El primer encuentro con ejecutivos de su presidencia

Cumbre de Pallete y 2.000 directivos de Telefónica con su hoja de ruta en el foco

La operadora reúne hoy y mañana en Madrid a su cúpula para hacer balance de su plan estratégico, que debe culminar antes de 2020.

Imagen del presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Es la primera gran cita de José María Álvarez-Pallete con sus altos directivos desde que es presidente de Telefónica. Dos jornadas en las que la compañía va a desgranar a sus empleados en qué medida ha cumplido el plan estratégico que lanzó en 2015 bajo el lema 'Elegimos todo'. Un programa que, de hecho, está a medio camino de culminarse, porque aún tiene por delante dos ejercicios más, hasta 2020. Y quiere meter el turbo.

De hecho, ese es uno de los objetivos de esta reunión en la que estarán cerca de 2.000 directivos de las diferentes filiales de la 'teleco': acelerar la ejecución del plan 2015, que presentó el anterior presidente de Telefónica, César Alierta. Este se centraba en seis variables: conectividad, oferta integral, experiencia de cliente, big data e innovación, además de digitalización y simplificación. Unas variables sobre las que han girado casi todas las intervenciones de Álvarez-Pallete desde que llegó a la presidencia en la primavera de 2016.

"Nos relacionamos e informamos a través de redes sociales, compramos en internet, queremos estar conectados 24 horas al día, 7 días de la semana, 365 días del año", asumía en la última junta de accionistas del pasado junio. Conectividad y convergencia porque, por ejemplo, Telefónica se ha focalizado en la generación de contenidos propios para su plataforma de televisión de pago. Es decir, alimentar por sí misma su oferta audiovisual, algo que, sin embargo, descartan competidores como Vodafone que han preferido las alianzas con HBO, Netflix o Filmin.

Estrategia y filiales

Álvarez-Pallete dará el pistoletazo de salida a la cumbre global de directivos acompañado de su número dos desde la pasada primavera, Ángel Vilá. Es más, ya ha dado pasos para delegar ciertas actividades en el actual consejero delegado y ex máximo responsable financiero de la operadora, porque fue Vilá quien detalló a los inversores los últimos resultados al cierre de septiembre.

La primera jornada de la cita con altos empleados estará centrada en las directrices de la compañía, con la intervención de directivos como ex 'hacker' Chema Alonso ('chief data officer' y responsable de Big Data); Carlos López Blanco (Asuntos Públicos y Regulación), y César Alierta, presidente de la Fundación Telefónica. Además, esta vez, contará con talleres específicos, bajo la premisa de aumentar el intercambio de ideas entre divisiones.

En cambio, la segunda jornada se enfocará hacia los países. Por un lado, las divisiones de Brasil y América Latina; por otro, sus tres principales mercados europeos: España, Alemania y Reino Unido. Este último país es clave después de que la compañía tuviese que dar marcha atrás en su intento de vender O2. Pactó la desinversión, en 2015, con el grupo hongkonés Hutchison Whampoa por 10.250 millones de libras (11.600 millones de euros al cambio actual) y, un año después, Bruselas la bloqueó porque dañaba la libre competencia de los usuarios británicos.

Ese traspiés hizo virar la estrategia de la sociedad que, una vez asumido que no podía vender O2, en un escenario con el Brexit marcando la agenda del Reino Unido, decidió hacer caja con su filial de torres de telecomunicaciones y cable submarino Telxius. Primero, la intentó colocar en bolsa, pero la falta de apetito de los inversores le hizo, otra vez, cambiar de planes. Al final, ha traspasado el 40% de Telxius a la firma de inversión KKR por 1.250 millones de euros.

Más allá de eso, no tiene intención de hacer más desinversiones y Telefónica está reduciendo su millonaria deuda (más de 47.000 millones) con la generación de caja de su actividad.

En estas jornadas, a Álvarez-Pallete le toca arengar a sus tropas para concluir un plan de negocio diseñado hace dos años. El próximo, el que llegue, previsiblemente, en un par de ejercicios, será el que lleve su firma como presidente.

Ahora en Portada 

Comentarios