Despedida por robar un poco de queso y pan para dar de comer a sus hijas

  • Yurena Martín, trabajadora de un albergue tinerfeño dice que lo hizo para "dar de comer" a sus dos hijos y que cuando se lo contó al director, éste afirmó que "no pasaría nada".

    La familia vive en un edificio 'okupa' de Tenerife y con los 400 euros que cobraba no le alcanza para dar de comer a las niñas de 8 y 11 años.

Despedida por llevarse 150 gramos de queso y tres panes para dar de comer a sus hijas
Despedida por llevarse 150 gramos de queso y tres panes para dar de comer a sus hijas

Despedida por dar de comer a sus hijas. Una trabajadora de un albergue de Santa Cruz de Tenerife, ha sido despedida, según expone en la carta que se le entregó, por coger "150 gramos de queso gouda de la cámara de refrigeración y 3 panes de 60 gramos del almacén en seco".

La mujer, de 34 años, ha contado en la Cadena SER que lo hizo para "dar de comer" a sus dos hijos y que cuando se lo contó al director, éste afirmó que "no pasaría nada". Sin embargo, posteriormente fue llamada y, según denuncia, coaccionada para firmar la carta de despido: "Me vendieron la moto y firmé", relató.

Yurena Martín vive en un edificio 'okupa' de Tenerife y con los 400 euros que cobraba no le alcanza para dar de comer a las niñas de 8 y 11 años. El día que cometió esta infracción "no tenía nada en la nevera". Yurena lleva siete años esperando por una vivienda de protección oficial y ante la falta de ayudas ha tenido que quedarse en este edificio, propiedad de un banco.

Según la carta de despido de la empresa concesionaria del servicio de comedor de este albergue municipal, la joven se llevó el 11 de marzo en su bolso estas cantidades de comida y fue vista por una compañera.

En el escrito se expone que la trabajadora ha"defraudado por completo la confianza" de la empresa concesionaria, Serunión, cuya portavoz ha asegurado -fuera de antena- a esta emisora que "el despido es totalmente procedente", ya que "desde hacía meses -Yurena inició su contrato con la empresa el 15 de febrero- se sabía que faltaba comida, y que era ella la que se la llevaba, pero no se había podido demostrar".

No es la primera vez que Yurena comete este tipo de faltas. Según la versión de la empresa, también expuesta en un comunicado, Yurena es "reincidente" y que "tiene una historia anterior en cuanto a sanciones por robo", y explicó que forma parte del personal subrogado y que la empresa conocía que "ya se le había sancionado por lo mismo". La trabajadora niega todo lo afirmado por la empresa.Readmisión

Por su parte, , el propio alcalde José Bermúdez ha escrito en su cuenta de Twitter que "si el despido se produce por el motivo que comenta la carta de despido, la empresa debería admitirla de manera inmediata". 

Mostrar comentarios