Miércoles, 11.12.2019 - 20:37 h
Dos semanas después

Telefónica apuntala el plan de salidas y el convenio con una subida salarial del 1,5%

La operadora acepta todas las grandes revindicaciones de los sindicatos, con el objetivo de firmar la próxima semana ambos documentos.

Telefónica afronta la recta final del convenio
Telefónica afronta la recta final de la negociación del convenio. / EFE

Últimos flecos en la negociación más rápida de los últimos años. Telefónica afronta este martes una reunión clave con los sindicatos para tratar de pactar definitivamente el convenio colectivo para los 25.000 empleados de la compañía en España. Faltan algunos aspectos secundarios, después de que la compañía haya accedido a una subida salarial del 1,5% anual y a la eliminación de la movilidad geográfica obligatoria para el personal.

El pasado día 10 de septiembre el consejo de administración de Telefónica dio luz verde, después de meses de mucho interés en la plantilla, a un nuevo Plan de Suspensión Individual (PSI). Se trata de la segunda edición del plan de bajas incentivadas para mayores de 53 años. Este paquete está vinculado al nuevo convenio colectivo y regirá las condiciones para los próximos tres años. Ahora se afrontan encuentros decisivos para poder cerrarlo cuanto antes.

La primera propuesta que puso sobre la mesa al día siguiente de ese consejo se acercaba mucho a las pretensiones de los sindicatos. Hubo dos avances significativos. Por un lado, la subida salarial, que estaba cerca del objetivo de los sindicatos. Por otro, la eliminación de la movilidad geográfica. Esta era una línea roja que habían marcado CCOO y UGT en las conversaciones que se iniciaron el pasado verano. De hecho, cuando la dirección de Telefónica España lo planteó como posibilidad, saltaron las alarmas ante lo que implicaba "poner patas arriba la organización".

Los avances

Ambos sindicatos confirman que ha habido avances significativos. En los últimos días ambas partes han intercambiado documentos antes de la reunión clave que se mantendrá este martes. En ella se analizarán algunos de los puntos que aún quedan pendientes. "Son entre siete y ocho puntos, que queremos mejorar de su propuesta", apuntan desde CCOO. En el caso de UGT, ponen nombres a esas exigencias: la consolidación del complemento de IT por causa de baja por enfermedad y una revisión salarial algo superior "acorde a los años anteriores".

En el otro lado, el de las mejoras, despuntan algunas muy significativas como el incremento de los vales de comida hasta los 11 euros; la progresiva subida de la compensación del turno de tarde, o la garantía de empleo y no segregaciones durante la vigencia del convenio. A esto también suman el aumento del tiempo en permisos retribuidos o algunas propuestas vinculadas a la conciliación.

Según explican fuentes sindicales, la compañía ha accedido a las principales reivindicaciones que aún quedaban pendientes. Entre otras la paga de productividad de 300 euros en 2020 y 300 en 2021 (el 50% se consolida en el salario de los empleados) o el premio por los servicios prestados a los empleados incluidos en el PSI. Este viernes habrá reunión antes de la firma definitiva.

Negociación 'exprés'

Con todos estos ingredientes sobre la mesa, es evidente que el avance se ha hecho en tiempo récord. Desde la compañía presidida en España por Emilio Gayo no se quiere alargar más de la cuenta la negociación del convenio, sin el cual no van a poder poner en marcha el plan de bajas a partir del próximo mes de octubre (que supondrá un ahorro de hasta el 40% por empleado a medio plazo). Un plan de bajas que es una de las medidas de ahorro planteadas al mercado tras un verano difícil en bolsa.

Para contextualizar habría que recordar la negociación del convenio en Orange España, que se alargó durante más de siete meses con un duro 'tira y afloja' entre la dirección y los sindicatos. Éstos exigían mejoras acordes a la buena situación económica de la compañía, que en los dos últimos años ha logrado consolidarse como el segundo operador por ingresos. ¿La razón? La operadora francesa alertaba de la situación de dura competencia en el mercado de las telecomunicaciones español, con un viraje hacia el 'low cost'.

El PSI, una de las dos medidas

Este pacto, para el que ya se han dado muchos pasos, es sólo una de las dos grandes medidas aprobadas en el 'sanedrín' del 10 de septiembre. La otra: explorar la venta de más torres de telecomunicaciones que la compañía tiene, principalmente, en sus cinco grandes mercados. El objetivo de esta medida, cuya ejecución se abordará durante los próximos meses, es hacer caja y lograr otro recorte de la deuda.

Desde ese consejo, que Álvarez-Pallete adelantó en plena presión de los mercados, las acciones de Telefónica se han elevado ligeramente casi un 3% hasta niveles previos al 'agosto negro' en el que se llegaron a desplomar por debajo de la barrera psicológica de los 6 euros. Desde esa fecha, la operadora ha planteado dos medidas que van en la dirección de diversificar los ingresos en España: las alianzas societarias con Prosegur (alarmas) y con Atresmedia (cine y series).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING