Viernes, 15.11.2019 - 10:43 h

La indefinición de Ada Colau: critica un referéndum, que apoya y cree necesario

Si hace solo tres días, la alcadesa de Barcelona, Ada Colau, aseguró que se defendería la seguridad de los funcionarios, ahora dice que hará todo lo posible para que se celebre.

Colau ha evitado concretar cuál puede ser la solución para cumplir su compromiso de facilitar la votación del 1-O sin poner en peligro al Ayuntamiento y sus trabajadores.

Te interesa leer: Guerra abierta entre el Gobierno y los empresarios catalanes a 20 días del 1-O

Ada Colau vuelve a rectificarse y dice ahora que hará todo lo posible para facilitar el 1-O

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, continúa imponiendo el inconfundible sello de ambigüedad que acompaña todas sus decisiones relacionadas con el proceso soberanista. Si hace solo tres días aseguraba que se defendería la seguridad de los funcionarios, ahora dice que hará todo lo posible para que se celebre. 

En la tradicional ofrenda floral al monumento a Rafael Casanova con motivo de la Diada del 11 de septiembre,  tras encabezar la delegación del Ayuntamiento de Barcelona, Colau ha apostado por "hacer compatible el derecho de los ciudadanos a votar" con "garantizar" el derecho de los funcionarios a que "no se les ponga en riesgo".

El pasado viernes, Colau congeló la decisión de ceder o no los locales de votación que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, le había pedido poner a disposición para el referéndum convocado para el 1-O y suspendido por el Tribunal Constitucional, a la espera de que el Govern dé garantías de que no pondrá en riesgo a Ayuntamiento y funcionarios. Sin embargo, la regidora de Barcelona ha evitado concretar cuál puede ser la solución para cumplir su compromiso de facilitar la votación del 1-O sin poner en peligro al Ayuntamiento y sus trabajadores. 

Es por ello, que minutos después de cambiar de opinión, el Ayuntamiento y sus trabajadores, ha aumentado la presión del resto de partidos que le exigen que defina ya su postura. La coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, ha advertido a Colau de que se percibiría como "extraño" que se ponga "a las órdenes" del Tribunal Constitucional si no facilita locales para el 1-O, y le ha pedido "recapacitar" porque "no cabe la equidistancia". 

A las críticas del PDeCAT se han sumado las de la CUP Barcelona, que ha desplegado una pancarta en lo alto del edificio nuevo del Ayuntamiento de la Ciudad Condal, en la que advierte: "Colau, votaremos contigo o sin ti. Sí".

En el otro extremo, el PP ha instado a la alcaldesa de Barcelona a no ceder espacios para instalar urnas en la capital catalana y a ponerse del lado de "los buenos", que son "los que cumplen la ley" y no junto a quienes quieren "delinquir", en palabras del vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos (Cs), Albert Rivera, ha elevado sus reproches al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, por no oponerse con claridad al referéndum convocado para el 1 de octubre y le ha lanzado una advertencia: "Nadie que apoye este golpe a la democracia puede aspirar a ser presidente de España". En definitiva, la ambigüedad de la alcaldesa de Barcelona ha sido uno de los protagonistas de los actos celebrados en Barcelona, con motivo de la festividad catalana. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios