Lunes, 20.11.2017 - 08:35 h

Seseña, de ciudad fantasma a imán para nuevas familias a media hora de Madrid

El Quiñón, la macrourbanización de Seseña que surgió el año de la burbuja inmobiliaria, ya está ocupado al 85%. Hay lista de espera para alquilar y 10.000 personas ya viven allí.

Las infraestructuras han mejorado. Hay un colegio y están previstos otros dos y un instituto. Aún faltan accesos, más autobuses a Madrid y no hay un cajero a 3 kilómetros a la redonda.

Seseña, de ciudad "fantasma" a imán para jóvenes familias

El Quiñón, la macrourbanización que en 2008 -el año que estalló la burbuja inmobiliaria- comenzó a levantarse de la mano de Francisco Hernando, alias El Pocero, en un erial a 37 kilómetros de la Puerta del Sol -media hora en coche sin tráfico- y a solo cuatro kilómetros del municipio toledano de Seseña ha resurgido de sus cenizas.

Las infraestructuras y servicios, pese a que faltan entradas a la zona residencial, los autobuses para llegar a Madrid pasan muy de tarde en tarde y no hay un cajero a tres kilómetros a la redonda, han dado vida a este desarrollo y la gente pasea feliz y despreocupada por sus grandes avenidas y cuidados parques.

Los precios de unos pisos de una gran calidad se han reducido a la mitad con respecto a cuando se empezaron a vender las primeras viviendas y ahora adquirir un inmueble allí para muchos es un chollo y para otros una inversión interesante a medio plazo.

Por 120.000 euros se puede comprar un espectacular ático de 169 metros y cuatro habitaciones y se puede alquilar una vivienda de 3 habitaciones por 400 euros, aunque las inmobiliarias tienen ahora listas de espera de decenas de personas para hacerse con alquiler en el Residencial Francisco Hernando.

En la urbanización ya hay 10.000 personas -la mayoría rozando los 30 años- viviendo, casi la mitad de los censados en el municipio de Seseña (23.000 personas en total), que han conseguido convertir a este interesante municipio manchego en el cuarto de España con una media de edad más baja. El 85% de las viviendas ya están ocupadas.Las inmobiliarias, saturadas

María Teresa Pozo, directora comercial de la inmobiliaria Tamcasa, situada en el número 23 de la calle Francisco de Goya (en El Quiñón) se disculpa de no poder dedicar algo más de tiempo a lainformacion.com. "No puedo parar ni diez minutos. Estamos desbordados por los contratos de alquiler que tengo que hacer", dice la mujer.

Eso sí, antes de marcharse para concretar una nueva operación inmobiliaria, nos asegura: "Es impresionante lo que ha crecido esto. Estamos llegando a un 90% de ocupación. La demanda se ha disparado en los últimos años, lo que ha provocado el aumento de precios, ya sea para compra-venta como para arrendamiento".

Mientras, Bruno Fernández Nascimento, comercial de Orión, la otra inmobiliaria que todavía queda en El Quiñón, que está situada en la calle de El Greco, 3, asegura que en este momento tiene a una treintena de familias en lista de espera para alquilar casa. "Pero no hay nada. Todo está ocupado. Los pisos que salen al mercado no duran ni dos días en alquilarse", asegura el joven, de 24 años. "La clave del boom inmobiliario en los desarrollos residenciales nuevos llegó después de 2013, cuando se entregaron los pisos de la fase 2 de El Quiñón, detrás del parque Odena. Allí se vendieron 300 viviendas en apenas seis meses", asegura.

El precio del metro cuadrado es de 1.000 euros de media aquí. Los alquileres están agotados. Arrendar una casa con tres dormitorios, de más de 100 metros cuadrados en una urbanización ajardinada y con zonas comunes, no supera los 450 euros de media, y uno de dos dormitorios, 300 euros.

Por este motivo, casi no se observan carteles ni de venta ni de alquiler. De las 54 urbanizaciones planificadas para El Quiñón, 21 están construidas. De ese número, 17 están habitadas al completo, dos cerradas aún y dos semi ocupadas, asegura el inmobiliario. La zona nueva de Seseña se compone de El Quiñón (pisos) y de los desarrollos residenciales de chalés de Los Robles, Valdegrande, Los Reyes y Torre Castillo.

"Cuando comenzaron a venderse los inmuebles de la fase 2, los precios bajaron considerablemente. Un piso de dos dormitorios de 84 metros cuesta hoy 80.000 euros. Un chalé de cuatro dormitorios, de 260 metros cuadrados, con hasta 4 plazas de garaje, cuesta 150.000 euros. Es una gran oportunidad vivir aquí. Y más para gente joven. Mis clientes son principalmente parejas, de entre 25 y 35 años de edad. Llevo 7 años en Seseña y los servicios funcionan espléndidamente. Jamás me cortaron la luz ni me falló el agua, como muchos vaticinaban cuando este desarrollo comenzó a gestarse", manifiesta el trabajador.Seseña, el cuarto municipio más joven

Mientras, fuentes del Ayuntamiento de Seseña aseguran a La Información que en los registros del Consistorio consta que en la actualidad hay "más de un 80% de ocupación de los desarrollos residenciales nuevos del municipio". Según sus cifras, en los últimos años hubo 7.488 nuevos empadronados, "pero en total los nuevos vecinos son unos 10.000, a un promedio de 1.000 personas  cada año". El total de residentes en Seseña es de 23.000 personas, entre los viejos y nuevos vecinos, y estos últimos han aportado casi la mitad del padrón. "Lo que ocurre -según explican- es que parte de los nuevos habitantes prefieren seguir empadronados en Madrid, para tener como hospital de cabecera el 12 de Octubre, y no el de Toledo, que está más lejos".

El crecimiento demográfico tan grande que ha experimentado el municipio "ha generado que la edad media aquí sea de 34 años, una de las cuatro más jóvenes de España". Según comenta, el perfil de nuevos habitantes es de parejas jóvenes y nuevas familias que antes vivían en municipios de Madrid. Principalmente, en Valdemoro, Aranjuez y otras localidades de la zona sur".

El aumento considerable de la población ha llevado a que esté presupuestada la construcción de un instituto público, "y necesitamos otro colegio. El único que hay cuenta con 900 escolares y tiene listas de espera. De todas formas, en septiembre próximo abrirá otro concertado", explican. En carpeta también asoma la apertura de un consultorio médico, que ya está finalizado en Seseña Nueva, pero por ahora "las trabas burocráticas no han permitido inaugurarlo". Aún queda por edificar bastante en Seseña. "Cuando se solucionen el tema de la línea de alta tensión y la recalificación de suelo, se podrá avanzar", admiten.

Entre los residentes de Seseña hay tanto españoles como extranjeros. Mariluz Marín, colombiana, de 39 años, reside aquí junto a su marido Gilson, pintor, de 40 años, y sus hijos Luna (9 años) y Cristian (18). La niña cursa la primaria en el colegio El Quiñón.

"Fuimos de los primeros en llegar. Cuando lo hicimos, hace 9 años, en esta zona no había más que una quincena de niños. Ahora está lleno de chicos y familias jóvenes", explica mientras juega con su hija en el inmenso parque María Odena. Ella explica que optaron por Seseña por "los precios tan buenos de la vivienda, de buena calidad y con comodidas y zonas comunes espléndidas". Compraron un piso en la calle de Van Gogh, de 120 metros cuadrados de superficie, que hoy cuesta no más de 140.000 euros". Mariluz recomienda vivir en Seseña. "Tienen que solucionar algunos problemas, como el transporte público. El único autobús pasa cada una hora para Madrid. Pero aquí se puede vivir muy bien, y todo está casi lleno ya. Contamos con un espacio deportivo del estadio, los parques y zonas ajardinadas, tiendas, supermercados..."


Óscar Fernández Sánchez, de 43 años, propietario del bar Memento (situado en el número 7 de la calle de Zurbarán) es español y (por ahora) reside en San Fernando de Henares. Pero quiere seguir los pasos de su hermano, "que acaba de comprar aquí un hermoso piso de dos dormitorios por 80.000 euros. Yo tengo mi negocio en Seseña y ya estoy pensando en comprar casa aquí también. Esto está muy bien... faltan cosas como un cajero en la zona nueva, por ejemplo, pero no encontrarás en muchos lugares la calidad de pisos y los precios como los de Seseña". Según el hostelero, "es impresionante lo que ha crecido Seseña. Casi todo está ocupado", asegura.

Ahora en portada

Comentarios