Viernes, 17.11.2017 - 22:37 h

La 'semana negra' del PP: Rato, Rajoy a testificar y González en el calabozo

Hay voces en el partido que apuntan con dureza a Cristina Cifuentes, que ha cogido la bandera contra la corrupción.

Los nuevos casos ceban a la oposición. Sánchez apuntala sus argumentos del no a Rajoy y el PP es corrupción en su campaña y Podemos ya ha sondeado una moción de censura en Madrid.

La 'semana negra' del PP: Rato, Rajoy a testificar y González en el calabozo

El Partido Popular no es capaz de sacudirse la deshonra de la corrupción, por más que el partido haya intentado desmarcarse de casos que considera del pasado, pero que semana tras semana le estallan por las investigaciones judiciales. La nueva 'semana negra', así la han bautizado dentro del propio partido, que ha sufrido el PP derrumban el mensaje de hacer creer a la ciudadanía que los episodios de corrupción son historia. Porque la calle no entiende o no recuerda fechas y no digiere si la trama Gürtel se remonta a la primera década del siglo o los tejemanejes del Canal de Isabel II son de hace diez años.

El partido y Mariano Rajoy arrancaron la semana con el trago de la revelación por parte del el diario El Mundo de un extenso informe de la UCO que desvelaba que Rodrigo Rato blanqueó dinero siendo ministro y director del FMI.  La investigación apunta que en su época de vicepresidente poseía, al menos, siete millones de euros en sociedades consideradas opacas en el exterior. La respuesta del exvicepresidente fue acusar a la Unidad Central Operativa de haber montado "un dossier político" contra él para desprestigiarle.

Pero el gran mazazo, algo que nadie esperaba en el Partido Popular llegó el martes. La Sección Penal Segunda de la Audiencia Nacional aceptó la petición de la Asociación de Abogados Demócratas por Europa y citaba a Mariano Rajoy como testigo en el juicio de la trama Gürtel. Será la primera vez que un presidente ocupando el cargo se siente (si le obligan, aunque podría hacerlo desde su despacho) delante de un juez a testificar. Esta foto, que daría la vuelta al mundo, la quieren evitar en el partido a toda costa. Muy molestos e indignados con la citación culparon en un comunicado al PSOE de querer “difamar, desprestigiar y triturar el honor” de las personas utilizando los tribunales con “intereses espurios”.

Y apenas 24 horas después la 'Operación Lezo' del juez Velasco con la detención del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González y once personas más por el presunto desvío de fondos del Canal de Isabel II terminaba por dar la puntilla a los populares, especialmente al PP de Madrid y a los 'aguirristas'. El agujero interminable de corrupción den la comunidad pone también contra las cuerdas a Esperanza Aguirre, que ni acusada, ni investigada en ninguna de las tramas, se le reclama una responsabilidad por todos los casos en los que han ido cayendo sus más estrechos colaboradores.

Hay voces en el partido que apuntan con dureza a Cristina Cifuentes. La presidenta la Comunidad se ha convertido en la abanderada contra la corrupción. De ella salió el informe que ha acabado desmantelando el entramado del Canal de Isabel II y con Ignacio González durmiendo el calabozo. "Nuestra colaboración con el juez es absoluta, lo que nos pida lo haremos. Ya hemos remitido la información a la Fiscalía", declaraba horas después de las detenciones reiterando su "tolerancia cero" con la corrupción. Derivaciones políticas y cebo para la oposición

Dirigentes del PP no dudan en expresar su preocupación ante el hecho de que los casos de corrupción que salpican al partido vuelvan a ser el epicentro mediático. Reconocen que habrá "mucho ruido" de la oposición estos días, pero que no debe cambiar la hoja de ruta del Gobierno sobre todo de cara a aprobar los Presupuestos Generales.Lo cierto es que la semana le ha dado artillería a la oposición. En las derivaciones políticas hay cebo para que Pedro Sánchez reafirme en su campaña para la liderar el PSOE  la idea del  'no es no' y mantenga el mantra de 'Rajoy es igual a corrupción'. Podemos también ha aprovechado para sondear a PSOE y Ciudadanos sobre una posible moción de censura en Madrid, algo que parece imposible, pero provocaría ruido y debate.Pablo Iglesias ya le ha hecho un hueco a Ignacio González como invitado especial en su 'Tramabus'. El PSOE le deja la decisión y la presión a Ciudadanos, socio de gobierno de Cifuentes. Y el partido de Rivera, en una línea de bipolaridad, acusa al PP de "gestionar la Comunidad de Madrid como una organización criminal que ha saqueado el Canal y la región y se ha reído de los madrileños a costa de sus impuestos. Está carcomido por la corrupción y se está desmoronando en la Comunidad de Madrid", pero se opone a descabalgarlo del gobierno madrileño porque "es la única garantía de controlarlo."

Ahora en portada

Comentarios