Sábado, 25.05.2019 - 09:59 h
Revisión del software de los vehículos

VW España se queda al margen de la detención del CEO de Audi en Alemania

La lucha de los afectados continúa en los tribunales a pesar de las múltiples desestimaciones de demandas en lo que va de año. 

Rupert Stadler durante una rueda de prensa en la sede de la compañía en Ingolstadt (Alemania)
Rupert Stadler durante una rueda de prensa en la sede de la compañía en Ingolstadt (Alemania) / EFE

Volkswagen España se ha quedado al margen de la detención de Rupert Stadler, el CEO de Audi, arrestado este lunes en Alemania. La justicia del país europeo ha tumbado al último de los ejecutivos de la compañía que seguía en su puesto tras el escándalo del diéselgate que salió a la luz en septiembre de 2015. 

El directivo fue arrestado por el temor de la fiscalía alemana a la destrucción de pruebas después de que la semana pasada la policía de este país registrase su apartamento y le imputase por publicidad engañosa y fraude. La filial española de la compañía ha decidido quedarse al margen del escándalo en Alemania mientras la lucha de los afectados continúa en los tribunales.

La compañía recibió la semana pasada la primera multa por esta causa a nivel europeo: 1.000 millones de euros por fraude. El mercado europeo había estado ajeno a las sanciones que ya se habían impuesto en Estados Unidos. En el país norteamericano, la empresa automovilística lleva más de 26.000 millones de dólares en indemnizaciones, sanciones y recompra de vehículos. 

En España, la Organización de Consumidores y Usuarios ha promovido una demanda conjunta contra la multinacional para tratar de paliar los daños que el diéselgate habría causado a los compradores de estos vehículos. La justicia española admitió a trámite una demanda en la que la OCU representa a unos 7.500 afectados para los que solicita 22 millones de euros de indemnizaciones. 

En cuanto al resto de las demandas, gran parte de ellas han sido desestimadas en los diferentes tribunales al considerar que "no ha lugar a la nulidad del contrato" ni "la depreciación y pérdida del valor del vehículo". En todo caso, las únicas sentencias que han prosperado han sido aquellas que aluden al daño moral que, como pauta general, se resuelven con una indemnización de 500 euros. 

Desde la multinacional, propusieron una revisión del software de los casi 680.000 coches afectados que se ha llevado a cabo de forma gratuita y voluntaria para todos aquellos que han querido.  En cambio, algunos conductores han decidido no hacer caso de las recomendaciones de la DGT sobre la actualización de este mecanismo y el 45% de los que lo han hecho, según datos de la OCU, han notado cambios a peor en el vehículo, sobre todo en cuanto al consumo y la potencia del motor. 

El ahora detenido, Stadler, resistió a la revolución vivida en otoño de 2015, cuando Matthias Müller fue nombrado presidente de Volkswagen Group. El primero en salir de la compañía fue Martin Winterkom, hoy imputado, que fue sustituido por el propio Müller, también investigado, al frente de Volkswagen.

La Fiscalía alemana sospecha que Audi vendió en EE.UU. y Europa a partir del año 2009 más de 220.000 vehículos equipados con este software. Las investigaciones contra la compañía automovilística, donde la policía llevó a cabo redadas en su sede central y en la fábrica de Neckarsulm en 2017 y este año, son también por publicidad engañosa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios