Lunes, 23.04.2018 - 01:39 h
Entrevista 

"Somos los campeones de la inseguridad jurídica del sector eléctrico, es un caos"

Jorge González Cortés (Madrid, 1975) es el presidente de la sección de fotovoltaica de esta patronal renovable. Y no tiene piedad con el Gobierno.

José González Cortés
José González Cortés.

La Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA), presidida por José María Villarig, agrupa a 400 empresas españolas del sector, de las cuáles 80 están situadas en el sector de la fotovoltaica. Jorge González Cortés (Madrid, 1975) es el presidente de la sección de fotovoltaica de esta patronal renovable. Y así como su organización, en conjunto, exige al Gobierno que “haga suyos" los objetivos europeos, aprobados hace
unos días por el Parlamento Europeo del 35% de renovables para 2030 y los incluya en la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética "para garantizar el desarrollo renovable español", desde el sector fotovoltaico González le dice al Ministro de Energía y Agenda Digital, Álvaro Nadal, que "hoy ya no se habla de apoyar a la tecnología para que se desarrolle, sino de que el marco regulatorio sea estable para que empresas y particulares puedan beneficiarse de este desarrollo espectacular".

El presidente de APPA Fotovoltaica estudió Gestión Comercial y Marketing en ESIC y ha dedicado al sector energético e IT gran parte de su trayectoria profesional, centrada en las áreas comerciales y de marketing. Además, es, desde 2006, director Comercial y Marketing de Gesternova, empresa pionera en España en la comercialización de energía de origen 100% renovable. “La fotovoltaica es la energía del futuro”, considera, “y si somos el país del sol y así lo vendemos en el exterior para atraer turistas es ridículo que no lo aprovechemos para generar energía barata y limpia”. Porque, remata, “la fotovoltaica ha reducido sus costes en un 82% en los últimos años y es altamente competitiva. Hoy hay promotores fotovoltaicos que están dispuestos a vender el Mw/h a 42-43 euros en el mercado mayorista… Pero parece que el Gobierno no se da cuenta de ello”. Y es que al Ministro Álvaro Nadal se le acumulan los reproches: el gas, las térmicas de carbón, Garoña, la fotovoltaica…

En la segunda macrosubasta de renovables de este año se adjudicaron 3.909 megavatios de fotovoltaica…
​Fue la única subasta en la que hubo fotovoltaica, porque en la primera, por sus condiciones leoninas fueron casi todos eólicos. Se adjudicaron 3.909 MW para que estén instalados el 1 de enero de 2020, pero no sabemos si la tramitación de todos los proyectos va a ser posible. Estos están en manos de unos promotores que no siempre tienen los proyectos maduros para llevarlos a cabo. Podemos decir que la subasta ha sido un éxito si el objetivo se ha cumplido el 31 de diciembre de 2019. Si tenemos en cuenta que probablemente la retribución para la electricidad generada con fotovoltaica sea menor entonces que la que hay ahora, la situación para estas plantas no es muy prometedora. Está por ver si la administración es lo suficientemente ágil para que esos proyectos, que son muy grandes, puedan estar todos terminados el 31 de diciembre de 2019.

¿La fotovoltaica todavía supura por la herida del parón renovable de los últimos años?
​Hay que mirar al futuro sin mirarnos las heridas y las cicatrices por los diferentes marcos regulatorios que han emprendido los sucesivos gobiernos. Las renovables no quieren subvenciones. Lo que queremos es una regulación estable, y que se permita que los ciudadanos que así lo deseen pongan en marcha sus instalaciones de autoconsumo. Con eso es suficiente para impulsar su desarrollo. En España hay mucho trabajo por
hacer. Además, hay algo que también me motiva mucho: llevamos prácticamente desde el año 2010 (cuando el Gobierno Zapatero le hizo los primeros recortes a la prima fotovoltaica) y después en el 2013, con la nueva regulación del Gobierno Rajoy, lamentándonos por casi todo. Es hora de mirar al futuro. Además…

¿Sí?
Todo el esfuerzo que el sistema eléctrico hizo para fomentar el desarrollo de la fotovoltaica en particular —y de las renovables en general— solo puede cobrar su verdadero sentido si desarrollamos una industria del sector puntera y potente, una industria referente a nivel mundial, como lo fuimos en su momento. Haber hecho todo ese esfuerzo y haber parado a mitad de la carrera con el argumento de que la fotovoltaica, o las renovables, son caras… pues no ha sido una buena estrategia, como
ha quedado demostrado con el tiempo.

¿Es un mito pues que la fotovoltaica sea cara?
​La tecnología fotovoltaica es junto a la eólica la más desarrollada y cada vez más está desplazando a otras tecnologías relacionadas con combustibles fósiles por una cuestión relacionada con el precio. Dando por hecho todas las ventajas medioambientales o de autosuficiencia energética, la fotovoltaica es ya muy competitiva en cuestión de precio y va a dotar de energía a 1.200 millones de personas que hoy no tienen acceso a la energía en el mundo. El año pasado la inversión global en
renovables fue de 256.000 millones de euros
. Se instalaron 139 gigavatios de energías limpias, 75 de ellos fotovoltaicos. Nunca antes se había instalado tanta potencia renovable en un solo año. Y eso que la inversión bajó con respecto al año 2015. ¿Cuál es la conclusión? Pues una y muy clara: a mayor potencia instalada, menor coste de la inversión ¿Qué quiere decir eso? Pues que los costes están bajando. 

Los financiadores cada vez tienen menos temor a financiar proyectos de fotovoltaica porque el precio de esta es ya muy competitiva. Los últimos 10 años la fotovoltaica ha reducido sus costes en un 80% gracias a los sistemas de apoyo que ha recibido en todos los países del mundo. La implantación masiva de fotovoltaica tendrá un efecto deflactor
en el precio de la electricidad en las horas de mayor consumo. Sucede en California. El precio del kilovatio es muy bajo porque hay 20.000 megavatios de fotovoltaica.

En España solo aporta alrededor del 2% de la generación eléctrica.
​La fotovoltaica aporta muy poca electricidad al sistema. En 2016 entre la fotovoltaica y la termosolar apenas aportaron el 5% de la electricidad al sistema con 6.000 megavatios instalados. Los ciclos combinados aportaron el 8% al sistema con 30.000. Con cinco veces más potencia instalada solo cubrieron un 3% más de la demanda. La fotovoltaica siempre es plana en su cobertura de demanda. Si hubiese 20.000 Mw de potencia instalados la aportación sería mayor. Se compensa muy bien
con la eólica porque normalmente cuando hay sol no hay viento y viceversa. Hay muy poca potencia instalada. Francia tiene más fotovoltaica que nosotros, Alemania 5 o 6 veces más, Reino Unido también tiene más fotovoltaica que nosotros… No puede ser que seamos el país del sol y no lo aprovechemos para producir electricidad.

Este otoño, tan seco y caluroso, ¿hubiéramos necesitado más energía fotovoltaica instalada?
​Este otoño hemos tenido muchos más días de sol de lo habitual y no lo hemos aprovechado cuando podía haber reducido el precio de la tarifa. En mercados de futuros se está ofreciendo a 53 euros el Mw. Es carísimo. Ante la expectativa de no tener más renovables y de cubrir la demanda con gas y carbón los precios de la electricidad suben.

¿El sistema regulatorio español es un caos?
​Sí, existe una falta de clarificación. Cuando para tapar un error regulatorio se comete otro y luego una improvisación para arreglarlo es difícil hacer las cosas bien. Somos el país que más demandas tiene en el CIADI (Tribunal de arbitraje del Banco Mundial) del primer mundo. Somos los campeones de la inseguridad jurídica dentro del sector eléctrico y eso es fruto de la improvisación y de la falta de planificación. Llevamos oyendo años que los sucesivos gobiernos proponen pactos de estado contra la energía, pero gobierne quien gobierne esos pactos nunca llegan. El sector eléctrico tiene una cantidad de incertidumbres y de cambios regulatorios que hacen muy difícil a los empresarios promotores de renovables invertir en generación.

El denominado ‘impuesto al sol’ tampoco ayuda, sobre todo al autoconsumo.
​Es otro de los caballos de batalla del sector. El Real Decreto regulador del autoconsumo es complejo y pone muchos palos en las ruedas a los promotores que quieran hacer un proyecto de autoconsumo. Si leemos el paquete de invierno de la UE señala cómo no debe de ser la regulación del autoconsumo y varias de las cosas que lo regulan en España van en
contra de la UE. Decir que no se puede desarrollar en España porque eso le costaría 170 millones de euros al sistema me parece una excusa muy pobre. No obstante, esperamos modificaciones que mejoren, pero el autoconsumo se va a desarrollar sí o sí y no podemos poner le puertas al campo. 

Para el desarrollo de la energía fotovoltaica habrá que desprenderse de otras fuentes de generación y el objetivo del 35% de renovables para el 2030 que marca la UE está todavía lejos.
​Tenemos sobrecapacidad de generación: 104.000 Mw solo en la península y una punta de demanda histórica hace 10 años de 45.000 Mw. El futuro es renovable, eso seguro. La nuclear, el gas, el carbón… son tecnologías que siempre están disponibles, pero mientras haya gas, por ejemplo y nosotros no tenemos gas. En el tema nuclear están los residuos, la
contaminación del carbón. Necesitaremos, eso sí, el respaldo de otras tecnologías, pero como respaldo. Renovables como actor principal y como complemento las otras tecnologías. Ése es el futuro.

¿Hemos perdido mucho tiempo entonces por el parón renovable?
​En 2008 éramos primeros en potencia instalando potencia fotovoltaica y en 2016 hemos sido el país número 44 de la lista. Se ha dicho que España le ha cubierto la curva de aprendizaje a los chinos, pero invertimos en una tecnología, hicimos el esfuerzo y lo dejamos. El manido argumento de que no podemos pagar el desarrollo de los paneles solares a los chinos me parece muy endeble. Vamos a ver: si los chinos solo produjesen paneles solares… o si fuese ese producto el único que los españoles le compramos a las empresas chinas… pues, hombre, entonces… quizá deberíamos preocuparnos. Pero es que a las empresas chinas… los españoles, los europeos, Estados Unidos… todo el mundo le compra producto a las empresas chinas: todo tipo de productos de todos los sectores. Y nadie se rasga las vestiduras. Fue un error. La fotovoltaica estaría proporcionándonos ahora beneficios que sin embargo no hemos disfrutado… Al contrario, se ha perdido mucho empleo en el sector. No sé… ahora resulta que el Ministerio está muy preocupado con todos los puestos de trabajo que se pueden perder en las minas y en las centrales de carbón... Bueno, pues digo yo que podría haber tenido la misma preocupación por todos los puestos de trabajo que se han perdido en el sector renovable.

Allá donde vamos los españoles del sector fotovoltaico tenemos fama de ser buenos profesionales. Rápidos y competentes. Ya que habíamos hecho el gran esfuerzo parece absurdo haber interrumpido de golpe el apoyo a las renovables y haber deshecho toda la industria, el I+D. Creamos empresas y cuando hemos hecho el esfuerzo nos paramos….Dicen que esto ha sido carísimo, pero ya que te has metido en este berenjenal…

Los dardos de una entrevista de alto voltaje

"Se podían preocupar por el empleo en este sector"

"El Ministerio está muy preocupado con todos los puestos de trabajo que se pueden perder en las minas y en las centrales de carbón...podría haber tenido la misma preocupación por el sector renovable".
“Somos el país que más demandas tiene en los tribunales de arbitraje internacionales por el tema energético”.
"Cuando para tapar un error regulatorio se comete otro y luego una improvisación para arreglarlo es difícil hacer las cosas bien".
“Si somos el país del sol y así lo vendemos para atraer turistas es absurdo que no lo
aprovechemos para generar energía limpia y barata y que Alemania, Francia o el Reino Unido tengan más energía solar que nosotros”
“La fotovoltaica ha reducido sus costes un 80% y ahora mismo es totalmente
competitiva. Los promotores fotovoltaicos pueden ofertar electricidad al sistema a 43 euros el Mw/h”.
“Desarrollamos la tecnología, nos gastamos mucho dinero y cuando podíamos empezar a recoger los frutos nos paramos. Fue un gran error”.
“Me genera incertidumbre si se podrán desarrollar todos los proyectos de fotovoltaica adjudicados en la última subasta renovable para 2020 porque algunos proyectos no están maduros y por las trabas burocráticas”.
“Pese al impuesto al sol el autoconsumo se va a desarrollar sí o sí. No podemos ponerle puertas al campo”.
“El futuro es renovable con el respaldo de otras tecnologías”.

Ahora en portada

Comentarios