Lunes, 30.03.2020 - 13:08 h

Podemos quiere volver a levantar otra vez el puño: Más calle y más 'caña' sin dejar el sillón

La formación de Iglesias escenificará la vuelta a las 'esencias' en el Consejo Ciudadano de este sábado en el que se aparcará la transversalidad que propugna Errejón.

El partido, de la mano de los 'pablistas' y de los anticapitalistas de Echenique y Teresa Rodríguez, combinará la movilización callejera con la presencia institucional.

Podemos quiere volver a las esencias: Más calle y más 'caña'

Podemos quiere volver a las esencias y combinará en los próximos meses su trabajo en las instituciones con la movilización callejera y la revitalización de los círculos. Algo así como "mas calle y más caña"... pero sin dejar el sillón, tal y como reconocía en privado un miembro de la dirección de Podemos.

Este viraje o vuelta a las esencias se escenificará en la reunión que el Consejo Ciudadano -compuesto por 81 personas de toda España- de la formación celebrará este sábado en Madrid y en el que el mensaje que lanzará el Secretario General, Pablo Iglesias (apoyado por las corriente anticapitalista de Teresa Rodríguez, Miguel Urbán y Pablo Echenique, frente a las tesis de Errejón que busca una mayor moderación, al menos en las formas, que no en el fondo, y un acercamiento al PSOE), será que hay que volver a un Podemos duro y combativo, que siga dando miedo "a los sinvergüenzas y a los corruptos" frente al "Podemos amable" y "seductor" de Errejón y los suyos, para lo que hay que "cavar trincheras en la sociedad civil" y asumir que "ser transversal significa", a su juicio, parecerse a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) "y no a los partidos tradicionales".Ahí es donde debemos estar, con los que defienden sus derechos, como Asenjo. #HuelgaNoEsDelito #AsenjoAbsolución pic.twitter.com/puszpnT7tx— Pablo Iglesias (@Pablo_Iglesias_) 5 de octubre de 2016

Este es el mensaje que Iglesias, y su ponencia 'Vamos', trasladará al Consejo Ciudadano Estatal, que deberá de decidir la estrategia del partido en los próximos meses, al menos, hasta que se celebre el próximo año el Congreso.Populismo, transversalidad, radicalidad...

El líder del partido afirmó el miércoles que el debate en su organización está entre "seguir siendo populista o no". Iglesias se sitúa en la primera opción y coloca a Errejón en la segunda. El número dos, sin embargo, defiende que es compatible ser "transversales", como él defiende, y "radicales". Y es que Errejón aspira a "reconstruir el pueblo" y esa tarea se hace "desde las instituciones" y "en la calle defendiendo a la gente". No existe, por tanto, "contradicción". Pero lo cierto es que las tesis de Errejón parecen minoritarias en la organización y así se reflejará en un Consejo Ciudadano que aparcará la 'transversalidad'."Cavar trincheras en la sociedad civil"

Iglesias ha señalado que no entiende el populismo como algo asociado a "la demagogia y la mentira" sino en "cavar trincheras en la sociedad civil", lo que no significa abjurar de las instituciones, pero no primarlas.

Su tesis, en fin, es que hay que tener "una pata en las instituciones y la otra pata, los dos brazos y la cabeza fuera". El populismo, prosiguió, se acaba cuando se gobierna, "termina cuando la política se convierte en administración, en decisiones que se toman desde las instituciones".

Iglesias se pregunta igualmente si la mejor manera de convencer "a los que faltan", como suele decir Errejón en alusión a los que espanta Podemos, es intentar parecerse a la sociedad o seguir intentando cambiarla. El líder del partido lo tiene claro, hay que "podemizar" a la sociedad y no quedarse en "la sociedad media".Iglesias ante los militantes

Pablo Iglesias protagonizó este viernes en Madrid un acto con militantes en el que reivindicó su idea de lo que debe ser Podemos, en un claro intento de conseguir el respaldo de las bases de cara al debate interno sobre el futuro del partido que la dirección nacional retoma este sábado en la reunión del Consejo Ciudadano Estatal.

Su discurso estuvo plagado de ataques durísimo contra el PSOE, al que llamó partido decadente, y volvió a utilizar la palabra casta para referirse a los dos principales partidos. Aseguró que los socialistas van a entregar el Gobierno a los "corruptos y a la mafia", en referencia al Partido Popular. 

"Nuestra mayor honra es merecer el odio de quienes envenenan al pueblo", continuó, asegurando que "podemizar, como ha dicho el presidente de la gestora del PSOE, es dar más voz a los militantes y nosotros vamos a ser más Podemos que nunca".

"Son casta... y a nosotros no nos compran porque somos la gente y no como ellos", dijo, y aseguró que  es más importante que los cargos públicos estén en la calle luchando que en una comisión parlamentaria.

"Podemos lo hacen los militantes y los cargos públicos obedecemos a los militantes", señaló. "Hay diferencias estratégicas entre nosotros, pero las discutimos y debatimos con valentía y con las puertas abiertas", dijo.

"No quiero un partido de cuadros sino un partido de activistas que vengan de los movimientos sociales. Transversalidad es estar dentro (instituciones) y fuera (calle)", aseguró.

Además, dedicó un brutal ataque a Felipe González, al que le volvió a recordar el GAL y le acusó de ser el responsable del Golpe en el PSOE.

"Tenemos que llevar a las instituciones el dolor de la gente. Es la politización del dolor", aseguró.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING