Viernes, 13.12.2019 - 03:51 h
Abanca, otra opción

¿Otro intento de Unicaja y Liberbank? El cartero siempre llama dos veces... o tres

Los bajos tipos de interés, que se prolongarán más de lo que estaba previsto, fuerzan a las entidades a explorar nuevas fusiones.

Unicaja y Liberbank negocian los detalles d su fusión con el BCE
¿Otro intento de Unicaja y Liberbank? El cartero siempre llama dos veces... o tres. / Li

Parece que Unicaja y Liberbank están condenados a entenderse y a unir fuerzas en un entorno de bajos tipos de interés que dificulta sobremanera el negocio de las entidades y en el que tanto el BCE como el Banco de España empujan a las entidades a acometer una nueva ronda de consolidación. Pese al reciente plante ante el altar de los dos candidatos a protagonizar la primera fusión en España desde el Popular, son varios los altos directivos del sector financiero patrio los que apuntan a que, tarde o temprano, se producirá un nuevo acercamiento entre el banco andaluz y el asturiano.

Es más, una vez que el escenario de tipos en mínimos se ha prolongado hasta bien entrado el año que viene e incluso más allá, las fuentes consultadas por este medio sostienen que Liberbank se podría ver obligado a llamar a la puerta de Unicaja. Y es que entienden que el viaje en solitario de la entidad malagueña será más cómodo que el de la ovetense por tener una mayor capacidad para implantar de ahora en adelante nuevos ahorros de costes.

Además, con Ángel Rodríguez de Gracia como nuevo consejero delegado, Unicaja aspira a mejorar su rendimiento comercial. En este aspecto, así como en el de recortar gastos, Liberbank está más avanzado, lo que también implica que tiene un menor margen de maniobra para hacer poder hacer frente a una presión regulatoria creciente en un escenario en el que no se prevén subidas de los tipos al menos hasta el año 2021, según la agencia de calificación S&P.

Si finalmente se materializan los nuevos contactos entre Unicaja y Liberbank, sería la tercera intentona de fusión entre las dos entidades, que lo intentaron por primera vez aún con Braulio Medel al frente de los andaluces. Según las fuentes consultadas, la operación entonces también estuvo muy cerca de fructificar, aunque no se avanzó tanto como en esta última ocasión, ya que no se llegó a realizar el proceso de 'due dilligence', y la antigua caja malagueña optó seguir en solitario el camino hacia su debut en bolsa.

En el último intento, que se frustró el pasado mes de mayo, tan solo 55 millones de euros separaron a las dos entidades, aunque en el mercado se sospecha que la ruptura atiende más a cuestiones de liderazgo en la entidad resultante y a personalismos entre los dirigentes de ambos bancos que a razones estrictamente de precio.

¿Qué pasa con Abanca?

Sea como fuere, existen otros candidatos a protagonizar la próxima fusión bancaria en España, entre los que destaca Abanca, que cuenta con unos 700 millones de exceso de capital sobre el 12% que le permitirían afrontar nuevas compras, aunque esta cantidad no es suficiente para comprar Liberbank a 'pulmón'. Los gallegos, en cualquier caso, ya han intentado hacerse con la entidad asturiana en dos ocasiones, una hace tan solo unos meses y la otra en el verano de 2017, cuando la caída del Popular puso a Liberbank  en el filo de la navaja, pero al final pudo ampliar capital en 500 millones de euros y estabilizar su situación.

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (EP)
El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet. / EP

Fuentes del mercado aseguran, no obstante, que Abanca se ha mantenido quieta desde que se rompieron las negociaciones entre Unicaja y Liberbank, aunque nunca se puede descartar por completo un nuevo acercamiento. En cualquier caso, la entidad resultante de la fusión de las antiguas cajas gallegas no es el novio perfecto para Liberbank a ojos de los reguladores y supervisores. Y es que su capital, como recuerdan las fuentes consultadas, está prácticamente monopolizado por Juan Carlos Escotet, banquero de origen venezolano.

Sea como fuere, todas las entidades españolas de tamaño medio tienen un buen encaje entre sí, como apuntaba Moody's en un informe publicado la semana pasada. "Una combinación entre cualquiera de los cuatro bancos (Unicaja, Liberbank, Ibercaja y Abanca) probablemente daría lugar a una reducción sustancial de la estructura de costes combinada, lo que ayudaría a apuntalar la rentabilidad", dice la agencia de calificación.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING