Domingo, 08.12.2019 - 06:00 h
Las cifras desconocidas de la operación

¿Precio de derribo? La asiática Vingroup 'solo' pagó 36 millones por el 51% de BQ 

El grupo vietnamita desvela lo que liquidó por la mayoría de la compañía, donde se mantiene como inversor externo el fondo español Diana Capital.

Firma del acuerdo entre BQ y Vingroup
Momento de la firma del acuerdo. / BQ

La operación se fraguó durante meses, pero se formalizó el pasado mes de febrero. El fabricante español de móviles BQ se hacía vietnamita. El grupo del sudeste asiático Vingroup compraba el 51% de la compañía. Mantuvieron en secreto la cifra... hasta ahora. El holding se hizo con esa mayoría accionarial por 36 millones de euros. La valoración total de la startup se sitúa algo por encima de los 70 millones, la mitad de la fijada hace ahora casi cinco años.

Finales del año pasado. BQ seguía con su durísima batalla por no perder su hueco en el competido mercado de los móviles, con los gigantes chinos Huawei y Xiaomi ganando terreno. El mayor grupo empresarial vietnamita puso los ojos en el equipo de ingeniería español. Quería introducirse en la fabricación de móviles y quería que la española se convirtiera en piedra angular. Primero levantaron una fábrica en Vietnam. Después licenciaron varios de sus teléfonos. La relación fue a más hasta que el holding sacó la chequera.

Se hizo con un 51% de la empresa. Pero nadie quiso desvelar el precio pagado. Ahora, Vingroup, valorado en casi 14.000 millones de dólares y centrado en numerosos sectores como el inmobiliario o la distribución,  lo desvela en su informe anual presentado en el regulador de aquel país. La irrupción se completó con la compra de acciones nuevas tras una ampliación de capital y con la recompra de títulos a otros accionistas. En total, abonó 35,7 millones de euros.

¿Cuánto representa este precio? Es un recorte más que significativo respecto a la última valoración importante que se efectuó de la compañía. Fue en 2014 con la única ampliación de capital relevante que se ha hecho, tras la entrada del fondo Diana Capital, comandado por Francisco Gómez-Zubeldia. En aquella operación se hizo con el 10% de la sociedad tras inyectar 15 millones de euros. Es decir, su valoración superaba la barrera de los 150 millones.

Diana Capital es el único inversor relevante más allá de los cuatro fundadores. Éstos contaban, a cierre de 2017, con la mayoría accionarial. A tenor de los cambios en el consejo de administración, todos ellos se mantienen. Con varios cambios. Tanto el presidente como cuatro de los siete consejeros proceden del grupo vietnamita. De la firma española quedan Rodrigo del Prado, director general adjunto y cofundador; Alberto Méndez-Peydro, CEO y cofundador; y Francisco Gómez-Zubeldia, de Diana.

Sin datos del negocio actual

La operación se cerró en 2019, por lo que el fabricante español no consolidó su balance y la cuenta de pérdidas y ganancias como una filial del grupo asiático. De esta manera es imposible saber cómo fueron sus resultados en 2018. Los últimos resultados de 2017, presentados en el Registro Mercantil español, arrojaban una ligera recuperación de unos ingresos en caída libre. En total, 193 millones de euros -un 8% de cuota de mercado en el móvil- de ventas, regresando de nuevo a beneficios tras las fuertes pérdidas de un año antes.

Al margen de las cifras concretas, la realidad es que la competencia con las marcas chinas fue en aumento. Y el ejercicio 2018 no iba a ser una excepción. ¿Cuál es el objetivo del gigante asiático con este movimiento? Controlar la empresa y convertir al equipo de ingeniería -más de 100 ingenieros han viajado hasta Vietnam- en los artífices de su división de móviles: VSmart

Tras la adquisición, Vsmart desembarcó en España con los primeros cuatro modelos bajo esta enseña de gama media y baja el pasado mes de marzo. De esta forma se confirmaba lo evidente: BQ desparece como marca de móviles, al menos por ahora. Todo ello después de que sus nuevos dueños pagaran esos 36 millones de euros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING