Jueves, 20.06.2019 - 11:38 h
Previsiones económicas de la teleco

La tormenta perfecta de Vodafone España impide ver todos sus ahorros por el fútbol

La caída de ingresos y los costes del fútbol que hoy mantienen en su oferta se mantendrán hasta mediados del año que viene, donde esperan ver la luz.

Coimbra quiere demostrar que se puede vivir sin fútbol en Vodafone
Coimbra quiere demostrar que se puede vivir sin fútbol en Vodafone. / EFE

Vodafone sufre una tormenta perfecta en España: un recorte de ingresos, por la guerra de tarifas, combinado con unos costes del fútbol que aún perviven en sus cifras de negocio, pues este año aún mantiene ocho partidos de La Liga en su oferta en la última temporada antes de abandonar definitivamente estos contenidos. Esa sacudida ha pasado factura a sus cuentas. Y, además, va a impedir a la operadora británica demostrar antes del próximo año su teoría sobre estos contenidos deportivos: el ‘no’ a su adquisición saldrá rentable a largo plazo. “Empezaremos a percibir la mejora a partir de nuestro segundo trimestre [desde junio del próximo año]”, asegura el consejero delegado de la compañía, Antonio Coimbra.

Fue en pleno verano. En el mes de julio. Vodafone dio calabazas a Telefónica. Tras meses de estudio y análisis, la compañía lanzaba un órdago: quería demostrar que se puede vivir sin fútbol en el sector de las ‘telecos’, pese a que el resto de los competidores sí lo tendrá. No compró ni la Champions League para las tres próximas temporadas (desde este año 2018), ni La Liga desde 2019. Mantenía por tanto para este periodo arrancado en agosto todos los partidos de la 2ª División y ocho partidos de 1ª.

Se inició ahí una batalla entre Orange y Telefónica para robar el máximo número de clientes con fútbol de la operadora británica. Durante el trimestre entre julio y septiembre, que concentra buena parte de la contratación de cara a la temporada futbolera, perdió 66.000 clientes de televisión, la inmensa mayoría de fútbol. Una cifra que está “muy en la línea” de las previsiones establecidas en verano. ¿Y en octubre? “Seguiremos perdiendo, pero la mayor parte de los clientes que lo quieren se han ido”, apuntó Coimbra. Por tanto, el resultado: dos tercios de los que pagaban por este contenido deportivo se han quedado en sus filas. Al menos, por ahora.

Recuperación en varios trimestres

Las consecuencias ya son sabidas: una nueva caída de ingresos y de rentabilidad y una provisión millonaria ante la previsión de que la caída se mantendrá en el tiempo. Esa es la fotografía actual. Aún así, en el seno de la dirección de la operadora británica están convencidos de que esta estrategia traerá sus frutos en el medio plazo. Sin embargo, habrá que esperar.

“Esperamos que en los próximos trimestres los ingresos caigan en la línea del último trimestre; los costes se mantendrán ahí”, augura Coimbra. Ese ajuste en las ventas tiene que ver con los fuertes descuentos firmados durante estos últimos meses de locura, con hasta el 50% en la tarifa durante dos años. Desde la operadora están convencidos de que se recuperará el crecimiento en el Ebitda y en los ingresos a partir de su segundo trimestre fiscal del próximo año -entre junio y septiembre-.

¿Y los costes del fútbol? Estiman que haya un ahorro más que significativo tanto durante el próximo año como el siguiente. Hasta esta temporada, Vodafone pagó 240 millones, por toda la 1ª y 2ª División (incluido el Partidazo) y la Champions. Este año pagarán 150 millones. Es decir, ya hay un ahorro de 90 millones. A partir del próximo ejercicio, no se pagará nada, según precisó Coimbra, quien recordó que, debido al método de cálculo, los costes unitarios (por cliente) del fútbol es de 950 euros al año frente a los 450 euros que afrontan la competencia.

A esto, la empresa suma una mayor normalización en el mercado y la rebaja de la agresividad. De hecho, las peticiones de portabilidad tanto en Vodafone como en el resto de competidores ha vuelto a los niveles de julio, antes de la carrera del fútbol. Quedan unos trimestres complicados para Vodafone, que quedan reflejados en el fuerte ajuste de valoración de los activos de su filial. La tormenta perfecta que le golpea no le permite ver la luz, al menos, por ahora. Quieren demostrar que la vida sin fútbol es posible y los resultados deben aparecer a partir de la segunda mitad del próximo año.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios