Lunes, 10.12.2018 - 12:35 h
Lufthansa, EasyJet, y el fondo Cerberus, interesados

El Gobierno italiano aún confía en ser capaz de vender Alitalia, la mejor opción

Los compradores han desacelerado debido a la situación política, pero hay espacio para la venta, ha declarado el ministro saliente, Carlo Calenda.

Concluye el plazo de presentación de ofertas no vinculantes por Alitalia con una decena de interesados
El Gobierno espera, aunque con mucho retraso, poder vender Alitalia. / EUROPA PRESS

El ministro saliente de Desarrollo Económico, Carlo Calenda, reconoció hoy que se está demorando la solución para el futuro de la aerolínea Alitalia, gestionada por administradores concursales desde hace casi un año, pero admitió que sigue habiendo márgenes para su compra.

"Los comisarios han hecho lo que les hemos pedido. Los compradores han desacelerado debido a la situación política, pero hay espacio para la venta", dijo Calenda, en un mensaje en la red social de Twitter, refiriéndose a la coyuntura del país, que el 4 de marzo celebró elecciones generales que dieron como resultado un panorama político muy fragmentado. "La nacionalización no elimina el problema industrial, la liquidación significa regalar las rutas y los aviones", añadió.

A principios de enero, Calenda declaró que esperaba que antes de febrero se conociera el nombre del comprador de Alitalia y a finales de aquel mes ya moduló su discurso y amplió el plazo. Calenda confió entonces en que la solución para el futuro de la que un día fue la aerolínea de bandera de Italia llegase antes de las elecciones generales de marzo.

Sin embargo, la falta de acuerdo total con las empresas que han mostrado su interés en comprarla está haciendo que el proceso se alargue. El Gobierno italiano ya ha dicho en reiteradas ocasiones que no quiere malvender Alitalia pero la compañía, que tiene un importante agujero en sus cuentas, necesita un comprador y las empresas que han mostrado su disponibilidad no quieren a adquirirla sin condiciones.

Hasta el momento, hay oficialmente tres interesados en la aerolínea: la alemana Lufthansa, la británica de bajo coste EasyJet y el fondo de capital privado Cerberus. Aunque en los últimos días la Casa de Depósitos y Préstamos italiana ha abierto la puerta a valorar si presentar una oferta siempre y cuando la aerolínea detalle un plan industrial factible y sostenible.

Poco se sabe de las ofertas presentadas, pues los administradores concursales no han dado detalles, aunque los medios italianos han apuntado que en el caso de Lufthansa, la alemana habría pedido despedir a unos 6.000 empleados, casi la mitad de la plantilla. Por su parte, EasyJet se haría con "ciertos activos" de una "Alitalia reestructurada", tal y como declaró meses atrás en Londres un portavoz de la compañía.

Alitalia no tiene beneficios desde 2002 y se encuentra en manos de tres administradores concursales desde mayo de 2017, que negocian con potenciales compradores con la intención de salvarla de la quiebra. La empresa italiana tuvo que recurrir al Gobierno, después de que sus trabajadores tumbaran en referéndum un plan industrial que la dirección quería aplicar para sanar las cuentas.

Hace una semana, el 23 de marzo, Alitalia anunció que había firmado un acuerdo comercial con All Nippon Airways (ANA) en Tokio para operar de forma conjunta a partir de octubre en las conexiones directas entre Italia y Japón y algunas rutas domésticas en ambos países

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios