Viernes, 13.12.2019 - 11:41 h
Verano negro en las islas

"Hay facturas pendientes de 100.000€": Canarias pierde a Thomas Cook y Ryanair

La quiebra de la británica y el cierre de bases anunciado por la irlandesa se une a la falta de modernización de destinos y el Brexit. 

Hotel Dunas Maspalomas
El turismo en Canarias tiembla: deudas a los hoteles y sin Thomas Cook ni Ryanair.

Los problemas del turismo vuelven a cebarse con Canarias. El cierre de las bases de Ryanair en las islas, la quiebra del touroperador Thomas Cook... Esta región está viviendo uno de sus veranos más negros en lo que a turismo se refiere. A unos datos de cierre de julio que ya de por sí no eran nada buenos hay que sumar los últimos problemas empresariales. Los hoteleros se han puesto en guardia ante el temor de impagos millonarios además de una caída de las llegadas de viajeros a sus zonas de cara a la temporada de invierno. 

Esta comunidad autónoma cerraba el mes de julio, último con datos oficiales disponibles, con una caída de las llegadas de casi el 8% con respecto al mismo mes del año anterior -que se quedaba en un 3,5% en el acumulado anual-, según el Instituto Nacional de Estadística. A esta cifra hay que unir ahora dos situaciones clave: el anuncio de cierre de las bases de la 'low cost' irlandesa Ryanair y la reciente quiebra del touroperador británico. Todo ello ha vuelto a poner sobre alerta al sector que, ya de por sí en guardia en los últimos meses, teme una caída aún más estrepitosa en temporada baja que deje el cierre del ejercicio bajo mínimos. 

Con las cifras sobre la mesa se puede ver claramente la razón del temor de los hoteleros canarios. Ryanair es la primera aerolínea en número de pasajeros transportados a las islas, tomando como referencia los datos de 2018 que aporta Aena, con más de 6,44 millones de turistas que volaron en sus aviones hacia Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura. Estos tres primeros destinos en las islas verán como las bases de la aerolínea cierran sus puertas el próximo mes de enero. Pese a que esta decisión no supone dejar de operar las conexiones, los hoteleros temen que se recorten las líneas y, como consecuencia, el número de viajeros. 

La segunda marca en número de turistas transportados a las islas, con permiso de la regional Binter, es la recién quebrada Thomas Cook. Solo las filiales británica y escandinava -ambas han cesado operaciones este mismo lunes- llevaron a las islas del Atlántico a más de dos millones de viajeros. Tenerife Sur, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura... todos estos aeropuertos han visto cancelados vuelos de la británica y unos 30.000 turistas se han quedado varados en las islas. 

Entre ambas compañías, sumarían más de 8 millones y medio de viajeros que transportaron en sus aviones y que ahora quedan en el aire. Además de que esta crisis ataca a las dos tipos de turismo principales: el del viajero 'low cost' de Ryanair y el que prefiere la opción del 'todo organizado'. Esta es la principal preocupación de los hoteleros en un mercado que el año pasado recibió 45 millones de pasajeros, por lo que las cifras de estas dos compañías suponen casi un 20% del total. 

A todo ello hay que unir, además, la falta de modernización de destinos y el Brexit, unido a la recuperación de destinos del norte de África y Oriente Medio, lo que ha hecho resurgir temores que parecían ya anclados en el pasado. Desde el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo señalaban hace unos días la necesidad de recuperar los clásicos destinos de 'sol y playa' que empezaron a ganar auge a nivel internacional en los años sesenta. Desde entonces, muchos de ellos apenas han sufrido modernización alguna y las partidas dedicadas a este fin fueron paralizadas ante la falta de Presupuestos del Estado. 

Pese a todo ello, las últimas cifras mostraban un hilo de esperanza para los empresarios: las llegadas de turistas son menores, pero han gastado más, ya que la cifra que desembolsa cada viajero que llegó a las islas en el mes de julio aumentaba en un 5,8% gracias también a una subida del 2,2% de la duración de las estancias. 

Deudas en los hoteles

La quiebra de Thomas Cook no solo ha dejado turistas varados y dudas sobre el futuro del sector en Canarias. También deudas a los hoteleros de las islas -y del resto de España- que serán, según fuentes del sector, de difícil cobro. La compañía, más allá de la aerolínea del mismo nombre, llevaba a cabo la contratación de paquetes completos con hoteles locales. Estos serán los mayores damnificados, más allá de los propios turistas, al ver como facturas de miles y miles de euros se quedan sin cobrar. 

Según señalan fuentes del sector, el último pago realizado por la compañía fue a día 31 de julio, lo que quiere decir que todas las estancias de turistas del mes de agosto y hasta hoy mismo, no han sido "ni serán por ahora" pagadas a los hoteles. "Hay establecimientos con facturas pendientes de unos 100.000 euros", confirman. Algunas grandes hoteleras, como Meliá, ya han explicado que no cobrarán a los viajeros que lleguen a partir de ahora a sus establecimientos con una reserva del touroperador, pero otros más pequeños tienen dudas sobre cómo actuar y son los más dañados por su dependencia de estas firmas.

Para tratar de minimizar los problemas, el Ejecutivo se ha movilizado cerrando una reunión para este mismo martes en la que comunidades autónomas, empresarios y representantes del Ministerio de Turismo y el de Fomento tratarán de buscar soluciones a corto plazo para el sector. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING