Viernes, 21.02.2020 - 11:56 h
A las puertas de la liberalización

El tren cede terreno al avión en trayectos sin AVE y entra en vía muerta en el norte

La cuota del ferrocarril en algunas líneas sigue siendo testimonial con la entrada de competidores de Renfe a la vuelta de la esquina. 

Los usuarios de avión caen un 16% en agosto y los de tren aumentan un 2,2%
Tren VS. Avión: en los trayectos sin AVE los viajeros siguen prefiriendo volar. / EFE

Las infraestructuras de transporte han sido uno de los grandes destinos de partidas de dinero público en nuestro país desde hace décadas. Vías ferroviarias, aeropuertos, carreteras... la inversión de miles de millones de euros ha hecho que la oferta esté muy diversificada y que, cada año y en función de los diferentes trayectos, los viajeros opten por unos u otros medios de transporte. A las puertas de la liberalización ferroviaria -que permitirá la entrada de rivales de Renfe en las vías-, aún hay varios trayectos en los que el avión sigue ganando terreno al tren, como son los del norte del país. 

En concreto, a cierre de 2018 -últimos datos disponibles- el trayecto entre Madrid y Santander era en el que el avión había ganado más cuota de mercado con respecto al tren, según el último informe de la CNMC sobre el mercado ferroviario nacional. Hay también cifras llamativas en la línea que comunica Andalucía con Levante, donde el tren pierde viajeros, y otros destinos del norte del país, como las comunicaciones de Barcelona con Asturias y Galicia, en las que desplazarse sobre las vías es algo "testimonial", según se indica en el citado documento. 

Pese a todo ello, el ferrocarril sigue siendo el modo de transporte predominante en los trayectos en los que el AVE está presente. Es el caso de aquellos en los que podrá entrar la competencia a Renfe en diciembre de este mismo año: las uniones de Madrid con Valencia, Sevilla -pese a que se tendrá que esperar unos años para el cambio de la señalización por parte de Adif-, Málaga y Alicante. También en la unión de Barcelona y Valencia, que pese a no ser AVE es un trayecto de apenas tres horas para cubrir unos 350 kilómetros. En todos ellos, la cuota de los trenes rondaba el 80% a cierre de 2018. 

En el caso del Madrid - Barcelona, la joya de la liberalización ferroviaria para la mayoría de los operadores, el porcentaje de los trenes con respecto al avión lleva varios años estabilizado. Así, en 2018 la proporción se quedó en un 63,5% para Renfe, hasta ahora única firma en las vías, apenas un cuatro décimas menos que en el ejercicio anterior, cuando se cerró con un 63,9%, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. 

Por el contrario, el ferrocarril sigue perdiendo posiciones frente al avión en trayectos transversales como el ya citado Andalucía-Levante, donde el número de viajeros por tren ha caído un 1,2%, mientras que el avión ha registrado un incremento del 19,4%. Cifras parecidas se pueden ver en el trayecto Barcelona - Málaga, en el que el ferrocarril perdió un 4,3% de sus usuarios mientras que el avión ha ganado un 13,6%. 

La duración de los trayectos -siete horas en el caso de la comunicación de la Ciudad Condal con la Costa del Sol-, unida a los precios bajos que se dan en algunos de las conexiones en avión con estas zonas, hace que se disuada el uso de la alternativa terrestre. Esta misma causa es la que provoca que la cuota de mercado del ferrocarril apenas llegue al 5% en los trayectos entre Barcelona y Asturias y Galicia. 

Los trayectos internacionales

Los trayectos internacionales ya están liberalizados, es decir, ya cuentan con competencia en el mercado de viajeros y las compañías adjudicatarias de la operación de estos tramos no deberán esperar hasta el próximo mes de diciembre para poner sus trenes en las vías. Pese a ello, pocos lo han hecho por diferentes circunstancias técnicas y las cifras de la cuota de mercado distan mucho entre unas y otras rutas. 

Así, por ejemplo, en 2018 el trayecto entre Barcelona y París sobre las vías fue utilizado por un 12,6% de viajeros más que en el ejercicio anterior, mientras que un 1,3% más de usuarios eligió el avión. Situación similar la que se vivió en la línea entre la Ciudad Condal y Lyon, donde el ferrocarril ganó un 8,3% y el avión perdió un 1,9%. En el lado contrario se encuentra la conexión entre Madrid, Barcelona y Marsella, en la que el tren perdió un 17,2% y los viajes aéreos ganaron un 11,3%. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING