Una transformación complicada

Ericsson abre la puerta a más salidas: “No se cambia empleo caro por barato”

La compañía se marca el primer semestre del año como plazo para el cierre de la venta de su línea de servicios a Dominion o Ezentis.

El Tribunal Supremo bendice el quinto ERE de Ericsson en una década
Numerosos ERE de Ericsson en España.

Es uno de los gigantes de la infraestructura de telecomunicaciones en España. Ericsson ha sido durante años uno de los grandes proveedores de las grandes ‘telecos’. Pero en su última etapa ha protagonizado numerosas reestructuraciones de personal. La última, el pasado ejercicio, con un ERE que afectó a 340 personas. El incremento de la competencia pero, sobre todo, el cambio de perfiles necesarios han pesado. Y lo seguirá haciendo.

El presidente de Ericsson España, José Antonio López, explica en una entrevista con Lainformacion.com que durante los últimos cinco años “han salido entre 700 y 800 personas” de Ericsson España, pero han entrado entre 800 y 900. “Ha habido un cambio de tecnologíaas y competencias”, apunta.

Una transformación muy complicada

¿A qué se refiere con ese cambio de competencias? “Tenemos mucho personal especializado en redes 2G y 3G, donde clientes no te van a pagar mucho los próximos años porque las ‘telecos’ van a tener que invertir en redes 4G y 5G”, apunta.

Mientras eso sucede, según el directivo, necesitan competencias en profesionales que son difíciles de encontrar. “Por ejemplo, nos cuesta muchísimo encontrar expertos en virtualización; debemos fichar a mucha gente de fuera expatriados porque no hay”, apostilla.

La duda es si, con esa estructura, se seguirán manteniendo los ERE. “Es una tendencia en el mercado que va a seguir; ojalá no tengamos que hacer más ERE, pero me extrañaría muchísimo que no siguiera ocurriendo este cambio de perfiles”, resalta. Da por hecho que seguirá ese ajuste.

¿Y por qué no reciclar en vez de despedir?

Una de las quejas que han repetido los sindicatos durante los últimos años tiene que ver con el reciclaje de estos profesionales. Según los datos aportados por López, el 95% de los que han salido se dedicaban a líneas de actividad “que los clientes ya no compran”. ¿Por qué no reciclarlos? “Tenemos una obsesión para tratar de reciclar, pero la tecnología va tan rápido y no siempre es posible”, afirma.

Según López, el año pasado fueron despedidos 70 empleados (el resto hasta 340 fueron salidas voluntarias, de acuerdo a sus datos). “No es para estar orgullosos, nos habría encantado reciclarlos; eso está en nuestro ‘debe’ y tenemos que hacerlo mejor”, admite. Y recuerda que estas salidas “sólo trae temas negativos”. Menciona la afección a la compañía, la vinculación de estos trabajadores con ella y el coste de reestructuración importante.

¿Empleo barato por caro?

Respecto a esos gastos, en las cuentas individuales -deciden no consolidar- de la matriz española quedan reflejadas provisiones de 9,4 millones por costes de reestructuración en 2016 (último año disponible). Los costes totales por indemnizaciones ascendieron en 2016 a 29 millones de euros.

Otra de las críticas recibidas por la compañía tienen que ver con la sustitución de empleos con costes laborales muy diferentes. “¿Estamos cambiando empleo caro por barato? No. Tenemos una diversidad: hay gente por encima de una edad, que son los únicos que saben de 2G e, igualmente, hay chavales que entran que han aprendido nuevas tecnologías que otros no han conocido”, se justifica. “Lo que sale y entra son competencias diferentes”

La venta de sus servicios, en el primer semestre

Al margen de su gestión de equipos, la compañía mantiene las negociaciones con dos grupos, Dominion y Ezentis, para la venta del área de servicios de campo para redes de fibra. “No hemos terminado el proceso; nos gustaría materializarlo dentro del primer semestre de 2018”, apunta

La decisión de la venta llega un año después de que adquirieran Abentel a Abengoa, precisamente para centrarse en los servicios de fibra. ¿Por qué hacerlo ahora? Según el presidente de la compañía, ésta tomó la decisión de explorar operaciones estratégicas en las áreas donde tengan un servicio, pero no un producto. “Aportamos valor si hacemos servicio allá donde tenemos productos”, explica.

¿Con qué hará negocio? El 5G tendrá que esperar

Si finalmente se va a desprender de todo el área de servicios, ¿dónde hará negocio? La compañía no quiere hablar de cifras (en España no consolida, pero el último dato disponible es de 2016, cuando la filial principal ingresó 608 millones frente a los 730 millones de un año antes).

Tiene grandes expectativas en dos líneas de negocio “que han funcionado bien” en 2017 -cuyas cuentas aún no están presentadas, pero se limita a asegurar que “se creció”-. Por un lado en todos los trabajos encargados por las ‘telecos’ para incrementar la capacidad y funcionalidad de la 4G para afrontar el aluvión de los datos. Por otro, la digitalización de las compañías.

Esas son las dos grandes líneas. Pero la retirada de la de servicios, más allá de esta diversificación, hará que “lo normal sea que se baje en ventas”. “Y la idea es que la parte que n ose servicios de fibra, crezca”, apunta López.

¿Y el 5G?

En este horizonte a corto y medio plazo, el 5G no es una vía para generar ingresos de manera directa en Ericsson.  Sobre la primera subasta en España, insiste en que les gustaría que se destinara más dinero a “casos de uso y menos a pura recaudación”. “Debe primar más a compromisos de despliegue e inversión”, apunta. Con todo, sí se muestra muy satisfecho de que el Gobierno haya decidido habilitar presupuestos para el desarrollo de casos de uso.

Pero el negocio importante no llegará hasta dentro de año y medio. Según los cuálculos de Ericsson, durante este ejercicio se desarrollarán casos de uso para justificar el desarrollo del 5G, mientras que en la primera parte de 2019 se llevará a cabo la planificación de los primeros despliegues. El inicio de ese despliegue no llegará hasta finales de 2019 “y con intensidad hasta 2020”.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios