Domingo, 20.10.2019 - 09:03 h

¿Puede conservarse un cadáver 8 años bajo el Guadalquivir? Sí, y arrojar datos muy relevantes

Una multitud de factores inciden en la conservación de un cuerpo que lleva años sumergido bajo el agua, como el de Marta del Castillo.

La policía no arroja la toalla porque aún hay posibilidades de obtener información de sus restos que ayude a desvelar algún dato oculto de su asesinato.

La Policía Nacional inicia este lunes con buzos la nueva búsqueda de Marta del Castillo en el Guadalquivir

El cuerpo de Marta del Castillo, asesinada a los 17 años en enero de 2009, puede estar aún bajo el agua. Y cabe la posibilidad también de que, si finalmente se encuentra, una autopsia arroje información relevante sobre las circunstancias de su trágica muerte.

Si se confirman los testimonios de los asesinos convictos (que en su última versión aseguraron haber tirado el cadáver al río) y si los buzos de los GEO confirman sus sospechas en los tramos están investigando ahora, el cadáver de Marta podría aparecer. O al menos, si no el cadáver completo, sí podrían rescatarse restos óseos y tejidos blandos del cuerpo que serían examinados cuidadosamente. De acuerdo a los expertos, es técnicamente posible obtener datos valiosos.

Es más difícil encontrar tejidos blandos, que se descomponen más rápidamente, que restos de huesos. Con estos últimos, los forenses pueden hacer trabajos importantes, como por ejemplo detectar golpes o incisiones, o hacer estudios genéticos y antropológicos. Cuantos más restos, más posibilidades de éxito hay y más completa puede ser la reconstrucción de las causas de la muerte.La corrosión por la fauna y la flora

Existe una multitud de factores que determinará el éxito o el fracaso de esta operación. Depende de la circunstancias que hayan rodeado al cuerpo, empezando por las características naturales del entorno donde haya estado todo este tiempo: la presencia o no de fauna que pueda alimentarse de los trozos del cuerpo (depredadores, crustáceos, insectos); de la presencia de microorganismos como bacterias, hongos o protozoos; de plantas cuyas raíces hayan podido horadar los restos óseos en busca de nutrientes; del PH del agua, que indica su grado de acidez; de su el cuerpo ha estado o no enterrado bajo el fango, o en arena; de la profundidad en que haya permanecido el cadáver; y, sobre todo, la temperatura del agua que que haya pasado sobre el cuerpo. Las temperaturas bajas favorecen más que las altas la conservación de los restos.

“Los pescadores del mar del norte están hartos en sus redes de pesca de encontrar restos óseos de mamut, y estamos hablando del cuaternario”, comenta un forense con años de experiencia consultado por lainformacion.com, quien asegura haber tenido éxito en casos de cadáveres aún más antiguos.

En España, un territorio con cuatro estaciones diferenciadas, las condiciones son cambiantes. Ese factor puede jugar en contra de los buzos que buscan concienzudamente el cuerpo de Marta.

Por otro lado, siendo el Guadalquivir un gran río con afluentes, el grado de rozamiento de la corriente de las aguas sobre el cuerpo es otro factor que se debe tener en cuenta. A mayor rozamiento, más calor. Por el contrario, un rozamiento leve diminuye la temperatura, lo que favorece la conservación del cadáver. El cuerpo puede deteriorarse más rápidamente si se ve impactado por una fuerte corriente que lo arrastre a lo largo del cauce. Si por el contrario lo estanca en un lugar, como en una dársena, puede ayudar a su conservación. Sería un caso excepcional, según fuentes de la investigación, pero posibles.

La dársena del Guadalquivir, donde se está buscando ahora, abarca unos trece kilómetros de longitud. El flujo de agua que pasa por esta zona está regulado por una esclusa, ubicada al sur, por lo que se ve libre de la corriente, algo que no ocurría en otras zonas donde se buscó el cuerpo con anterioridad.

Aparte del interés por recuperar lo que se pueda de los restos de Marta para que sus familiares puedan enterrarlos dignamente, la policía insiste en la búsqueda porque es consciente de las potencialidades de un hallazgo exitoso, incluso aunque lo que se halle sea solo una parte del cuerpo, que puede estar desmembrado tras ocho años sometido a condiciones muy cambiantes.

Sigue @martinalgarra//

Ahora en Portada 

Comentarios