Lunes, 23.09.2019 - 12:01 h
Tras la inauguración del South Summit

Las startups no se fían de Sánchez: “Nos prometieron mucho y no cumplieron”

Inversores y fundadores ponen en duda la efectividad de las medidas presentadas en el South Summit y piden más en educación y fiscalidad.

Sánchez junto al CEO de Cabify en la inaguración del South Summit.
Sánchez junto al CEO de Cabify en la inaguración del South Summit. / José González

“La gente que está vinculada a las startups nos ve como un obstáculo y no como un aliado”. Las palabras son del propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante un abarrotado salón en la clausura del South Summit en Madrid, donde no sólo se dieron cita emprendedores e inversores sino también grandes popes de la gran empresa española del Ibex 35. Él ya se había puesto la venda antes del golpe. Y su primera aproximación no ha contentado al sector. Las compañías no se creen al presidente, tras numerosas promesas en el pasado. Reclaman más concreción y otras iniciativas, vinculadas al reclutamiento de talento externo, el apoyo a la inversión internacional y a los 'business angel', y un impulso a la educación.

Las tres medidas clave: incentivos fiscales para invertir en startups, interconectar a incubadoras y aceleradoras de estas compañías, donde éstas ‘residen’ para enfocar sus proyectos y arrancarlos, y la potenciación de encuentros y foros internacionales para reforzar el contacto con inversores. Para la mayoría de las más de diez fuentes del sector consultadas por La Información, entre inversores y emprendedores, es insuficiente y, sobre todo, es una promesa más.

“Es normal la incredulidad del ecosistema, ha habido muchas promesas que no cumplieron”, apunta una fuente relevante del sector que prefiere no dar su nombre. Por su parte, el inversor Luis Martín Cabiedes es claro: “No parece que vayan a hacer nada, que es lo mejor que pueden hacer los políticos por el emprendimiento… nada”.

Esa falta de confianza por su cumplimiento se mezcla con las críticas a lo que este viernes ha puesto sobre la mesa Sánchez. Por ejemplo, sobre la creación de un marco legal, en el que “va a ser muy complicado definir criterios sobre qué es y qué no es una startup”, apunta el cofundador de Kantox, Philippe Gelis. “¿Si alguien tiene una tienda de zapatos y monta algo online, ¿es una startup o no?”, se pregunta.

Mejor fiscalidad

Respecto a las ayudas fiscales, entienden que el foco se ha puesto sobre todo en las grandes empresas (y, al menos en teoría, en fondos inversores) que pongan dinero sobre la mesa para financiar actividades de I+D en startups. “Del I+D de las empresas cotizadas no va a venir la innovación, sino de que el Estado apoyo de verdad a las ciencias básicas, con miles de millones más”, apunta Joaquín Mencía, vicepresidente de desarrollo de negocio del restaurante ‘fantasma’ Keatz.

Y echan de menos, por ejemplo, una mejor fiscalidad para ‘business angels’, pequeños inversores particulares. En este sentido, varios reclaman fijarse en Reino Unido, donde en 2012 se lanzó el Plan SEIS, que permite a estos inversores, incluidos consejeros, una exención fiscal inicial del 50% en inversiones de hasta 100.000 libras y la exención del Impuesto a los rendimientos del capital para cualquier ganancia en las acciones vinculadas al programa.

En ese apoyo a la inversión, hay quien incluso reclama la eliminación de las ayudas de la Empresa Nacional de Innovación (Enisa) “y de esta tontería de ‘café para todos’”. “Eso limpiaría el ecosistema y evitaría el despilfarro de dinero público”, defiende el cofundador de Kantox.

A esto, algunos suman una reivindicación histórica del sector: un mejor trato fiscal a las ‘stock options’, como herramienta para reclutar a personal altamente cualificado, principalmente procedente del exterior. Y eso no ha sido mencionado dentro del primer paquete de ayuda de Sánchez. Pese a que la mayoría le otorga importancia, hay quien entiende que no lo es tanto. “Muy poca gente las valora; hasta que tengas a mucha gente que haya ganado mucho dinero con ellas, no será algo clave”, apunta Gelis.

En ese marco legal, otras fuentes se reclaman la retirada del llamado ‘exit tax’, que obliga a incluir las plusvalías latentes de las acciones y activos en su poder como renta del ahorro, sin importar que se haya hecho efectiva la venta de esos títulos, y una nueva vuelta de tuerca de la Ley de Segunda Oportunidad, para ablandar los requisitos para acogerse a ella. En regulación también mencionan la creación, al fin, del llamado ‘sandbox’, un banco de pruebas ‘real’ para que startups innovadoras puedan trabajar en un entorno controlado para evitar problemas antes de su lanzamiento al mercado.

Más y mejor educación

Otros muchos señalan a la educación, clave en ecosistemas como el de Silicon Valley y otros más maduros. “Debe haber un pacto de estado, potenciando los idiomas, con universidades adaptadas al mercado laboral”, apunta Juan Luis Hortelano, hasta hace un año ‘jefe’ de la aceleradora de startups Plug and Play en España y hoy responsable de operaciones (y cofundador) de Blinkfire Analytics. Y apostilla: “Como siempre, empezamos por el tejado y la foto o la moda”.

Esa potenciación de la educación también es señalada por otros actores del sector. “Sería muy bueno clases sobre emprendimiento en las escuelas a partir de los 12 y 14 años; los niños tienen que soñar con emprendedores”, apunta Gelis.

¿Y la inseguridad jurídica? “El desastre de nuestro Gobierno con Cabify, IRPF, Impuesto de Sociedades, tasa a las tecnológicas… eso mata a la innovación en España”, explica Iñaki Arrola, inversor de capital riesgo y uno de los gestores del fondo K Fund, quien se muestra conciliador, pese a su tono crítico. Junto a esa mayor estabilidad, hay que incluso señala una apuesta con dinero por los productos de startups. “Debería haber la obligación de comprar tecnología a empresas de menos de 50 o 100 empleados; es algo que hacen en EEUU desde hace décadas y funciona muy bien”, explica Gelis.

“Sois críticos y en vuestro espíritu crítico reside vuestra mayor fortaleza”, admitía Sánchez en su discurso. Le queda aún mucho camino para convencer al ecosistema emprendedor.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios