Martes, 19.11.2019 - 13:27 h
En plena negociación

Telefónica y Atresmedia ultiman un pacto de socios para no atarse con 'su Netflix'

La teleco y el grupo televisivo perfilan un acuerdo que sea lo más igualitario posible de su filial para hacer frente al gigante del streaming.

Telefónica Atresmedia
Silvio González (Atresmedia) y Emilio Gayo (Telefónica) en la firma del acuerdo.

Telefónica y Atresmedia no quieren perder ni una sola oportunidad de producción audiovisual de series o películas. Y ambos grupos trabajan para dejarlo negro sobre blanco en el nuevo pacto de accionistas de la filial conjunta que crearán en las próximas semanas. Se quieren guardar el as en la manga de salvar proyectos interesantes que sean rechazados por la 'joint-venture', donde cada uno tiene un 50% del poder de voto. El objetivo es dejar la puerta abierta de iniciativas que puedan encajar a uno de ellos de manera independiente y no tanto a la sociedad conjunta.

Meses de negociaciones desembocaron en un acuerdo de intenciones entre ambas compañías que se hizo público hace ahora un mes. El acuerdo implicaba la creación de una nueva sociedad que irá destinada a producir contenido de ficción en español para distribuirlo por todo el mundo no sólo a través de sus propias plataformas (Movistar+ y la propia Atresmedia), sino también para terceros. El objetivo detrás de este apretón de manos es intentar ganar fuerza y tamaño -con el ahorro de costes que implica- ante el crecimiento de gigantes estadounidenses como Netflix o HBO y de su capacidad global de producción.

Estas últimas semanas los equipos legales de ambas compañías trabajan a pleno rendimiento para elaborar el pacto de accionistas, con el fin último de que éste sea lo más igualitario posible. En el anuncio del acuerdo, el pasado mes de septiembre, ya lo dejaban entrever: "La participación del 50 por ciento refleja el equilibrio de los dos socios en su aportación para conseguir las sinergias y el valor esperado de la operación". Y en ese contexto, las decisiones que tomar sobre las producciones que abordar (y cuáles rechazar) se antojan importantes.

Esta filial aceptará proyectos de producción para desarrollarlos de manera conjunta. Sin embargo, ¿qué sucede si ese proyecto que se debate en el seno de la filial no convence a una de las dos compañías? Es lo que está trabajándose en estas semanas. Se pretende incluir en el pacto de accionistas una especie de 'derecho de tanteo': si es Telefónica quien no aprueba el desarrollo conjunto, Atresmedia pueda acogerlo y llevarlo a cabo de manera directa al margen de la operadora. De esta forma intentan protegerse de cara a posibles conflicto de interés en el futuro.

No será el único punto que plasmen en ese pacto de socios. El reparto de empleados y de activos, las posibles causas para disolver la alianza y otros aspectos se debaten en esta negociación. La sociedad aún no se ha creado formalmente, pues lo firmado en septiembre fue un acuerdo de intenciones que debe ser aprobado por la comisión delegada de la teleco española y, finalmente, por su consejo de administración.

Dos grupos que aún compiten

No hay que olvidar que, pese a esta alianza, ambos siguen compitiendo con sus propias plataformas por el mercado audiovisual y el publicitario. Y aunque en el pasado han compartido producciones, ambos cuentan con sus propios canales e, incluso, sus servicios de pago de vídeo bajo demanda (Movistar Plus Lite y Atresplayer Premium). La operadora de telecomunicaciones ha invertido más de 100 millones de euros al año en la creación de series propias, como 'La Peste' (Alberto Rodríguez), o 'Arde Madrid' (Paco León). Mientras tanto, el grupo audiovisual ha hecho un importante esfuerzo tanto en su división de cine como de series para sacar adelante productos como 'Vis a Vis' o 'La Isla Mínima'.

¿Qué negocio hay en juego? Es imposible saberlo con exactitud, porque ninguna de las compañías desglosa cuánto de sus ingresos proceden de producciones propias (y su distribución). La teleco opera toda esta división a través de su filial Telefónica Audiovisual Digital, que generó unos ingresos de 1.760 millones de euros durante el pasado año por la venta de contenidos a otras empresas del grupo -que las distribuyen a través de los paquetes convergentes que incluyen la televisión de pago- y 42,9 millones de euros por publicidad. En el caso de Atresmedia, valoraba a cierre del año pasado en más de 53 millones de euros sus programas de producción propia y en curso.

Otras alianzas

Este movimiento de Telefónica no es el único en las últimas semanas. La operadora también ha completado una alianza con Prosegur para atacar el segmento de la seguridad. Y lo ha hecho con una modalidad diferente a la de Atresmedia. En vez de crear una sociedad nueva 'ad hoc' al 50%, la operadora ha decidido comprar -con un pago, sobre todo, en acciones de autocartera- el 50% de la división de alarmas de la empresa controlada por la familia Gut Revoredo. De esta manera, como sucede con Atresmedia, la teleco busca influir en las decisiones de negocio para tratar de explotarlo y diversificar sus ingresos.

En los últimos tiempos, sí que ha repetido el esquema que va a llevar a cabo con el grupo audiovisual dueño de Antena Tres y La Sexta. Lo hizo con Caixabank, con quien creó en el año 2014 Telefónica Consumer Finance para gestionar la financiación de los teléfonos móviles y con la que ahora ha lanzado su servicio de préstamos rápidos Movistar Money. Lo hizo también con el gigante asiático China Unicom, con quien creó Smart Steps Digital para explotar el 'big data' en 2016 y a la que recientemente se ha incorporado JD.com en una ampliación de capital. Y lo hizo con Amancio Ortega, con quién levantó una sociedad nueva, Pontel Participaciones, con la que entre ambos gestionan el 60% de Telxius, su filial de torres de telecomunicaciones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING