Martes, 18.02.2020 - 10:55 h
Más de 11 millones de pérdidas acumuladas

El agujero negro de los Tous: Dayaday, el negocio abonado a los números rojos

La familia hizo varias ampliaciones de capital millonarias que no sirvieron para levantar el negocio. Han anunciado un ERE para toda la plantilla.

Tous
 

La familia Tous, propietaria de la marca del mismo nombre, lleva años como una flecha en los negocios. La conocida marca del oso hace que cada ejercicio facturen de más de 400 millones de euros en todo el mundo, según las cifras de 2018, últimas disponibles. Pero no todos los negocios les han ido tan bien y su incursión en el mundo 'low cost' a través de Dayaday terminará en las próximas semanas con un ERE de extinción y el cierre de las tiendas, tal y como la propia marca ha comunicado este jueves a sus empleados y ha adelantado este medio. 

Dayaday, capitaneada por Laura Tous, ha ido cosechando año a año importantes números rojos desde que fuera rescatada del concurso de acreedores de la gallega Pórtico, su anterior propietaria, y adquirida por esta familia por alrededor de 1,6 millones de euros. 2013 fue el único año en el que el resultado de la compañía consiguió ser positivo, por apenas 29.000 euros. 

Desde entonces, las pérdidas han ido acrecentándose año a año hasta acumular más de 11 millones en apenas cinco ejercicios. El primero con pérdidas fue el de 2014, el primer año completo tras la adquisición de la compañía. 1,4 millones de euros se dejó entonces Casual Dreams SL, el nombre de la sociedad en la que se aloja la marca, que ya contaba con 148 empleados, según los datos del Registro Mercantil. El capital social de la compañía era entonces de cinco millones de euros. 

También en ese año Dayaday comenzó a seguir una estrategia que le funcionó a Tous, unirse a El Corte Inglés a través de la apertura de 'corners' en sus centros comerciales. A cierre de 2013, según las cuentas, no había ninguno de esos espacios en marcha, pero apenas un año después, a finales de 2014, ya había 22 en funcionamiento. Del mismo modo, en ese ejercicio se abrieron cinco tiendas propias más.

Pese a seguir creciendo en tiendas y empleados -hasta llegar a las 73 y 228, respectivamente-, la marca 'low cost' de los Tous hundió aún más sus números rojos y cerró el 2015 con unas pérdidas de 1,83 millones de euros. Fue precisamente en ese ejercicio cuando la familia inyectó siete millones de euros a su capital, haciendo que este indicador se duplicase. Pero era solo el principio de la maquina de quemar dinero en la que se convirtió después la firma. 

En 2016 la compañía alcanzó el número más alto de tiendas, 81. También fue el año en que la familia Tous llevó a cabo más ampliaciones de capital, cinco, que le sirvieron para que este llegase hasta los 17,5 millones de euros. Al mismo tiempo, las pérdidas seguían aumentando y ya alcanzaban los 2,6 millones. El número de tiendas propias, las que consumen más recursos, comenzaba entonces a decrecer. 

El último año del que existen datos en el Registro Mercantil, el 2018, fue un año de ajustes. Menos empleados -228-, menos tiendas propias, menos ingresos y más dinero a la sociedad. En este ejercicio, sus propietarios llevaron a cabo tres nuevas ampliaciones de capital en enero, agosto y diciembre, respectivamente, hasta llegar a los 21,7 millones con los que cerraron el año. Las pérdidas eran cada vez más grandes y alcanzaron los 2,83 millones. 

En 2019 se llevaron a cabo ajustes más duros. De los 80 espacios con los que contaba a cierre de 2018 la firma -sumando 'corners', tiendas propias y espacios calificados como 'otros'-, a día de hoy solo quedan 49, según la propia página web de la firma. El anuncio de un ERE de extinción ha pillado por sorpresa a la plantilla y una de las razones que señalaba la gestora de la sociedad, Laura Tous, era la complicada situación de la compañía, referenciada en estos datos, y que unida a "un entorno cada vez más exigente y competitivo" ha llevado a un contexto "demasiado complejo para resolver la situación". 

Los Tous adquirieron Dayaday por razones estratégicas de crecimiento para la marca del oso, la marca principal de la familia, ya que consideraban que la operación permitía "a la compañía penetrar con fuerza en el segmento de precios bajo, en el que Tous, posicionada como firma de lujo asequible, no opera", señalaban en aquel momento. Lo intentaron de todas las formas posibles, pero no lo consiguieron y la aventura 'low cost' terminará apenas siete años después de comenzar

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING