Viernes, 21.09.2018 - 04:41 h
Los dos últimos acuerdos se suman al de Microsoft

Telefónica tira de Amazon y Google para elevar sus estancadas ventas en la nube

Hizo crecer sólo un 2% sus ingresos en ‘cloud’ durante 2017. Cierra con estos gigantes ‘tech’ y Microsoft acuerdos de distribución de sus servicios.

El negocio de Telefónica en la nube.

Telefónica quiere hacer crecer su negocio en la nube. Tras un año 2017 marcado por un estancamiento en los ingresos en esta división, la ‘teleco’ ha tirado de acuerdos de distribución con Amazon, Google y Microsoft. Incluye soluciones tecnológicas de estos gigantes en su portfolio de servicios. El objetivo: acelerar en un área que superó los 500 millones de euros de ventas en el último ejercicio, una décima parte de todo su negocio digital.

Primero fue Microsoft en marzo. Telefónica alcanzó un acuerdo para distribuir su solución en la nube Azure. A principios de este mes fue Google, con la que se ha llegado a un acuerdo comercial para incluir su ‘suite’ de colaboración en la nube (que incluye la elaboración de documentos, correo electrónico, almacenamiento, calendario…).

Ahora, la ‘teleco’ sella un pacto con Amazon, cuyo contenido es más amplio que la mera distribución de sus servicios en la nube (Amazon Web Services). Habrá equipos de especialistas formados y certificados en AWS y también un centro de excelencia dentro de Telefónica en España.

Distribuidor de terceros

Los tres pactos a los que llega la compañía presidida por Álvarez-Pallete tienen como objetivo apalancarse en las herramientas de estos gigantes para ofrecerlas a sus clientes corporativos. Fuentes oficiales del operador no desvelan el contenido de estos acuerdos, aunque todo apunta a que todos ellos se basan en una compartición de ingresos entre ambas partes.

A estos acuerdos hay que sumar los cerrados con la propia Microsoft para la distribución de su conjunto de herramientas de ofimática en la nube Office 365 (del que se vendieron 600.000 licencias en el año 2015, último en el que se reportaron datos) y con Box, el rival de Dropbox en cuyo accionariado entró a finales de 2013 y cuya solución también está en el portfolio para empresas.

Un negocio estancado

Hasta el pasado año, el negocio en la nube no había dejado de crecer a doble dígito anualmente en Telefónica. En 2014, primer ejercicio donde se desglosan estos ingresos de la división digital, sumaron 342 millones de euros, un 25% más que el año anterior, según queda reflejado en los resultados anuales de ese ejercicio.

En los siguientes ejercicios, el crecimiento se ha mantenido : un 17,5% en 2015 y un 26,6%, en 2016. ¿Y en 2017? La mejora fue minúscula (un 1,7%), hasta situarse en los 518 millones de euros. Es en este ejercicio donde hace hincapié en algo importante: la mejora de sus capacidades pasa por el desarrollo de centros de datos propios y “acuerdos con terceros”. Esos acuerdos que ahora se están poniendo sobre la mesa.

Pese a todo, la nube sigue siendo un segmento de negocio muy pequeño respecto al total de la empresa. Representa un 10% de todos los ingresos totales de servicios digitales (el vídeo sumó casi 3.000 millones en el ejercicio 2017). Con ello es el segundo, por delante de la ciberseguridad y otros.

Dos compras, con diferente signo

En el pasado, Telefónica sacó la chequera para adquirir dos startups vinculadas a la nube. Y las dos arrojaron un resultado muy distinto. Una de ellas fue EyeOs, que dos años después fue ‘desconectada’ tras fuertes pérdidas (eliminando su solución de escritorio virtual del portfolio de la teleco).

La otra compra fue Acens, la ‘startup’ de alojamiento web (hosting) que estaba en manos del fondo de capital riesgo Nazca Capital. Pagó por ella unos 80 millones de euros. En el ejercicio 2016 (último disponible en el Registro Mercantil, pues Telefónica no desglosa sus cifras de manera individualizada), la compañía sumó 44,7 millones de euros de ingresos y unos beneficios de algo más de 2 millones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios