Sábado, 24.08.2019 - 19:46 h
Permiten aplazar el pago diez años

El Estado vende a saldo los últimos silos, las 'catedrales del campo' de Franco

Algunos son hoteles VIP; otros, almacenes. Hay 20 que han quedado fuera de subasta y el Fondo Español de Garantía Agraria los adjudica con rebajas. 

El silo de Sahagún
El silo de Sahagún / FEGA

Fueron la niña bonita de Francisco Franco junto con los pantanos. La red nacional de silos dio sus primeros pasos en el año 1944 con la construcción de la primera unidad en Alcalá de Henares (Madrid), que entró en funcionamiento cinco años más tarde para posibilitar la compra de la cosecha de trigo a los agricultores, conservar una reserva nacional que garantizase el consumo o almacenar el cereal de importación y eventual exportación. Hasta mediados de los años ochenta se construyeron 663 silos y 275 graneros en España, que tenían una capacidad total superior a las 2,6 millones de toneladas. Pero los tiempos han cambiado.

La conclusión del régimen de monopolio triguero y más tarde la incorporación de España a la actual Unión Europea redujeron de manera importante los usos de los silos. De ahí que en 1985 la red de silos firmó su sentencia de muerte. A goteo el Estado, a través de Fondo Español de Garantía Agraria (Fega) a ido sacando a subasta este patrimonio industrial, que se conocía popularmente como 'las catedrales del campo'. Por su imponente altura, van de los 4 a los 25 metros de altura, que destacaban en las llanuras cerealeras de la meseta española. 

El Fega realizó en enero una subasta pública de los restos de este patrimonio de edificios industriales sin mucho éxito. El valor de los 2o silos que ahora se venden en adjudicación directa roza los 10 millones de euros. Según datos aportados por el Fegal, desde el año 2015 la gran parte de los bienes agrarios subastados han quedado desiertos. 

Una nueva vida para los silos

Por ejemplo, tan en Castilla y León solo han encontrado acomodo tres silos vendidos en los dos últimos años, por importe ligeramente inferior al millón de euros. Uno de ellos fue adquirido por adjudicación directa tras subastas desiertas del 6 de febrero de 2017 por Agroalimentaria Medina del Campo S.L., que abonó 722.682,65 euros por una de estas unidades de almacenamiento ubicada en Medina del Campo (Valladolid). Pero esto suele ser la excepción.

Los silos que ahora se ofrecen en adjudicación directa están en su mayoría en Aragón y Castilla. Los silos concretamente se encuentran en las provincias de Badajoz, Cáceres, Granada, Huesca, La Rioja, León, Palencia, Segovia, Soria, Teruel, Valladolid y Zaragoza. Agricultura ofrece todo tipo de ventajas para comprar estos inmuebles. Como indica el pliego, se da la circunstancia de que los adjudicatarios tendrán la posibilidad de aplazar hasta un máximo de 10 años el pago, y en estos casos, el primer pago será de al menos el 10% del precio de adjudicación.

Silo de Zuera, en Zaragoza
Silo de Zuera, en Zaragoza / D.R.

Entre los silos que se venden destacan dos en Zaragoza y Huesca. El macrosilo de la localidad zaragozana de Zuera tiene una superficie total de 2.130,83 metros cuadrados dispone de un silo con capacidad para 3.250 toneladas, una nave adosada de 240,35 m2 y una edificación para transformador y aseo. Su precio de salida hace dos años superaba el  millón de euros, hoy apenas supera los 600.000 euros, una cifra que también alcanza el silo de Barbastro, que ha sufrido igual bajada.

Otros silos han encontrado una fantástica nueva vida nada relacionada con su antiguo uso destinado al almacenaje. Como es el caso del silo situado en Bello, Teruel, a un paso de la laguna de Gallocanta, que ha encontrado un nuevo uso como hotel rural con encanto (y con observatorio astronómico). Pero, no es lo habitual. Mucho nos falta para hacer apuestas como han hecho en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. 

Vista del Hotel The Silo, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica
Vista del Hotel The Silo, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica / The Silo

Allí, The Silo es un exclusivo y peculiar hotel de únicamente 30 habitaciones con ventanas en forma de burbuja acristalada que se situa sobre un espectacular museo de arte contemporáneo, el Zeitz Museum of Contemporary Art Africa (MOCAA), que espera rivalizar con el Tate Modern de Londres o el MoMA de Nueva York. Eso sí, alojarse allí no estará al alcance de todos los bolsillos: entre 800 y 5.000 euros por noche en temporada baja. ¿El origen? Un silo: abandonado. Si la idea le parece inspiradora, mire aquí toda la información sobre los silos españoles en adjudicación directa

Ahora en Portada 

Comentarios