Viernes, 22.11.2019 - 01:37 h
Según anuncia en Instagram

Zac Posen echa el cierre en Hollywood, pero mantiene su alianza con Pronovias

El diseñador estadounidense, que se negó públicamente a vestir a la familia Trump, sigue adelante con 'White One', el acuerdo con la firma nupcial. 

Sara Jessica Parker con Zac Posen.
Sara Jessica Parker con Zac Posen. / E:P.

Vistió a Eugenia de York en su boda. Y le dio un 'No quiero' a las féminas relacionadas con Donald Trump (no hay que olvidar que el presidente de Estados Unidos se ha casado tres veces y tiene cinco hijos) en unas rotundas declaraciones en el 'Daily Beast': "No tengo ninguna intención de vestir a ningún miembro de la familia Trump. Hay asuntos que están siendo cuestionados y que son fundamentales para mí, como los derechos LGTB y de las mujeres, la inmigración, el apoyo presupuestario a las artes o la planificación familiar. Son temas que me tocan de cerca y por eso quiero utilizar mi voz y mi dinero para luchar por ellos y para defenderlos".

Pero Zac Posen (Nueva York, 1980), que ahora es noticia porque cierra su compañía, no es el diseñador de las 'royals' del Viejo Continente. Donde Posen ha hecho fama y fortuna es en Estados Unidos, a pesar de que su formación es británica. El 'star system' de Hollywood lleva una década adorando a este nuevo niño malo de la moda al que Netflix hizo hace poco un documental. Ha vestido a casi todas las celebridades, desde Katie Holmes a Miley Cyrus pasando por Rihanna. Posen a anunciado el cierre de su compañía 'House of Z' a través de sus redes sociales.

Ahora, el diseñador ha anunciado el cierre de su marca por motivos estratégicos. "Quiero expresar mi aprecio a mi extraordinario equipo y a todos aquellos que se han mantenido a mi lado y al lado de la firma. Les debo una gran gratitud por su inquebrantable apoyo y dedicación a la compañía. Me siento agradecido con el equipo que aportó su incomparable talento y compromiso durante el camino. Estoy increíblemente orgulloso de lo que he creado y mantengo esperanzas en el futuro", ha recalcado en Instagram, red en la que tienen casi dos millones de seguidores.

La aventura de Pronovias en EEUU va de su mano

El motivo del cierre, según él mismo ha revelado, es no haber encontrado el inversor que buscaba. En la edición de Vogue USA, ha aclaro que tampoco ha ayudado "el mal clima que hay ahí fuera". Sin embargo, podemos seguir disfrutando de los diseños del hombre que recibió un empujón en su carrera al vestir en el año 2000 a la siempre diosa Naomi Campbel. Si no hay cambios, Pronovias sigue adelante con lo que iba a ser la colaboración que le asentara en Estados Unidos: la línea 'White One' que realizará con la maestría de Zac Posen.

Como adelantó el pasado septiembre Moda.es, Pronovias, propiedad del fondo BC Partners desde 2017, regresa así al negocio de las colaboraciones con creativos. En el pasado, la firma nupcial había contado con colaboraciones con firmas como Valentino o Emanuel Ungaro. Ahora través de la marca White One, la más joven del grupo nupcial, Pronovias lanzará al mercado a principios de 2020 la colección Zac Posen for White One en una selección de tiendas. Pronovias se impregnará así de la modernidad del norteamericano, lo que le permitirá dirigirse a un segmento de público diferenteLa colección conjunta de Pronovias y Posen estará compuesta por veinte vestidos y diez accesorios de novia, con precios que irán de 1.200 dólares a los 4.000 dólares.

Según los últimos datos disponibles del Registro Mercantil, Pronovias cerró 2017 con una facturación de 166 millones de euros, una cifra que podría avanzar hasta entre 170 millones y 180 millones de euros en 2018. Esta previsión, elaborada por Moody’s, contempla una integración "exitosa" de Nicole, la firma italiana de moda nupcial que el grupo compró en 2018. El resultado bruto de explotación (ebitda) de 2018 se situó en 35 millones de euros, lo que supuso una caída del 22% respecto al año anterior, mientras que el margen bruto osciló entre 17% y el 20%, frente al 24,7% de 2017.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING