El negocio de la ‘teleco’ española

Varapalo de México a Telefónica: pagará a Slim por cada llamada de sus clientes

El regulador de telecomunicaciones mexicano ha impuesto a las operadoras rivales de América Móvil un pago por cada minuto de llamada de móvil.

Telefónica
Logo de Telefónica

Casi 0,03 pesos mexicanos por cada minuto de llamada. Telefónica (al igual que la estadounidense AT&T) tendrá que pagar esa cifra a su rival local América Móvil, controlada por el magnate Carlos Slim, por utilizar su red de telefonía móvil. Era una decisión esperada desde hace semanas, aunque se desconocía el importe, que genera un nuevo problema al negocio de la operadora española en un país que no le ha dado excesivas alegrías.

La decisión del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de imponer una tarifa por el uso de la red móvil de América Móvil era cuestión de tiempo después de que la Suprema Corte de Justicia mexicana decidiera, en pleno mes de agosto, fallar a favor de la empresa de Slim en su enmienda a la reforma del sector de las telecomunicaciones de 2014, una de las medidas económicas estrella del Gobierno de Peña Nieto.

La reforma permitía a los competidores de América Móvil conectarse a su red (controla más del 65% del mercado de móvil) sin tener que pagar por ello. El objetivo era liberalizar el sector e impulsar tarifas más competitivas. Tras esa reforma, operadores como Telefónica se lanzaron al mercado con ofertas de voz ilimitadas. Una propuesta comercial que, ahora, tendrán un coste considerable para la filial mexicana de la 'teleco'.

Telefónica aún no ha hecho balance de cuánto le va a costar esta decisión, que estará en marcha a partir del próximo año, pero ya ha expresado su "preocupación". "Esta alteración de la política pública constituye un verdadero cambio de las reglas del juego sobre las que las empresas del sector, como Telefónica, habíamos basado nuestras decisiones en los últimos años; decisiones como inversión, ofertas ilimitadas de voz, evolución tecnológica, mayor oferta de servicios y atención a clientes", ha criticado a través de un comunicado.

Además, la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete asume que "considera que esta decisión pone en riesgo lo que se ha conseguido hasta el momento con importantes consecuencias en la competitividad, en las inversiones del sector y en el desarrollo de las comunicaciones en México". Se trata de un país donde Telefónica, a diferencia de España, aumenta sus inversiones, aunque sólo un 1,2% entre enero y septiembre, 132 millones de euros.

Menos accesos móviles

Es un golpe porque, antes de esta decisión, los ingresos de la filial iban a la baja en el conjunto de año. En concreto, se recortaron un 5,7% en los nueve primero meses (1.002 millones de euros). Sin embargo, repuntaban entre junio y septiembre (también un 5%). Fue un semestre atípico porque, tras los seísmos de septiembre, Telefónica dio, durante tres días, servicio gratuito de llamadas, mensajes de texto y WhatsApp.

En cambio, sus accesos móviles en México, sobre los que se impondrá la nueva tarifa, caen en lo que va de ejercicio. A cierre de septiembre se redujeron un 5,4%, hasta sumar 24,5 millones.

Antes de que se conociera la decisión del regulador, el consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá aseguró, en la conferencia de analistas de resultados hasta septiembre, que la nueva regulación "tendrá un impacto en nuestro Oibda [beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones] en México, pero aún es muy pronto para cuantificar el potencial impacto". El impacto lo notará a partir del próximo 1 de enero.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios