Miércoles, 25.04.2018 - 10:31 h
Valoran su alta producción de leche

Una empresa moscovita, pionera en importar cabras españolas vivas a Rusia

Las primeras cinco Murciano-Granadinas fueron expuestas esta semana en la feria Agrofarm de Moscú, y otras 140 ya están en camino.

Una de las imágenes con las que se promociona la empresa rusa (Foto: itgsl.ru)
Una de las imágenes con las que se promociona la empresa rusa (Foto: itgsl.ru)

Enamorados de España, de su gastronomía, pero sobre todo de sus quesos, los responsables de la empresa rusa Innovaciones y Tecnologías en la Ganadería (Инновации и технологии в животноводстве) han sido pioneros en traer a Rusia cabras vivas españolas, de las razas autóctonas Murciano-Granadina y Malagueña.

"Somos los primeros en la historia de Rusia en traer cabras desde España. Hemos firmado un contrato exclusivo para la importación a Rusia de cabras españolas, además de su semen para la reproducción artificial", explicó a Efe Vladislava Smáguina, directora comercial de la firma.

Las primeras cinco cabras Murciano-Granadinas, cuatro de ellas de apenas siete meses, fueron expuestas esta semana en la feria Agrofarm de Moscú, y otras 140 ya están en camino.

Al llegar a Rusia, los animales, todos de entre cinco y siete meses, deben adaptarse al frío clima de este país, a la alimentación que se les da aquí, para seguir creciendo hasta entrar en la edad en la que ya pueden dar leche.

"Hay gente que dudaba de su adaptación al clima ruso, pero en nuestra granja (en las afueras de Moscú) tenemos ahora mismo una temperatura ambiente de cinco grados bajo cero y nuestra cabra lactante se ha adaptado perfectamente, dando tanta leche como la que daba en España", explicó Smáguina.

Quesos y leche infantil

Las Murciano-Granadinas "las usaremos para la producción de quesos (frescos, semicurados y curados) y también para alimentación infantil, ya que el sabor de la leche que da esa raza, después de su pasteurización, es tan suave que los niños la toman sin problemas", agregó.

Los maestros queseros rusos que se acercaron a Agrofarm, la feria ganadera más importante de Rusia, se quedaron boquiabiertos por la productividad de la leche de las Murciano-Granadinas.

En una demostración, Smáguina y sus colegas hicieron queso fresco de la leche de tres tipos de cabra: de cuatro litros de leche obtenida de dos razas típicas en Rusia salieron 600 y 800 gramos de queso, mientras que de la misma cantidad de leche de la Murciano-Granadina se pudo amasar 1.450 gramos.

La ambición de esta empresa enfocada exclusivamente a las cabras españolas va mucho más allá del queso y del pequeño rebaño que ya tendrán en los próximos días.

"Nuestra idea es traer este mismo año entre 2.000 y 3.000 animales, y seguir creciendo en adelante gracias a la exclusividad que ya tenemos en este segmento", apuntó Smáguina.

Un mercado nuevo

La raza Malagueña destaca por su altísima productividad láctea, pero en los planes de los empresarios rusos también está destinar a sus cabritos a la matanza.

"En Rusia tenemos una cultura nula de consumo de carne cabría, pero nuestros socios en distribución están muy interesados en introducir este producto en el mercado", dijo Smáguina.

También importarán unos pocos ejemplares de la raza Florida sevillana, que además de dar leche es muy apreciada por su belleza.

La empresa también es pionera en importar el semen de ganado caprino español, algo que nunca antes se había hecho en Rusia.

Rusia prohibió hace tres años y medio la importación de alimentos procedentes de la Unión Europea, pero "las sanciones no afectan a los animales vivos", dijo a Efe Alexéi Alexéyenko, director adjunto del Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario de Rusia (Rosselkhoznadzor).

Ahora en portada

Comentarios