Viernes, 19.10.2018 - 20:30 h
La crisis argentina golpea la cotización

Telefónica salva el 'efecto Macri' pero se juega la mitad de su negocio en América

La teleco acumula en el continente 25.500 millones de ingresos anuales, algo menos de la mitad de lo logrado en todo el mundo, y varias OPV pendientes

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.
Telefónica se la juega en Latinoamérica. / José González

Se la juega en el mercado americano: casi un tercio de los 52.000 millones de euros ingresados al año en todo el mundo… y varias operaciones de venta de activos que, al menos sobre el papel, podrían aliviar de manera significativa la deuda de Telefónica. El colapso en Argentina y su posible efecto contagio al resto de países ha puesto en alerta a sus inversores.

Las alarmas en Argentina saltaron la pasada semana. El Gobierno debía pedir un adelanto del rescate del FMI (Fondo Monetario Internacional), lo que le ha obligado a un duro plan de ajuste y a la implantación de un impuesto a la exportación. Las acciones de la operadora presidida por José María Álvarez-Pallete, ya en declive por el golpeo sistemático en los mercados al sector de las telecos en los últimos meses, han caído a mínimos históricos.

Un negocio milmillonario

Lo que Telefónica tiene en juego es, en primer término, el negocio en Argentina. El país representa apenas el 6,7% de todos los ingresos de la operadora en el mundo. En 2017 logró 3.495 millones de euros en este mercado, frente a los 52.000 millones que obtuvo de manera global. Tras una significativa subida en 2015 no ha dejado de caer.

Telefónica negocio Argentina

En las cuentas semestrales, la propia teleco advertía que los riesgos en el corto plazo persisten en el país latinoamericano: “Principalmente por la elevada inflación y por la necesidad de corregir el déficit fiscal para no ser dependiente de su financiación”. Sobre la política del Ejecutivo, la operadora insistía en que su agenda “se centra en la corrección de los desequilibrios macroeconómicos existentes y en la recuperación de la confianza internacional en el país”.

Al margen de Argentina, el mayor problema hay que encontrarlo fuera de esas fronteras. Un posible efecto contagio en el resto de mercados latinoamericanos podría acarrear dificultades en otros como Brasil, que sí tienen una entidad muy significativa en el total. En concreto, sólo esta última filial sumó algo más de 12.000 millones de euros de ingresos durante el ejercicio pasado y es de los pocos que han mantenido una tendencia alcista continuada en el tiempo. Hispanoamérica ingresó 12.552 millones. Por tanto, entre ambos concentran 24.500 millones, prácticamente la mitad de todo el negocio de Telefónica.

Sólo la fuerte depreciación de las monedas locales representa temor fundado. En el segundo trimestre del año, según confirmaba ante analistas la responsable financiera, Laura Abasolo, la caída del real brasileño y el peso argentino respecto al euro fue la mayor causante de la reducción de 445 millones de euros en el resultado operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (Oibda) por este capítulo respecto al año anterior, un 23% más que en el primer trimestre.

Las ventas pendientes

Pero no sólo el negocio puro está en juego. También la llamada ‘Operación Verónica’ a la inversa. Con la venta de la filial británica O2 enfriada -la pasada semana, el presidente de la compañía confirmó que no se dan las condiciones en los mercados para ello-, la compañía se plantea utilizar sus filiales allí para potenciales ventas con las que reducir la abultada deuda financiera, que a cierre del segundo trimestre se situaba en los 43.600 millones de euros.

La venta de la propia filial argentina estaba sobre la mesa, con la contratación incluso de varios bancos de inversión para sondear el apetito del mercado en una posible salida a bolsa. La operación, con la que esperaban ingresar hasta 800 millones de euros, sigue en suspenso ante el escenario macroeconómico del país.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios