteca inversa o la renta vitalicia", por lo que cubrirían así un nicho de negocio.

Almagro ya cuenta con 24 activos en el centro de Madrid, que se distribuyen en las zonas de Chamartín, Goya, Chamberí, Princesa, Chopera, Lavapiés, Recoletos, Palacio, Salamanca, Viso, Chueca, Retiro y Tetuán. Por ello, según destaca la propia compañía, "el 84% del peso de la cartera está invertida en zonas denominadas 'prime'". 

Almagro Capital debutó el pasado mes de enero en el Mercado Alternativo Bursátil, con una cotización inicial de 1,07 euros por acción, lo que supuso una valoración de la compañía en 10 millones de euros. La nueva sociedad de inversión inmobiliaria, gestionada por la firma española Orfila Management, prevé llegar a los 50 millones de euros en el corto-medio plazo. A cierre de este viernes, la acción se situaba en 1,08 euros. 

Los otros negocios de los Alcaraz

Los hermanos Alcaraz consiguieron cerrar la operación de venta de Goldcar y encontrar un filón que les llevó a invertir en el mercado inmobiliario. En el año 2014, vendieron el 80% de la conocida compañía de alquiler de vehículos 'low cost' a la familia Bomoni por alrededor de 500 millones de euros. Hasta el pasado año, aún mantenían el 20% restante, pero en diciembre de 2017 se vieron forzados a deshacerse de ella ante la decisión de los italianos de volver a vender la compañía a Europcar.

La última cantidad percibida por los hermanos, conseguida sobre el cierre del 2017 fue la que salvó a los Alcaraz de los números rojos en este ejercicio. Al sumar estos 120 millones incluidos en los resultados a través de la partida de 'deterioro y resultado por enajenaciones de instrumentos financieros', la compañía ha conseguido unos beneficios de 127,36 millones de euros.

Aligrupo cuenta con varios proyectos en construcción. Entre ellos destaca una urbanización de viviendas 'premium' en pleno barrio de Chamberí, en Madrid. En concreto, los Alcaraz se hicieron el año pasado con el número 13 de la calle Francisco Ricci, muy cerca de la madrileña calle Princesa, una zona en la que el suelo es más que escaso y, por tanto, el precio, alto. También cuenta con un edificio en el 23 de la calle Velázquez. La familia le compró el inmueble a Banco Ceiss en 2016 y pretende desarrollar en ella una promoción de viviendas 'premium' en sus cuatro plantas, y destinar el bajo a uso comercial.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios