Los organizadores del Congreso no descartan marcharse

Los independentistas sacan los dientes a días del Mobile con la mudanza a la vista

Colocan una pancarta de grandes dimensiones en la Plaza de Cataluña como 'bienvenida' a los miles de visitantes que recibirá Barcelona estos días.

Pancarta independentista en Plaza Cataluña.
Pancarta colocada por los independistas.

Barcelona se viste de gala durante estos días para la edición más convulsa del Mobile World Congress (MWC). La ciudad condal recibirá durante la próxima semana a miles de visitantes en el evento más importante del mundo sobre telefonía y los independentistas quieren aprovechar el evento como altavoz para que sus reivindicaciones tengan un eco mundial. En anteriores años los antisistema han protagonizado disturbios en las calles, pero este año los secesionistas se están preparando para llamar la atención lo máximo posible ante uno de los eventos de negocios más importantes del año en España.

Los 'indepes' ya han comenzado a preparar un recibimiento 'caliente' a los asistentes al Mobile Congress. De hecho, una de sus acciones más llamativas ha sido la de instalar una pancarta de grandes dimensiones en plena Plaza de Cataluña en la que se puede leer: "Free political prisoners". Se trata de un lugar de paso para miles de personas al día y una zona repleta de hoteles.

Desde allí a la Fira donde se celebrará el MWC hay en línea recta algo más de dos kilómetros. Quieren reivindicar con esta acción que el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, el exconseller de Interior Quim Forn y los Jordis (Sànchez y Cruixart) continúan en prisión y hacer creer a los visitantes extranjeros que se encuentran entre rejas.

La instalación de esta pancarta, con unas dimensiones de 28x3,10 metros, la ha realizado Òmnium Cultural con ayuda del Comité de Defensa de la República del barrio Gótico-Raval y ha contado con la colaboración de los inquilinos del edificio, que han cedido este espacio a la causa. Se trata, en definitiva, de uno de los inmuebles más cotizados de la ciudad, que hace esquina con la Rambla de Cataluña, y en cuyos bajos se encuentra una sucursal de Bankia y una tienda de Desigual. 

Posible traslado al MWC

El objetivo de los 'indepes' no es otro que calentar el ambiente de cara  una cita crucial para Barcelona. A la ciudad condal asistirán en los próximos días unos 100.000 visitantes que participarán en una edición clave para que el Mobile continúe celebrándose en la Fira de Barcelona en próximos años o se traslade a otro país.

Los organizadores del MWC, la Asociación Mundial de Operadores de Telefonía Móvil (GSMA), no ha descartado tomar decisiones drásticas, si continúa la incertidumbre y el conflicto en Cataluña. Lo reconoció un portavoz de la firma en Londres a La Información: "Seguimos monitorizando los acontecimientos en España y Cataluña y evaluando cualquier impacto potencial para el Mobile World Capital y el Mobile World Congress".

Una de las opciones que se baraja por la organización es Dubai. Según adelantaba el diario Expansión, ha contactado con el emirato árabe, como potencial anfitrión alternativo. El país busca posicionarse a escala mundial como destino de congresos y ferias. Su infraestructura de cara a la Exposición Universal 2020 es uno de los 'caramelos' que más atrae a la GSMA.

Las cifras del MWC

En su informe anual de 2017, la organización destaca que el Congreso Mundial de Móviles aporta "beneficios a los ciudadanos de Barcelona, Cataluña y España", un comentario en referencia a los ingresos económicos que supone que este evento se celebre cada año en la ciudad condal. El Gobierno central, consciente de todo esto, ya se ha movilizado para intentar retener el MWC y que no se marche a otro país. Les ha garantizado seguridad jurídica de cara a futuras ediciones.

GSMA apuntó a finales de enero que esperan que esta decimotercera edición de la feria genere un impacto económico de 471 millones de euros y la creación de 13.000 empleos temporales. Sólo en la edición 2017, se operaron 381 vuelos privados relacionados con el evento.

Recibimiento 'caliente' al Rey

Quien también tendrá un recibimiento 'caliente' será el Rey Felipe VI, que volverá a Barcelona por primera vez desde la manifestación que encabezó por los atentados de Las Ramblas y Cambrils del pasado mes de agosto. El monarca estará en la cena inaugural del MWC y los independentistas ya se están organizando para protestar por su presencia repartiendo pasquines a favor de la república o colocando carteles en balcones de la ciudad.

También quieren "rodear de amarillo" el Palau de la Música, que es donde se celebrará esta cena y organizándose para, en definitiva, hacerse visibles antes los congresistas que reciba Barcelona en los próximos días. La plataforma Tabarnia, por su parte, ha decidido aplazar una manifestación prevista para este fin de semana.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios