Lunes, 20.05.2019 - 09:17 h
Tras la entrada en vigor

Las tecnológicas que se frotan las manos con el control horario: "Es un aluvión"

Startups del sector de recursos humanos reciben una oleada de peticiones en la última semana para implantar su software en la nube para 'fichar'.

Diego Sánchez de SAGE
Sage es una de las tecnológicas que busca crecer con este control horario. / Sage

"Ha sido un verdadero aluvión; en menos de una semana hemos tenido muchos más registros que en todo el mes de abril, que ya fue récord para nosotros". Son las palabras de Jordi Romero, cofundador de Factorial, la startup de recursos humanos que trabaja a contrarreloj para dar respuesta a toda la demanda para su servicio de control horario. Esta es una de las tecnológicas, junto a otras, que prevén generar un negocio significativo con su 'software' que facilitan la tarea de fichar en las pequeñas y medianas empresas.

12 de marzo. El Gobierno publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el real decreto de medidas contra la precariedad laboral. Una de ellas: el control horario y el registro de la jornada de trabajo. Daba un periodo de gracia de dos meses para que las pequeñas empresas, no sólo las grandes, registraran de una manera sistematizada las horas de trabajo de sus empleados. Muchas de las empresas no movieron ficha... aunque sí las tecnológicas y startups.

Hasta ahora, era la gran empresa la que principalmente utilizaba este tipo de servicios. ¿Consecuencia? Firmas de software mueven ficha a contrarreloj. Sage, una de las más destacadas en la gestión de nóminas, se alía con Woffu, una startup catalana, para que ésta le preste el servicio y lo adapte a su plataforma. Otras compañías más pequeñas del sector como la propia Factorial decide poner en marcha una herramienta básica para dar respuesta a lo que iba a ser un aluvión.

Y el aluvión ha llegado. Todas las compañías consultadas por La Información coinciden en el caos generado por el decreto y, sobre todo, en el interés de numerosas pequeñas y medianas empresas para implantar un sistema que le evite problemas. "Con todos los cambios legales importantes pasa lo mismo; las primeras semanas suena pero no hay cambios hasta que llega la entrada en vigor", explica Diego Sánchez-Aparisi, responsable de Producto de Sage, cotizada británica y uno de los grandes proveedores de software de recursos empresariales tras Oracle y SAP.

Algunas de esas pequeñas y medianas empresas han optado por el 'software' como solución más rápida para implantar, al no tener que instalar tornos ni reconocimientos biométricos para el registro de la oficina. Y estas últimas semanas se han incrementado exponencialmente las consultas a empresas especializadas. En el caso de Sage, han tenido que duplicar los seminarios a través de internet (webinars) para dar respuesta a la demanda. "En estas cuatro o cinco semanas ha sido impresionante", explica Sánchez-Aparisi.

En Factorial, la primera semana del mes de mayo han registrado más altas de empresas en su plataforma que en todo el mes de abril, que ya fue récord para ellos (descartan facilitar cifras absolutas) Su cofundador explica que su herramienta es gratuita. ¿El objetivo? Que sea un anzuelo para hacer crecer su negocio central a través de la herramienta de gestión de nóminas y de recursos humanos. Su modelo es el de un SaaS (software como servicio) 'freemium'. Es decir, una parte de las características son gratuitas para todos y sólo si el cliente quiere sumar una asesoría mucho más personalizada debe pagar una comisión mensual por cada empleado. "Queremos que usen Factorial y con esta herramienta para el registro no hay ninguna razón para no usarla", apunta.

Este aluvión ha generado un atasco en algunas de estas compañías para tratar de dar respuesta. "Se nos está atascando; hoy hay muchísimas ofertas para contratar nuestro servicio en el aire que después tendremos que implantar", apunta el directivo de Sage. Sin embargo, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha admitido este lunes que se 'salvará' a las compañías que demuestren que están en proceso de contratación o implantación de un sistema en caso de que tenga lugar la visita del inspector.

Un negocio al alza

¿Y cómo se va a traducir en negocio? Aún no hay estimaciones, pero este servicio es más un complemento para traer otros ingresos que una vía en sí misma. "Va a significar una herramienta más para fidelizarlos que un negocio en sí mismo", explica desde Sage. Ésta cobrará una comisión anual por empleado y otra por la puesta en marcha. "No esperemos que llegue al 5%, pero es una forma de atraer a clientes y fidelizarlos con nuestro gestor de nóminas", apunta.

En Factorial es algo similar. Al igual que en otras tecnológicas, que tienen la del control horario como una herramienta más dentro de sus 'suites', que hagan pagar por ellas. Con todo, en el mercado coinciden en que este aluvión durará unos meses. Todo empezará a normalizarse en la última parte del año. Será momento de hacer un balance más sosegado con las cifras de negocio en las manos de este tiempo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios