Miércoles, 27.05.2020 - 23:54 h

LA ALFABETIZACIÓN, ESENCIAL EN LA LUCHA CONTRA LA POBREZA

La alfabetización es la principal herramienta de lucha contra la pobreza y su perpetuación, según un estudio de Manos Unidas por el Día Internacional de la Alfabetización, que se celebrará este viernes 8 de septiembre.
De hecho, la alfabetización es un derecho esencial para el desarrollo, la erradicación de la desigualdad y la promoción de sistemas “justos, sostenibles e inclusivos” ya que sin ella no sería posible cumplir ninguno de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) propuestos por la ONU para 2030.
“La posibilidad de leer o de comprender los documentos escritos, incorporarse a la era digital y las habilidades sociales, están directamente relacionados con la erradicación de la pobreza y con el desarrollo de los pueblos y sociedades, ya que es el principal medio por el que la infancia, pero también los adultos, en particular las mujeres, pueden superar la pobreza e integrarse plenamente en la sociedad”, aseguró la técnico del departamento de Estudios y Documentación de Manos Unidas, Maria José Hernando. Precisamente, este año 2017, la propuesta desde la Unesco para este Día Internacional de la Alfabetización se centra en ‘La alfabetización en la era digital’.
Según Manos Unidas, la alfabetización y el derecho a la educación están avalados por múltiples acuerdos internacionales y reflejado en las constituciones y legislaciones nacionales. Así, los Estados están obligados a que la alfabetización esté disponible; sea accesible a todos sin discriminación; sea aceptable en términos de calidad; culturalmente apropiada y esté adaptada a las necesidades concretas de las comunidades.
Según afirma Hernando, “aunque algunos países han ampliado sus sistemas escolares, no han sabido cómo enseñar a las poblaciones más vulnerables dando lugar a generaciones de analfabetos escolarizados”.
Según los datos de la Unesco, las dos terceras partes de la población analfabeta mundial son mujeres, (479 millones). Geográficamente, la mayor brecha está en Asia (77% de hombres alfabetizados frente a 58% de mujeres), el norte de África (82% de hombres frente al 66% de las mujeres) y el África Subsahariana (69% de hombres frente al 53% de las mujeres).
En el mundo, 750 millones de jóvenes y adultos no saben aún leer ni escribir, 250 millones de niños no consiguen adquirir las capacidades básicas de cálculo y lectoescritura y 72 millones de menores no están escolarizados. Esos jóvenes y adultos poco instruidos y cualificados no logran integrarse plenamente en sus comunidades y entornos sociales. Pero son las niñas las primeras a las que se les niega el derecho a la educación. De hecho, unos 16 millones de niñas de entre seis y 11 años nunca irán a la escuela primaria, en comparación con 8 millones de niños en la misma situación.
PROYECTOS DE ALFABETIZACIÓN EN LÍBANO E INDIA
La Unesco destaca que en la actualidad se vive una grave crisis de analfabetismo provocada por los flujos migratorios y el desplazamiento masivo de refugiados.
Conscientes del papel que la alfabetización tiene en la población más vulnerable del mundo, Manos Unidas trabaja desde hace cerca de 60 años por favorecer proyectos de alfabetización, especialmente centrados en infancia y mujeres.
El Líbano, un país muy pequeño, fronterizo con Siria e Israel, que se ha convertido en el país con mayor número de refugiados per cápita del mundo (25% de la población, 1,2 millones de personas).
Aunque en un principio los refugiados fueron bien acogidos, hace dos años el Gobierno libanés prohibió el registro de nuevos refugiados en un intento por desalentar la llegada de más personas. Como consecuencia de ello la situación que se vive es de “mucha tensión social” por la falta de atención médica, de vivienda y de escolarización infantil. De hecho, se calcula que están sin escolarizar 200.000 niños refugiados en el país.
Manos Unidas, junto a SB Overseas, apoya un proyecto que se desarrolla en el campo de refugiados vertical (shelter) de Ouiza (Sidón). En ese asentamiento, SB Overseas tiene una escuela de apoyo escolar donde se ofrece alfabetización y formación profesional tanto a la infancia como a jóvenes de más de 14 años y a aquellas mujeres que lo solicitan. A este apoyo académico y psicológico que beneficia a 304 niños y niñas y con el que se espera llegar a apoyar a 150 jóvenes y mujeres, todos ellos refugiados, Manos Unidas está destinando 70.000 euros.
Desde diciembre de 2016, Manos Unidas apoya dos centros escolares, en Relieh (Sidón) y también en Beirut (Líbano), junto a la Asociación Fratelli. Con un proyecto que durará aproximadamente 12 meses y al que se han destinado 70.782 euros. se está logrando alfabetizar, educar y escolarizar, así como apoyar psicológica e integralmente a cerca de 300 niños, niñas y mujeres refugiadas de Siria e Irak.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING