En año 2017

La deuda lastra a Másmóvil: dispara sus pérdidas por el bono convertible de ACS

La compañía ha cerrado con unos ingresos de 1.300 millones (+16%) y unas pérdidas netas de 102 millones por los bonos convertibles.

Spenger (Másmóvil) afirma que la compra de Pepephone permitirá nuevas adquisiciones con mayor facilidad
Spenger, presidente de Másmóvil. / EUROPA PRESS

La deuda sigue lastrando a Másmóvil. Los bonos convertibles de ACS han impactado mucho durante el ejercicio 2017. La compañía ha cerrado el ejercicio 2017 con unas pérdidas netas de 102 millones (un 76% más) debido al impacto en sus cuentas del bono convertible de ACS.

Por un lado, la compañía señala el "impacto negativo" de 142 millones de 'no-caja' por la contabilización del bono convertible en manos de la compañía presidida por Florentino Pérez. A esto suma los intereses de este bono y el de Providence que suman 22 millones y el impacto fiscal de todo ello que suma 19 millones.

Con todo, la compañía ha cerrado el ejercicio con 102,8 millones de pérdidas netas, un 76% más de lo que perdió en 2016. Si se excluyen esos impactos de los bonos -y algunos otros que la compañía interpreta como extraordinarios- el beneficio neto ajustado sería de 96,6 millones, frente a las pérdidas de 36 millones de un año antes.

Un año con crecimiento

Todo esto ha sucedido en un año en el que la compañía ha crecido de manera significativa en su negocio. Unos ingresos de 1.300 millones, un 16% más, con un resultado bruto (Ebitda) recurrente de 238 millones. Ha sumado 1,1 millones de líneas totales, entre móvil y banda ancha. Ha añadido 946.000 nuevos clientes durante el ejercicio, "sobrepasando sus expectativas".

La compañía ha asegurado a la CNMV que ha mejorado sus objetivos tanto en altas netas (946.000 frente a 800.000 previstas), crecimiento en ingresos por servicio (2 puntos porcentuales más) y Ebitda recurrente que es ligeramente superior.

¿Cuál es su deuda neta? El operador ha cerrado el ejercicio con un pasivo neto de 519 millones. Si se excluyen los convertibles en circulación (de Providence y ACS) es de 265 millones. Representa una reducción respecto a los 582 millones de un año antes.

La empresa logró refinanciar la deuda senior para "mejorar su flexibilidad financiera, reducir costes y otorgar una línea adicional para futuras inversiones en Capex". 

Objetivos para 2018

Con estos números sobre la mesa, Másmóvil se coloca frente a sus inversores con unos objetivos de negocio algo conservadores para los próximos años. Busca sumar 800.000 nuevas líneas en 2018 (en 2017 sumaron 1,1 millones). En el lado de los ingresos, prevé que crezcan en el área de servicios un 10% (frente al 20% del ejercicio pasado).

Donde sí espera mejorar de manera ostensible lo logrado en 2017 es en el Ebitda recurrente. En 2017 alcanzó los 238 millones. En 2018 espera registrar 300 millones.

Ahora en Portada 

Comentarios