Martes, 10.12.2019 - 09:14 h
Vodafone mantiene su mejora en móvil

Telefónica tropieza en el robo de clientes por el fútbol y Orange logra más oxígeno

La guerra ha sido menos intensa, sin grandes rebajas. Movistar mantuvo la tendencia a la baja en portabilidad y Orange sigue ligeramente al alza.

Lionel Messi celebra un gol
El fútbol se ha convertido en un argumento comercial para las grandes telecos. / AFP7

Queda apenas una semana para dar por finalizada la llamada guerra del fútbol del verano. La pelea entre las grandes operadoras de telecomunicaciones deja algunas tendencias, especialmente entre las dos que sacaron la chequera para hacerse con los millonarios derechos televisivos. Telefónica pierde más líneas de las que roba en el fijo y en el móvil, mientras que Orange gana algo de oxígeno.

El pasado mes de agosto arrancaba la segunda edición de la guerra del fútbol en España. El precedente fue muy duro para todos los contendientes. La de 2018 dejó un reguero de números rojos y muchas bajas en forma de caída de ingresos por los agresivos descuentos ejecutados por unos y otros. Todas las grandes compañías se conjuraron para intentar reducir la presión competitiva y esquivar los golpes recibidos un año atrás. Ahora se acerca el final del periodo de mayor contratación de estos contenidos y las operadoras ya miran hacia dentro para hacer recuento en este 'robo' masivo de clientes.

A falta de los datos definitivos, diferentes fuentes del mercado consultadas por La Información confirman que la tendencia en la portabilidad de líneas fijas -las que pueden señalar mejor el 'robo' de clientes con fútbol- no ha cambiado de manera significativa respecto al mes de agosto. Telefónica mantiene el tropiezo y se mantiene en rojo en este área. Orange, en cambio, ha logrado alcanzar este mes de septiembre niveles similares a los de agosto (rozó las 10.000 líneas fijas netas ganadas).

La operadora de origen francés fue algo más agresiva en las ofertas del fútbol (su puerta de acceso para tener todo el fútbol fue 85 euros en su paquete convergente frente a los 110 de Telefónica) y además tuvo algo más de tiempo para ejecutar sus ofertas. En el caso de Movistar, se guardaron algo de munición comercial para usarla sólo en caso de que el mercado se calentara con más promociones. Y eso no ha sucedido. Lo único que sí que han mantenido es un recorte de precios del 50% durante los tres primeros meses hasta final de año.

Al margen de los dos dueños del fútbol, hay otra batalla soterrada: Másmóvil y Vodafone. Y en este sentido, la operadora liderada por Meinrad Spenger ha vuelto a liderar, según las cifras provisionales hasta esta semana facilitadas por varias fuentes, los robos de clientes tanto en fijo como en móvil. En el mes de agosto sumaron entre 15.000 y 20.000 líneas en ambas modalidades.

Vodafone gana algo de aire

En el caso de la operadora británica, que acumula varios trimestres de duros golpes, logra sostener el cambio de tendencia que se vio en los meses de julio y agosto. A principios de esta semana, la compañía ganaba posiciones en el móvil, gracias, en buena parte, al buen rendimiento que está teniendo su segunda marca 'low cost' Lowi. En el fijo no logrará alcanzar una ganancia neta. Hay que tener en cuenta que entre enero y junio, la operadora se había dejado casi 190.000 clientes de móvil.

La fortaleza de Másmóvil y de la rumana Digi -el gran ganador junto al operador amarillo- en el segmento del 'low cost' ha hecho que las dos grandes compañías también se vean resentidas en este segmento. Tanto Orange como Movistar han mantenido en lo que va de septiembre la misma tendencia negativa con pérdidas netas, según las mismas fuentes.

La otra gran conclusión que dejan estas tres semanas y media de mercado es que Euskaltel sigue sufriendo pérdidas netas en portabilidad tanto en fijo como en móvil. Ya en julio sufrió un primer golpe que le llevaron a ejecutar el fuerte descuento del 70% en su paquete convergente premium -que despertó los recelos del resto de competidores-. Esta circunstancia puede ser clave en el potencial lanzamiento de Virgin en todo el ámbito nacional el próximo mes de otoño. La necesidad de crecer en el mercado ejercerá presión en la compañía vasca, hoy controlada por el fondo británico Zegona.

Con todo, la guerra ha sido menos guerra que en otras ocasiones. La agresividad comercial se ha rebajado y los cambios de compañía de clientes se han mantenido a la baja, como sucedió en los meses anteriores al verano, según las cifras oficiales de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Los clientes más aficionados al fútbol que estaban en Vodafone ya se mudaron de compañía el año pasado después de que perdieran El Partidazo de La Liga y la Champions. Quedan apenas unos días para que termine el periodo más duro de esta pelea comercial. La cuenta atrás ha comenzado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING