Sábado, 18.11.2017 - 05:45 h

“Nadie vio nada extraño en Alcanar” y criticar a los Mossos es “juego sucio”

El mayor de los Mossos quiso salir al paso de las informaciones que apuntan a que deberían haberse dado cuenta antes de que algo pasaba allí.

Los expertos de la Guardia Civil quisieron entrar a revisar los escombros de la explosión, pero se les negó esa opción. 

Te interesa leer: Los Mossos tienen indicios sólidos de que imán de Ripoll murió en Alcanar

“Nadie vio nada extraño en Alcanar” y reprochárselo a los Mossos es “juego sucio”

Una de las cuestiones que más han sorprendido en torno a los ataques de los terroristas yihadistas en Cataluña se centra en la casa que los terroristas tenían ocupada en la localidad de Alcanar, con más de cien botellas de butano de todo tipo apiladas, en la que según el responsable de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, “nadie vio nada extraño”.

El mayor de los Mossos quiso salir al paso de las informaciones que apuntan a que deberían haberse dado cuenta antes de que algo pasaba allí, sobre todo después de la explosión que se produjo en la madrugada del jueves, casi un día antes del atentado.

En ese momento, toda la información que se manejó apuntaba a que había sido una explosión de gas butano, de alguna bombona, pero nada hacía sospechar que había muchas más o que podían ser terroristas o hacer algo raro. Al día siguiente por la mañana, horas antes del ataque en Las Ramblas, cuando una máquina excavadora intentaba retirar los escombros, se produjo otra explosión y se pudieron ver más bombonas, incluso restos de acetona. Pero en ese momento se pensó que era cosa de algo relacionado con el narcotráfico, no con el terrorismo yihadista y los explosivos que suele utilizar con ese tipo de elementos.

Fuentes policiales han asegurado en público en varias ocasiones, además, que los expertos de la Guardia Civil quisieron entrar a revisar los escombros de la explosión, tanto el jueves como el viernes, pero se les negó esa opción por parte de los Mossos, que lideran la investigación.


Frente a quienes acusan o quieren dar a entender que en este caso pudo haber algún tipo de negligencia por parte de los Mossos (estaban avisados de un posible atentado desde el mes de junio), Josep Lluis Trapero asegura que es “juego sucio” y una forma de “engañar a los ciudadanos” señalar que la policía debería haber visto antes el vínculo entre el atentado y la explosión de Alcanar. “Se intenta vender humo”, señala.

Trapero explicó que, una vez producida la explosión en Alcanar, los Mossos priorizaron en primer lugar la atención a las víctimas y las actuaciones necesarias para asegurar la zona y evitar que afectara a terceras personas. Incluso ha admitido que fue después del atentado y de las investigaciones que se realizan cuando se descarta la relación de lo ocurrido en Alcanar con las drogas y se cambia la línea de investigación.

Ahora en portada

Comentarios