Amnistía denuncia un sistema de asilo "discriminatorio" en España

La ONG Amnistía Internacional llamó este martes al próximo gobierno español a reformar un sistema de asilo que calificó de "ineficaz, obsoleto y discriminatorio", denunciando unas cifras "vergonzosas", por ser muy bajas, de refugiados admitidos en el país.

Tras entrevistar a más de 80 demandantes de asilo o refugiados y visitar varios centros de acogida, la ONG concluyó que éstos se enfrentan a largas esperas --a menudo de varios años-- para que sus casos sean tratados, al tiempo que la falta de asistencia financiera empuja a algunos de ellos a las calles.

"Hay gobiernos como éste que no tienen la voluntad de acoger", afirmó en rueda de prensa el director de Amnistía Internacional España, Esteban Beltrán, en referencia al ejecutivo conservador saliente de Mariano Rajoy.

"Se mueve a tirones, o a cuentagotas, para recibir a refugiados, por una opinión pública que mayoritariamente quiere recibir a refugiados, y con unas administraciones públicas autonómicas que en su mayoría quieren recibir a refugiados", subrayó.

Según cifras de la agencia de estadística europea Eurostat, España dio protección a 1.030 demandantes de asilo en 2015, frente a más de 26.000 en Francia o 5.605 en Bulgaria.

La Oficina Federal para los Migrantes y los Refugiados de Alemania asegura haber dado en el mismo periodo algún tipo de protección a casi 141.000 personas.

España es también uno de los países europeos donde se presentan menos demandas de asilo.

En 2015, cerca de 1,3 millones de refugiados procedentes principalmente de países en guerra como Siria e Irak pidieron asilo en la Unión Europea. En lo que va de año, la Organización Internacional para las Migraciones estima en 190.000 los inmigrantes y refugiados que entraron en Europa por mar.

Y mientras España prometió acoger a unos 17.000 refugiados procedentes de campos dentro y fuera de la Unión Europea en los próximos dos años, éstos empezaron apenas a llegar.

Amnistía Internacional advierte no obstante que incluso estos pocos agraciados se enfrentan a una carrera de obstáculos.

El sistema español deja a los demandantes de asilo en centros de acogida hasta nueve meses.

Después se incorporan a la sociedad, recibiendo una ayuda financiera para alquiler de vivienda y otras necesidades durante seis meses más, que pueden ir hasta 11 para los más vulnerables.

Para la gran mayoría, las ayudas acaban ahí.

Sin embargo "hay personas que llevan años esperando que se resuelva su solicitud" de asilo, denuncia Virginia Álvarez, responsable de política interna en Amnistía España.

La ONG denuncia además un sistema "discriminario", en el que las demandas de asilo procedentes de Siria son a menudo tratadas más rápidamente que las, por ejemplo, de los subsaharianos.

"No puede seguir así", fustigó Beltrán, llamando al nuevo gobierno que surja de las legislativas del 26 de junio a reformarlo.

Mostrar comentarios