En la bolsa de Nueva York

La startup Wallbox sale a bolsa en EEUU con SPAC: 1.200 millones de valoración

Iberdrola es el mayor inversor institucional del fabricante de cargadores para uso residencial y público. La compañía levantará 330 millones de dólares.

Wallbox
Wallbox saldrá a bolsa con una valoración de 1.200 millones.
L.I.

Primer SPAC relevante con sello español. La startup Wallbox, fabricante de cargadores eléctricos, acaba de anunciar su salida a la bolsa de Nueva York a través de uno de estos vehículos de inversión en el parqué de Nueva York. La valoración implícita es de unos 1.500 millones de dólares (1.200 millones de euros al cambio actual). Con la transacción, la compañía española, que tiene a Iberdrola como su principal socio industrial en el accionariado y con una plantilla de más de 530 empleados, espera levantar 330 millones de dólares, entre la aportación de inversores ya existentes y otros nuevos. 

Tal y como ha hecho público hoy la empresa, Wallbox, con sede en Barcelona, ha alcanzado un acuerdo definitivo con Kensington Capital Acquisitions, un vehículo de inversión con propósito especial de compra (SPAC) para llevar a cabo la combinación de negocios, lo que permitirá a la española convertirse en una sociedad cotizada fundada en el año 2015 y centrada en diseñar, fabricar y distribuir cargadores eléctricos para uso residencial, semipúblico y público.

Iberdrola es su mayor accionista privado, a través del brazo de capital riesgo Perseo. Recientemente anunció la adquisición de los primeros 1.000 cargadores rápidos Wallbox Supernova como parte de su plan de movilidad sostenible para desplegar más de 150.000 cargadores en hogares, empresas y vías públicas. Junto a la energética española, en su accionariado también se encuentra Seaya Ventures, el fondo de capital riesgo también socio relevante de otras compañías tecnológicas españolas como Cabify o Glovo.

El valor implícito pro forma de Wallbox, según han confirmado ambas compañías, como consecuencia de la combinación de negocio en el SPAC es de 1.500 millones de dólares (1.200 millones de euros al cambio actual). La operación se completará en el tercer trimestre, sujeta, entre otras cosas, a la aprobación por parte de los accionistas de Kensington y al cumplimiento o renuncia de otras condiciones establecidas en el folleto definitivo.

Con esta transacción, en la que participan UBS y Barclays como colocadores, la compañía prevé obtener 330 millones de dólares (270 millones de euros), incluyendo una inversión privada de 100 millones totalmente suscrita por Kensingon Capital Partners y Cathay Innovation y Luxor Capital. Estos dos últimos son fondos de inversión que también son accionistas de la española Glovo.

¿Quién está detrás?

Enric Asunción, cofundador y consejero delegado de Wallbox, asegura que esta operación les permitirá aumentar de manera significativa el desarrollo de productos y la capacidad de fabricación. Según sus propios datos, la empresa cuenta con nueve oficinas en tres continentes y ha vendido más de 100.000 cargadores desde su fundación. El objetivo es abrir una planta de fabricación en EEUU durante el año 2022 (hoy cuenta con instalaciones en España y China).

Hasta la fecha, según los números públicos, han levantado casi 60 millones de euros en varias rondas de financiación. La última se anunció el pasado mes de febrero y fue de 33 millones y fue liderada por Cathay Innovation y Wind Ventures, junto con la participación de Iberdrola, Seaya y otros. Entre los accionistas también se encuentran Juan Manuel Soler Pujol, presidente del Patronato de Esade, y Marta Santacana, de la familia Santacana, Endeavor y la familia Riberas. Todos ellos, junto con los fundadores, mantendrán el 78,3% de los títulos del nuevo vehículo cotizado.

Los números

El año 2020 lo cerró con unos ingresos totales de 24 millones de dólares y la venta de 100.000 unidades de sus cargadores, lo que llevó a unas pérdidas brutas (Ebitda) de 10 millones. Según las previsiones que maneja, espera cerrar este año con 79 millones y alcanzar los 1.773 millones en el año 2025, con un Ebitda de 122 millones.

La valoración respecto a las ventas previstas de cara a 2025 es de 1,3 veces. Según sus propias cifras, reflejadas en el folleto para el estreno bursátil, el resto de competidores, entre los que se encuentran Blink o la propia Tesla, tiene una valoración total con un ratio muy superior: entre 5 y 9 veces. Respecto a los ingresos de 2020, ese ratio es de 62,5 veces. Si se compara con los que esperan para 2021 es de casi 19 veces.

Mostrar comentarios