Miércoles, 13.11.2019 - 00:34 h
Deja en tierra a 600.000 turistas

Thomas Cook, 22 millones de clientes y 10.000 millones de ingresos, a la quiebra

La empresa turoperadora ha quebrado tras no poder asumir su nivel de deuda ante las exigencias de la banca a Fosun. 

Gráfico cifras Thomas Cook
 

Thomas Cook, el touroperador más antiguo del mundo, ha quebrado. Un imperio de más de 10.000 millones de euros de facturación y 22 millones de clientes que no ha soportado la presión de la deuda y ha echado el cierre dejando en tierra a más de 600.000 turistas. Ahora será el Gobierno británico el que deba hacer frente a una gran repatriación -la más importante desde la II Guerra Mundial- al tratarse de una firma de esta nacionalidad, para la que, según diversas fuentes, ya existe un plan de contingencia.

España será uno de los países, más allá de Reino Unido, más afectados por el cierre de la compañía, ya que el turismo de 'sol y playa' es uno de los grandes atractivos para los clientes habituales del touroperador británico. Solo el año pasado, la aerolínea trajo a nuestros aeropuertos a 3,6 millones de turistas y ahora ha dejado en tierra a miles de ellos con Canarias, Baleares, Andalucía y Cataluña como regiones más afectadas. Pero también habrá problemas para los hoteleros, ya que consideran que "el daño se ha hecho al sector". 

Cada cifra del imperio es más llamativa que la anterior. Para conseguir los más de 10.000 millones de euros de ingresos, la compañía turística empleaba a 22.000 trabajadores, de los que la mayoría, según sus propias palabras, aún no han recibido una comunicación oficial al respecto de la situación de la compañía. Un gigante con más de un centenar de aeronaves y 200 hoteles en más de una docena de países que se ha ido a la quiebra tras más de cien años en operación. Pero, ¿cómo ha llegado la compañía a este punto?

La deuda de más de 1.000 millones de libras ahogaba a la firma turística. Fue entonces cuando Fosun, el grupo chino accionista de la británica, puso sobre la mesa su intención de salvar la compañía. Para ello, debía invertir en el touroperador 900 millones de libras -unos 1.200 millones de euros- a modo de rescate. En cambio, los bancos -entre los que se encontraban RBS y Lloyds- aumentaron sus exigencias de fondos de cara a la temporada de invierno, algo que la asiática no ha conseguido cumplir y que ha llevado a esta situación. 

El plan pasaba entonces por una actuación conjunta del que ya era el mayor accionista y las entidades bancarias. Fosun inyectaría 450 millones de libras en el touroperador, a la vez que adquiriría el 75% de la división de operaciones turísticas de la compañía y el 25% de su unidad de línea aérea. Por su parte, acreedores y bancos inyectarían otros 450 millones de libras, a cambio de trasformar su deuda en una participación del 75% en la aerolínea y el 25% de la unidad de operación turística.

A medida que pasaban las horas, este plan se iba desbaratando y algunos hoteleros españoles decidieron salir al rescate para evitar lo que consideran un "gran daño" en el sector turístico nacional. Así, durante todo el fin de semana empresarios y Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, estuvieron reunidos con el fin de "tratar de evitar" la quiebra de la compañía. "Pero no ha sido posible", decía la titular de la cartera, Reyes Maroto, este mismo lunes.

En este sentido, los hoteleros nacionales quisieron apoyar al CEO de la compañía, Peter Fankhauser, con más de cien millones de euros para tratar de salvar la compañía y evitar las consecuencias para este sector. La intención era presentar este dinero como garantía a los bancos para poder hacer frente al negocio de cara al invierno y poder recuperar el dinero en un plazo de tres o cuatro años al confiar en su capacidad de venta. Pero la solución 'in extremis' no llegó a buen puerto.

Ahora solo queda tratar de paliar las consecuencias que esto pueda tener sobre el turismo nacional a nivel sector y sobre los hoteleros en particular, por lo que el Ejecutivo ya se ha puesto en guardia y convocará en los próximos días "una reunión para analizar las consecuencias y definir una hoja de ruta para dar solución a una situación que, sin duda, tenemos que trabajar de la mano con las comunidades autónomas", señalaba Reyes Maroto. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios