Miércoles, 19.09.2018 - 19:15 h
Los resultados de la red social

Twitter logra beneficios trimestrales por segunda vez consecutiva: ¿Qué cambió?

El recorte en las retribuciones en acciones a su plantilla y el aumento de los ingresos por usuario han sido claves para sus resultados.

Logos de Twitter
Logos de Twitter. 

Twitter no había logrado ser rentable hasta el pasado trimestre. La red social cerró los últimos tres meses del año pasado con los primeros beneficios de su historia. Ahora, entre enero y marzo, los vuelve a repetir. Pero, ¿qué ha cambiado para lograrlo?

El ajuste en los gastos, principalmente en las retribuciones en acciones a sus trabajadores, ha jugado un papel clave, pero también un negocio al alza, especialmente fuera de las fronteras estadounidenses, con más ingresos por usuario.

Unos ingresos al alza

La compañía cerró el primer trimestre del año con unos ingresos de 665 millones de dólares, lo que supuso un incremento del 21%. Principalmente aportado por su negocio fuera de Estados Unidos, que creció un 53% respecto al año anterior, y con un peso prácticamente calcado al del año anterior en el negocio de la explotación de sus datos.

Y todo ello con una base de usuarios que, pese a seguir creciendo, no lo hace al ritmo que lo hacía hasta 2016. Durante este primer trimestre de 2018 ha sumado 6 millones de usuarios activos mensuales (un 3% más), hasta los 336 millones. Es decir, hace más dinero a través, principalmente, de la publicidad de las personas que usan la plataforma.

Hace ahora un año, los 328 millones de usuarios activos mensuales con los que contaba generaban un ingreso medio por cabeza de 1,6 dólares. Ahora, la compañía genera 1,97 dólares por cada uno de ellos, es decir más de un 20% de incremento.

¿Cómo logran los beneficios?

Con esos mimbres, la compañía volvió a mantener los beneficios en sus cuentas: 61 millones de dólares de ganancias netas. Aquí hay que tener en cuenta que la reforma tributaria de Donald Trump les ha permitido apuntarse un beneficio fiscal de 21 millones de dólares.

Pero más allá de esos beneficios fiscales, Twitter ha mantenido controlados los gastos. En este capítulo, una de sus más pesadas mochilas la conformaban las retribuciones en forma de acciones a sus empleados. Desde la salida a bolsa, este capítulo estaba disparado. Si en el último trimestre, hubo un recorte del 26%, el del primer trimestre de 2018 ha sido del 36%. Ha pasado de desembolsar 116 millones entre enero y marzo de 2017 a 73 millones en el de este ejercicio.

Esta reducción ha sido clave para mantener a la baja los desembolsos de la red social. Con estos recortes, la suma de los costes para generar los ingresos, el I+D, el marketing y los gastos generales se han reducido desde los 588 millones de un año antes a los 549 millones de este.

Hay que recordar que la compañía ha llevado a cabo dos paquetes importantes de despidos en los últimos dos años, con el objetivo de reducir esos costes de personal.

¿Mantendrá el crecimiento?

Esto es lo logrado hasta ahora. Pero, ¿qué sucederá durante lo que queda de año 2018? Desde la empresa han advertido de que las tasas de crecimiento de lo que resta serán menos altas y serán difíciles de comparar con las del buen final de 2017.

La compañía cerró el ejercicio con más de 3.400 empleados. Esperan hacer crecer su plantilla entre un 10 y un 15 por ciento durante todo el ejercicio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios