Viernes, 21.09.2018 - 22:12 h
Se trata de la acrilamida

Un juez obliga a Starbucks a señalar que uno de los productos de su café da cáncer

Green Mountain Coffee Roasters, J.M. Smucker Company y Kraft Foods también tendrán que ponerlo en su etiquetado.

Starbucks
Starbucks.

Un juez de California ha dispuesto que Starbucks y otras compañías fabricantes de café deberán advertir al vender sus productos de que su consumo entraña el riesgo de contraer cáncer, según informa la agencia Reuters. El proceso de tostado del grano de café lleva consigo la formación de acrilamida en este alimento, un compuesto clasificado como cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud y la propia ley de California. La acrilamida está ligada a los tratamientos de cocción a alta temperatura de productos con almidones, como las patatas o la pasta.

Green Mountain Coffee Roasters, J.M. Smucker Company y Kraft Foods Global son las otras compañías que tendrán que advertir a los consumidores del riesgo de ingerir componentes tóxicos en el café que elaboran, según han relatado medios norteamericanos.

El Consejo de Educación e Investigación de Tóxicos de California interpuso una demanda a estas marcas en 2010 tras hallar niveles significativos de acrilamida en el café. Estos fabricantes, por su parte, han tratado de argumentar en el juicio que la existencia de este componente es insignificante en sus productos y que no tiene consecuencias en la salud de las personas.

Sin embargo, el juez que ha investigado este caso ha concluido que ni Starbucks ni el resto de las empresas demandadas han demostrado que sus productos no supongan un riesgo para la salud, por lo que les obliga a advertir sobre el factor carcinógeno en su etiquetado en el estado de California.

Mientras que los niveles de acrilamida han logrado ser reducidos en la última década en lo que concierne a la elaboración de patatas fritas y pastas, los resultados en el tostado del café no están resultando exitosos debido a que el propio grano ya tiene una alta cantidad de un componente vinculado a la aparición de aquel tóxico. La OMS advierte de que a partir de las cocciones a 120 grados se puede formar esta sustancia.

La incidencia de la acrilamida sobre la salud de las personas genera cierta controversia. Por una parte, un gran número de estudios epidemiológicos en humanos no ha encontrado evidencias consistentes de que la exposición a esta sustancia a través de la dieta esté asociada con el riesgo de padecer algún tipo de cáncer, según explica el Instituto Nacional del Cáncer en España. La exposición por inhalación a la acrilamida en algunos trabajos sí provoca daños neurológicos, pero no se ha relacionado una incidencia específica de cáncer.

Sin embargo, el informe del Programa Nacional de Toxicología sí que determina que la acrilamida es un carcinógeno humano, una conclusión extraída de estudios en laboratorio con ratones, aunque la absorción y el modo de sintetizarla por los roedores difiere mucho de lo que sucede en el cuerpo humano.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios