Sábado, 17.11.2018 - 02:24 h
Más movimientos en el sector de Uber y Cabify

Los socios de Castellanos aterrizan en el entramado de filiales de VTC de Ortigüela

Puga,  exdirectivo de Adif, y García-Tapia, de Corpfin Capital, se convierte en administradores de  decenas de firmas adquiridas por King Street.

Fotografía VTC Madrid
El sector de la VTC, más caliente que nunca. / EFE

Llegan los movimientos. Los socios de Jaime Castellanos, presidente de Lazard, al frente de Moove Cars han aterrizado en más de 70 filiales con las que los hermanos Ortigüela gestionaban al frente de Ares Capital miles de licencias de Vehículo con Conductor (VTC). El movimiento llega después de que la CNMC diera luz verde a la compra de esta compañía por el fondo de inversión King Street Capital por más de 140 millones de euros.

El movimiento era claro: el fondo de inversión adquiría los activos (todas las empresas con las casi 4.000 licencias registradas o reclamadas judicial), para luego ‘entregarlos’ a un gestor que los explotara en la plataforma de Uber -con quien alcanzaron un acuerdo en paralelo-.

Manuel Puga, exAdif, con mando en plaza

Ese gestor es Moove Cars, la sociedad surgida de una de las filiales creadas por Cabify y en la que hace un año aterrizaron algunos empresarios destacados liderados por el propio Castellanos.

¿Primera consecuencia? El cambio de manos de Ares Capital y Aerocity, las dos grandes compañías del grupo de los Ortigüela. ¿Quién se ha quedado con ellas? Siargao Directorship, filial con la que opera el fondo King Street Capital en España, según queda reflejado en el Registro Mercantil este martes.

Segunda consecuencia: ahora, los ‘jefes’ de Moove Cars se hacen con la gestión de manera definitiva. ¿Quién se pone al frente de todas las filiales que cuelgan de Ares y, en menor medida, de Aerocity? Dos directivos destacados. Uno de ellos es Manuel-María Puga, exdirectivo de Adif y miembro de la patronal Cetren, que el pasado año se vio envuelta en un escándalo por las altas retribuciones de su cúpula (y desembocó en la salida de Puga).

Este exdirectivo de Adif, además de gestor en Moove Cars, cuenta con licencias en propiedad. En febrero de 2016 reclamó a título personal ante la Dirección General de Transportes de la Comunidad la negativa de ésta a concederle 40 licencias. El TSJ de Madrid dio luz verde el pasado mes de febrero a la entrega de esos permisos a su sociedad Mapufe VTC.

El otro administrador que aterriza en todo este entramado de empresas urdido por los Ortigüela durante años es Rafael García-Tapia González-Camino, secretario general de la sociedad de capital riesgo Corpfin. Tanto él como Puga se convierten en administradores solidarios de todas las compañías de Ares Capital (muchas de ellas bajo el nombre ‘VTC PI’ junto al nombre de la comunidad autónoma a la que está vinculada y un número).

Amos de la VTC

Hasta ahora, según ha podido comprobar La Información en el Registro Mercantil, han entrado en más de 70 sociedades. Aún les queda otra treintena de todo el grupo Ares que, previsiblemente, cambiará de manos oficialmente durante los próximos días.

Uno de los ‘amos’ de la VTC beneficiado por el TS

Moove Cars y estos directivos representan uno de los particulares ‘amos’ de las licencias VTC (utilizadas en plataformas como Uber y Cabify) que se han visto muy beneficiados con la sentencia del Tribunal Supremo, que respaldó las limitaciones tanto en número como en área geográfica a estos permisos frente al taxi.

A estos se suman José Antonio Parrondo, exjefe del taxi y hoy al frente del grupo Auro New Transport Concept (antiguo Gesstaxi) con el que aspira a controlar más de 2.000 licencias, o Rosauro Varo (Pepephone) y Cabify, a través de Vector Ronda Teleport, a través de la cual quieren gestionar 1.200 permisos.

¿Por qué han aterrizado todos estos empresarios al sector? Al calor de un sector, el de las VTC, que no ha dejado de crecer y con la esperanza de que sucediera lo que ya ha sucedido: que el mercado se cerrara con la sentencia del Tribunal Supremo. La razón: las licencias que reclamaron judicialmente (con un coste residuail) o compraron en el mercado secundario en forma de grandes paquetes valdrán mucho más.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios